Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La influenza (gripe) y la vacuna que la previene

Información para padres

Versión para imprimir [2 páginas]
En inglés: Flu (Influenza)

Doctor examinando a un niño

Los médicos recomiendan que su hijo reciba la vacuna contra la influenza todos los años, a partir de los 6 meses de edad. Algunos niños de 6 meses a 8 años pueden necesitar 2 dosis para que obtengan la mejor protección.

La mejor manera de protegerse contra la influenza es ponerse la vacuna contra esta enfermedad. Los médicos recomiendan que todas las personas de 6 meses o más reciban la vacuna anual para fines de octubre, si es posible.

 

¿Por qué debería mi hijo recibir la vacuna contra la influenza?

La vacuna contra la influenza puede hacer lo siguiente:

  • Ayudar a proteger a su hijo contra la enfermedad por influenza, incluida la enfermedad grave que puede causar hospitalización e incluso la muerte.
  • Ayudar a prevenir que su hijo transmita la influenza a los demás, incluidos los bebés menores de 6 meses que son demasiado pequeños para recibir la vacuna.
  • Ayudar a evitar que su hijo falte a la escuela o a la guardería (y evitar que usted falte al trabajo por cuidar a su niño enfermo).

 

¿Son seguras las vacunas contra la influenza?

Sí. Las vacunas contra la influenza tienen un buen historial de seguridad. Estas vacunas se han usado en los Estados Unidos por más de 50 años. Durante ese tiempo, cientos de millones de personas han recibido vacunas contra la influenza estacional de manera segura. Las vacunas, al igual que cualquier otro medicamento, pueden tener efectos secundarios. Sin embargo, la mayoría de las personas que reciben la vacuna contra la influenza no presentan efectos secundarios o si los tienen, son leves y desaparecen solos a los pocos días.

 

¿Cuáles son los efectos secundarios?

La vacunación contra la influenza puede causar efectos secundarios leves. Por ejemplo, las personas que reciben la vacuna contra la influenza pueden sentirse adoloridas y pueden tener dolor en el brazo en el que se hayan puesto la inyección. Estos efectos secundarios NO son la influenza. Si se presentan algunos efectos, generalmente son leves y desaparecen solos a los pocos días.

Esta temporada, solo vacunas inyectables contra la influenza

Las inyecciones por lo general se ponen en el brazo. Los niños de 6 meses de edad o más deben recibir la vacuna inyectable contra la influenza todos los años. La vacuna en atomizador nasal contra la influenza (vacuna con virus vivos atenuados o LAIV) no se recomienda para la temporada 2017-2018.

 

¿Qué es la influenza?

La influenza, o gripe, es una enfermedad causada por los virus de la influenza. Estos virus infectan la nariz, las vías respiratorias superiores, la garganta y los pulmones. La influenza se propaga fácilmente y puede causar enfermedad grave, en especial para los niños pequeños, las personas de edad avanzada, las mujeres embarazadas y las personas con ciertas afecciones crónicas como el asma y la diabetes.

 

¿Cómo puedo proteger a mi hijo de la influenza?

  • Vacúnese mientras esté embarazada. Esto puede ayudar a proteger a su bebé durante los primeros meses después del nacimiento, antes de que pueda recibir su propia vacuna contra la influenza.
  • Vacúnese todos los años y pídales a las personas que cuidan a su bebé que también lo hagan.
  • Asegúrese de que su hijo reciba su dosis de la vacuna contra la influenza en cuanto esté disponible cada temporada.
  • Los niños menores de 9 años que se vacunen por primera vez necesitan dos dosis de la vacuna contra la influenza, con un intervalo de al menos 28 días. Los niños que reciban solo una dosis, pero que requieran dos, pueden tener menor protección o carecer de ella debido a que solo se les administró una dosis única de la vacuna.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza?

Los síntomas de la influenza pueden incluir lo siguiente:

  • Fiebre (no todas las personas con influenza tienen fiebre) o sentirse afiebrado con escalofríos.
  • Escalofríos.
  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Moqueo o congestión nasal.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor del cuerpo o en los músculos.
  • Cansancio.
  • Vómitos o diarrea (esto es más común en los niños que en los adultos).

La mayoría de las personas que contraen influenza se recuperan en pocos días o en menos de dos semanas. Algunas personas presentan complicaciones (como neumonía) que pueden llevar a hospitalizaciones e incluso causar la muerte.

 

¿Es grave?

Millones de niños contraen la influenza cada año y miles son hospitalizados. Los CDC estiman que desde el 2010 las hospitalizaciones relacionadas con esta enfermedad de niños menores de 5 años en los Estados Unidos oscilaron entre 6000 y 26 000 cada año. Los niños con afecciones crónicas como asma, diabetes y trastornos del cerebro o del sistema nervioso, y los niños menores de 5 años (y en especial los menores de 2) tienen más probabilidades de terminar en el hospital a causa de la influenza.

Las temporadas de influenza varían en cuanto a la gravedad de la enfermedad de un año a otro. Desde el 2004, la cantidad total reportada de muertes asociadas a esta afección en los niños ha variado desde 37 hasta 171 por temporada. Este rango no incluye la pandemia del 2009, cuando los estados reportaron 358 muertes de niños asociadas a la influenza a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Algunas de las complicaciones más graves causadas por la influenza incluyen:

  • Neumonía (infección en los pulmones).
  • Deshidratación (pérdida de líquidos corporales).
  • Empeoramiento de afecciones crónicas, como el asma y la diabetes.

 

¿Cómo se transmite la influenza?

La influenza se propaga cuando los que tienen la enfermedad hablan, tosen o estornudan y las gotitas que tienen el virus llegan a la boca o la nariz de las personas que están cerca. Usted también puede contraer la influenza si toca un objeto que tenga el virus de la influenza –como la manija de una puerta o un pañuelo desechable usado– y luego se toca sus propios ojos, nariz o boca. Las personas pueden transmitir la influenza a los demás desde un día antes de que tengan síntomas hasta 5 a 7 días después de que se enfermen. Este periodo puede ser mayor en los niños y en las personas muy enfermas.

Las personas con influenza deben quedarse en casa y mantenerse lejos de los demás (excepto para ir al médico) hasta que hayan pasado 24 horas sin fiebre sin haber usado medicamentos para bajarla.

 

¿Puede mi hijo contraer la influenza por ponerse la vacuna contra esta enfermedad?

No, la vacuna no causa influenza, sino que puede proteger a su hijo de contraer la enfermedad. Sin embargo, a veces la vacuna puede causar efectos secundarios leves que pueden confundirse con la influenza. Tenga en cuenta que tomará unas 2 semanas después de recibir la vacuna para que el cuerpo de su hijo genere protección contra la influenza.

 

¿Por qué necesita mi hijo la vacuna contra la influenza todos los años?

Los virus de la influenza cambian constantemente y por eso se fabrican nuevas vacunas todos los años para proteger contra los virus de la influenza que probablemente causarán la mayor cantidad de enfermedades. Además, la protección que proporciona la vacuna desaparece con el tiempo. La vacuna contra la influenza que reciba su hijo lo protegerá contra esta enfermedad durante toda la temporada, pero se necesitará otra vacuna para la próxima.

 

¿Dónde puedo obtener más información sobre la vacuna contra la influenza para mi hijo?

Para obtener más información acerca de las vacunas contra la influenza, hable con el médico de su hijo, llame al 1-800-CDC-INFO o visite www.cdc.gov/spanish/inmunizacion/.

Para obtener información más detallada, visite https://espanol.cdc.gov/enes/flu/index.htm.

 

Información para los padres
Enfermedades y las vacunas que las previenen

Inicio de la página

TOP