Preguntas frecuentes sobre la vacunación infantil

Foto de una madre sosteniendo a su bebé.

Los CDC aconsejan que todos los niños reciban las vacunas según el calendario recomendado para protegerlos contra 14 enfermedades antes de que cumplan los dos años. Lea a continuación las respuestas a 19 preguntas comunes sobre cómo las vacunas benefician a los niños, el calendario de vacunación, y más.

Versión para imprimir Cdc-pdf[4 pages]

Es normal que tenga preguntas sobre las vacunas de sus hijos. Lea las respuestas a preguntas comunes para saber más sobre la seguridad de las vacunas, el calendario de vacunación recomendado, cómo las vacunas protegen a sus hijos de 14 enfermedades antes de cumplir los dos años, y más. Los CDC actualizan este documento con regularidad para garantizar que las preguntas frecuentes que hagan los padres sean respondidas con la información más reciente.

P: ¿Son seguras las vacunas?

R:  Sí. Las vacunas son seguras. El sistema de seguridad de vacunas de los Estados Unidos, que tiene una larga trayectoria, garantiza que las vacunas sean lo más seguras posible. En la actualidad, los Estados Unidos cuentan con el suministro de vacunas más seguras de su historia. Cada año se vacuna de forma segura a millones de niños. Los efectos secundarios más comunes son normalmente muy leves, como dolor o hinchazón en el lugar de la inyección.

P: ¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas? ¿Cómo se tratan?

R: Las vacunas, al igual que cualquier otro medicamento, pueden causar algunos efectos secundarios. La mayoría de estos efectos secundarios son muy leves, como dolor en el lugar de la inyección, irritabilidad o fiebre baja. Suelen durar solo un par de días y se pueden tratar. Por ejemplo, puede colocar una toallita húmeda y fresca sobre el área adolorida para aliviar las molestias.

Las reacciones graves son muy raras. Sin embargo, si su hijo tiene alguna reacción que lo preocupa, llame al consultorio médico.

P: ¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de las vacunas?

R: Las vacunas pueden prevenir enfermedades infecciosas que antes causaban la muerte o hacían daño a muchos bebés, niños y adultos. Sin las vacunas, su hijo queda expuesto al riesgo de enfermarse gravemente y sufrir dolor, discapacidad e incluso la muerte por enfermedades como el sarampión y la tosferina. Los riesgos principales asociados a las vacunas son los efectos secundarios, los cuales casi siempre son leves (enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección) y desaparecen a los pocos días. Los efectos secundarios graves después de la vacunación, como una reacción alérgica grave, son muy raros y tanto los médicos como el personal de los centros de atención de la salud están capacitados para tratarlos. Los beneficios de prevención de enfermedades de las vacunas son mucho mayores que los posibles efectos secundarios para casi todos los niños. La única excepción a esto son los casos de niños con afecciones crónicas graves, como el cáncer o enfermedades que debiliten el sistema inmunitario, o que hayan tenido una reacción alérgica grave a una dosis previa de la vacuna.

P: ¿Existe algún vínculo entre las vacunas y el autismo?

R: No. Los estudios científicos y las revisiones continúan mostrando que no hay una relación entre las vacunas y el autismo. Algunas personas han sugerido que el tiomersal (un componente que contiene mercurio) en las vacunas de los bebés y los niños pequeños podría ser una causa del autismo. Otras sugieren que la vacuna MMR (sarampión, paperas y rubéola) podría estar vinculada al autismo. Sin embargo, muchos científicos e investigadores han estudiado y continúan estudiando la vacuna MMR y el tiomersal, y llegan a la misma conclusión: no hay un vínculo entre el autismo y la vacuna MMR o el tiomersal.

P: ¿Pueden las vacunas sobrecargar el sistema inmunitario de mi bebé?

R: Las vacunas no sobrecargan el sistema inmunitario. Cada día, el sistema inmunitario de los bebés sanos combate con éxito miles de microbios. Los antígenos son partes de los microbios que activan al sistema inmunitario para que cree anticuerpos, los cuales luchan contra las enfermedades. Los antígenos en las vacunas provienen de los microbios mismos; sin embargo, están debilitados o muertos, por lo cual no pueden hacer que se enfermen gravemente. Incluso si los bebés reciben varias vacunas en un día, las vacunas contienen solo una muy pequeña fracción de la cantidad de antígenos que se encuentran en su ambiente diario. Las vacunas le proveen a su hijo los anticuerpos que necesita para combatir enfermedades graves, prevenibles a través de ellas.

Inicio de la página

P: ¿Por qué se necesitan tantas dosis de cada vacuna?

R: Recibir todas las dosis recomendadas de cada vacuna le proporciona a su hijo la mejor protección posible. Dependiendo de la vacuna, su hijo necesitará más de una dosis para que su cuerpo desarrolle una inmunidad lo suficientemente fuerte como para prevenir enfermedades, o para reforzar la inmunidad que va desapareciendo con el tiempo. Puede que su hijo también reciba más de una dosis para garantizar que esté protegido si no obtuvo la suficiente inmunidad de la primera dosis, o para protegerlo contra microbios que cambian a lo largo del tiempo, como los de la influenza (gripe). Cada dosis es importante pues protege contra enfermedades infecciosas que pueden ser especialmente graves para los bebés y los niños muy pequeños.

P: ¿Por qué la vacunación comienza a una edad tan temprana?

R: El calendario recomendado protege a los bebés y a los niños al proveerles inmunidad a una edad temprana, antes de que entren en contacto con enfermedades que pueden ser mortales. Los niños son vacunados desde muy pequeños porque son susceptibles a enfermedades a una edad temprana. Las consecuencias de estas enfermedades pueden ser muy graves, incluso mortales, para los bebés y los niños pequeños.

P: ¿Qué opinan sobre retrasar algunas vacunas o seguir un calendario que no sea el estándar?

R: No se conoce ningún beneficio para los niños cuando se siguen calendarios que demoran las vacunas. Los bebés y los niños pequeños que siguen calendarios en los que se retrasan las fechas de vacunación o se dejan algunas afuera, están en riesgo de contraer enfermedades durante el lapso en que demore la vacunación. Algunas enfermedades prevenibles con vacunas siguen siendo comunes en los Estados Unidos; los niños podrían estar expuestos a estas enfermedades durante el tiempo que no estén protegidos por las vacunas y correr el riesgo de tener un caso serio de enfermedad que cause la hospitalización o a la muerte.

P: ¿No hemos eliminado la mayoría de estas enfermedades en este país?

R: Algunas enfermedades prevenibles con vacunas, como la tosferina (pertussis) y la varicela, continúan siendo comunes en los Estados Unidos. En cambio, otras enfermedades que las vacunas previenen ya no son comunes en este país gracias a ellas. Sin embargo, si dejamos de vacunar, los pocos casos que ocurren en los Estados Unidos podrían rápidamente pasar a ser decenas o centenares de miles de casos. Si bien muchas enfermedades graves prevenibles con vacunas no son comunes en los Estados Unidos, algunas siguen siendo frecuentes en otras partes del mundo. Aunque su familia no viaje fuera del país, usted puede entrar en contacto con viajeros internacionales en cualquier lugar de su comunidad. Los niños que no son vacunados y están expuestos a una enfermedad pueden enfermarse de gravedad y propagarla en la comunidad.

P: ¿Qué son las vacunas combinadas? ¿Por qué se usan?

R: Las vacunas combinadas protegen a su hijo contra más de una enfermedad con una sola inyección; reducen la cantidad de inyecciones y visitas al consultorio médico que su hijo necesitaría, lo cual no solo le ahorra tiempo y dinero, sino que también es más fácil para el niño. Algunas vacunas combinadas comunes son Pediarix®, que combina las vacunas DTap, Hep B y IPV (poliomielitis), y ProQuad®, que combina las vacunas MMR y contra la varicela.

Inicio de la página

P: ¿Puedo esperar a que mi hijo empiece a ir a la escuela para ponerlo al día con las vacunas?

R: Antes de entrar a la escuela, los niños pequeños pueden exponerse a enfermedades prevenibles con vacunas, a través de sus padres u otros adultos, hermanos o hermanas, o en un avión, en la guardería, o aun en el supermercado. Los niños menores de 5 años son especialmente vulnerables a las enfermedades debido a que su sistema immunitario no ha desarrollado las defensas necesarias para luchar contra las infecciones. No espere para proteger a su bebé y que corra el riesgo de contraer estas enfermedades cuando es ahora que necesita la protección.

P: ¿Por qué mi hijo necesita la vacuna contra la varicela? ¿No es una enfermedad leve?

R: Su hijo necesita la vacuna contra la varicela porque en realidad esta enfermedad puede ser grave. En muchos casos, los niños tienen un caso leve de varicela, pero en otros pueden presentar ampollas que se infectan. Otros pueden contraer neumonía. No hay manera de saber con anticipación la gravedad de los síntomas que su hijo tendrá. Antes de que la vacuna estuviera disponible, alrededor de 50 niños morían cada año a causa de la varicela, y cerca de 1 de cada 500 que la contraían tenía que ser hospitalizado.

P: Mi hijo está enfermo ahora. ¿Lo pueden vacunar igual?

R: Hable con el médico de su hijo, pero normalmente a los niños se los puede vacunar aunque estén levemente enfermos, como con un resfriado, dolor de oído, fiebre baja o diarrea. Si el médico dice que está bien, su hijo puede ser vacunado igual.

P: ¿Cuáles son los ingredientes de las vacunas y qué hacen?

R: Las vacunas contienen ingredientes que hacen que el cuerpo desarrolle inmunidad. Las vacunas también contienen muy pequeñas cantidades de otros ingredientes. Todos los ingredientes tienen una función necesaria, ya sea en la fabricación de la vacuna o para garantizar que el producto final sea seguro y eficaz.

P: ¿No tienen inmunidad natural los bebés? ¿No es mejor la inmunidad natural que la que ofrecen las vacunas?

R: Los bebés pueden recibir algún tipo de inmunidad (protección) temporal de la mamá durante las últimas semanas del embarazo, pero solamente contra las enfermedades a las que ella es inmune. Amamantar también puede proteger temporalmente a su bebé contra infecciones menores, como resfriados. Estos anticuerpos no duran mucho tiempo y dejan al bebé vulnerable a las enfermedades.

La inmunidad natural tiene lugar cuando un niño es expuesto a una enfermedad y se infecta. Es verdad que la inmunidad natural generalmente da como resultado una mejor inmunidad que la provista por la vacunación, pero los riesgos son mucho mayores. Una infección natural de varicela puede ocasionar neumonía, mientras que la vacuna podría causar solamente un brazo adolorido por un par de días.

Inicio de la página

P: ¿Puedo esperar para vacunar a mi bebé ya que no está en una guardería donde podría estar expuesto a enfermedades?

R: No, aun los niños pequeños que son cuidados en casa pueden estar expuestos a enfermedades prevenibles con vacunas; por eso es importante que reciban todas las vacunas a las edades recomendadas. Los niños pueden contraer estas enfermedades de muchas personas o lugares, incluso sus padres, hermanos, visitas que vengan a su casa, en áreas de juegos infantiles o aun en el supermercado. Más allá de que su bebé sea cuidado o no fuera de su casa, él o ella estará en contacto con personas a lo largo del día, algunas de las cuales podrían estar enfermas y aún no saberlo. Si alguien tiene una enfermedad de las que son prevenibles con vacunas, es posible que no tenga síntomas o que éstos sean leves, y que pueda terminar transmitiéndosela a bebés y niños pequeños.  Recuerde, muchas de estas enfermedades pueden ser especialmente peligrosas para los niños pequeños; por lo tanto, lo más seguro es vacunarlos a las edades recomendadas para protegerlos, más allá de que vayan o no a una guardería.

P: ¿Tengo que vacunar a mi bebé según el calendario de vacunación si lo estoy amamantando?

R: Sí. Aun los niños que son amamantados necesitan ser protegidos con vacunas a las edades recomendadas. El sistema inmunitario no está totalmente desarrollado al nacer, lo cual hace que los recién nacidos tengan un mayor riesgo de contraer infecciones. La leche materna provee una protección importante contra algunas infecciones a medida que el sistema inmunitario del bebé se está desarrollando. Por ejemplo, los bebés que son amamantados tienen un menor riesgo de contraer infecciones de oído, infecciones de las vías respiratorias y de tener diarrea. Sin embargo, la leche materna no protege a los niños contra todas las enfermedades. Incluso para los bebés amamantados, las vacunas son la manera más eficaz de prevenir muchas enfermedades. Su bebé necesita la protección a largo plazo que únicamente se logra al asegurarse de que reciba todas las vacunas de acuerdo con el calendario recomendado por los CDC.

P: ¿Qué tiene de malo retrasar algunas de las vacunas de mi bebé si planeo ponérselas todas en algún momento?

R: Los niños pequeños tienen el mayor riesgo de presentar un caso grave de enfermedad que podría requerir su hospitalización o causarle la muerte. Demorarse o espaciar las fechas de vacunación deja a su hijo desprotegido cuando más necesita la protección de las vacunas. Por ejemplo, enfermedades como la Hib o la enfermedad neumocócica casi siempre ocurren en los primeros 2 años de vida. Y algunas enfermedades, como la hepatitis B y la tosferina (pertussis) son más graves cuando las contraen los bebés a una edad más temprana. Vacunar a su hijo según el calendario de vacunación recomendado por los CDC significa que puede ayudar a protegerlo a una edad temprana.

P: Recibí la vacuna contra la tosferina y la vacuna contra la influenza durante el embarazo. ¿Por qué mi bebé también necesita estas vacunas?

R: La protección (anticuerpos) que usted le pasó a su bebé antes de nacer lo protegerá algo contra la tosferina y la influenza en un principio.  Sin embargo, la protección de estos anticuerpos solo será por un corto plazo.  Es muy importante que su bebé reciba las vacunas a tiempo para que pueda comenzar a producir su propia protección contra estas graves enfermedades.

Inicio de la página

Vea esta Página en:Cdc-pdf [4 páginas]
Esta página fue revisada el: 5 de marzo de 2019