La seguridad reproductiva y el lugar de trabajo

Familias, Mujeres caminando en la playa, Hombre viejo

Qué deben saber los profesionales de la salud

Nota: Esta página agrupa las publicaciones de NIOSH sobre temas similares. No todo el contenido de estas páginas con estos temas refleja el contenido de las páginas en inglés.

Es muy probable que la mayoría de sus pacientes tengan por lo menos un trabajo. Aquí le ofrecemos pasos simples que puede seguir para ayudar a sus pacientes a mantenerse a salvo en el trabajo.

Por qué debe hablar sobre el trabajo con sus pacientes

Sus pacientes pueden encontrarse con riesgos o peligros en el lugar de trabajo que pueden afectar su salud y la de su familia. Estos riesgos o peligros pueden ser obvios, como la exposición a sustancias químicas o radiación, pero también deben considerarse otros riesgos laborales como el estrés, el ruido, los turnos de noche, o estar de pie o sentado durante periodos largos.

Los riesgos para la salud reproductiva de los hombres y las mujeres siempre deben tenerse en cuenta

  • Algunos riesgos laborales pueden afectar la fertilidad y la función sexual tanto para los hombres como para las mujeres.
  • Algunas sustancias químicas pueden concentrarse en el semen y convertirse en una ruta de exposición para las parejas sexuales.
  • Cuando una empleada embarazada o que está amamantando se expone a riesgos o peligros, su bebé puede estar expuesto también.
  • Cualquier trabajador (hombre o mujer) puede llevar sustancias químicas peligrosas a su casa por medio de la piel, el cabello, la ropa y los zapatos. Estos pueden afectar a las personas en su hogar, en especial a los niños.
  • Algunos riesgos y peligros para la salud reproductiva pueden alterar la producción de hormonas sexuales y provocar un deterioro de la salud en general, especialmente en las mujeres.

El embarazo y el trabajo se afectan entre sí

Aunque la mayoría de las empleadas son capaces de realizar sus trabajos de forma segura durante el embarazo, a veces el embarazo puede afectar la seguridad.

  • Los cambios en el embarazo pueden aumentar el ritmo en que las mujeres absorben algunas sustancias químicas (por ejemplo, algunos metales).
  • A medida que cambia su cuerpo, la mujer embarazada puede notar que el equipo de protección personal (como los delantales de laboratorio o algunos tipos de respiradores) ya no se ajustan de forma adecuada.
  • Los cambios en el sistema inmunitario, en la capacidad pulmonar e incluso en los ligamentos de una trabajadora embarazada pueden aumentar el riesgo de que sufra lesiones o enfermedades a causa de ciertos peligros en el lugar de trabajo.
  • Las exposiciones en el lugar de trabajo también pueden afectar la salud del embarazo. Algunas exposiciones a sustancias químicas pueden ser más riesgosas para el feto que para la madre debido a su rápido desarrollo y relativo tamaño más pequeño. Con respecto a la mayoría de las sustancias químicas, no tenemos suficiente información sobre qué niveles de exposición podrían hacerle daño al feto. Los límites de exposición ocupacional fueron establecidos para proteger a los trabajadores y no pueden ser aplicados necesariamente a un feto.

Qué puede hacer para ayudar a sus pacientes

  1. Pregunte al paciente sobre su trabajo

    Algunas preguntas simples pueden ayudarle mucho a saber sobre los riesgos y peligros que pueden encontrar sus pacientes en el trabajo.

    • Comience preguntando sobre sus responsabilidades, el tipo de empresa donde trabaja y su horario.
    • Pregunte sobre sus tareas habituales, los tipos de riesgos que afronta, el uso de equipo de protección personal (por ejemplo, guantes, respiradores) y cuánto tiempo pasa haciendo cada tarea.
    • Pídale que le cuente sobre las inquietudes específicas que tiene sobre su trabajo.
    • Recuerde preguntar sobre el trabajo en cada visita; muchos de sus pacientes tienen más de un trabajo o cambian de trabajo o de tareas frecuentemente.
  2. Identifique las barreras para un embarazo saludable

    El trabajo puede ser una fuente importante de estrés durante el embarazo. Sus pacientes pueden tener un trabajo que es peligroso para el embarazo, pero les preocupa perder su trabajo si le informan al empleador que ya no quieren hacer sus tareas habituales.

    • Converse con ellas sobre qué pueden hacer para mantenerse a salvo en su trabajo.
    • Pregunte a sus pacientes si pueden tomar algún tiempo libre para ir a visitas prenatales o para llevar a su bebé al médico y cómo pueden planificar esas visitas para que coincidan con los horarios en los que no trabajan. Tenga en cuenta que si trabajan en turnos nocturnos, programar citas médicas durante el día puede ser difícil.
    • Hable con sus pacientes sobre qué tan pronto luego del nacimiento de sus bebés tienen planificado regresar al trabajo, y sus planes para amamantar mientras trabajan.

    Infórmese más sobre cómo mantenerse a salvo en el trabajo (en inglés).

    Infórmese más sobre la lactancia en el trabajo (en inglés).

  3. Ayude a sus pacientes a proteger su hogar y su familia

    Los trabajadores pueden llevar contaminantes a su hogar. Los contaminantes o sustancias químicas pueden llegar a la casa por medio de la piel, la ropa y los zapatos de un trabajador y contaminar el automóvil y la casa.

    • Pregunte a sus pacientes sobre los tipos de trabajo que tienen todos los miembros del hogar. Los trabajos que conllevan el contacto con plomo (por ejemplo, construcción, pintura, renovación de edificaciones, reciclaje de baterías) son algunas de las fuentes de contaminación en las casas.
    • Aliente a sus pacientes a crear un ambiente saludable en su automóvil y en su hogar al ducharse y cambiarse de ropa antes de irse de sus trabajos, evitar traer la ropa de trabajo a las áreas comunes del hogar y lavar la ropa de trabajo separada de la ropa del resto de la familia.

    Infórmese más sobre cómo proteger el hogar y la familia (en inglés).

  4. Encuentre más información
    • Si no está familiarizado con los riesgos y peligros que hay en el lugar de trabajo de su paciente, consulte con sus colegas o con organizaciones profesionales.
    • Las empresas donde trabajan sus pacientes pudiesen tener un médico de salud ocupacional, enfermera, o encargado de seguridad con quien puede hablar sobre las tareas específicas de sus pacientes.
    • La página web de NIOSH tiene información sobre los riesgos y peligros más comunes en el lugar de trabajo. Para saber sobre situaciones menos comunes, puede contactarnos con preguntas más específicas.

Recursos adicionales (en inglés)

Esta página fue revisada el: 3 de abril de 2018