La seguridad reproductiva y el lugar de trabajo

Familias, Mujeres caminando en la playa, Hombre viejo

Qué deben saber los empleadores

Nota: Esta página agrupa las publicaciones de NIOSH sobre temas similares. No todo el contenido de estas páginas con estos temas refleja el contenido de las páginas en inglés.

Los hombres, las mujeres y sus familias pueden ser afectados por posibles riesgos o peligros para la salud reproductiva en el lugar de trabajo. Los trabajadores son lo más importante para su empresa. Manténgalos a ellos y a sus familias seguros al tomar medidas para protegerlos de riesgos para la salud reproductiva.

La salud y la seguridad favorecen la producción de ganancias en su empresa

  • Los trabajadores saludables son más productivos que los trabajadores enfermos.
  • Demostrarles a sus empleados que a usted le importan su salud y su seguridad y la salud de sus familias puede mejorar la moral y la retención de los trabajadores.
  • Mejorar la seguridad y la salud en el lugar de trabajo también puede ahorrarle dinero a su compañía. Las investigaciones han demostrado que los sistemas exitosos de seguridad y salud reducen los costos por lesiones y enfermedad, y tienen un alto retorno sobre las inversiones.

Los riesgos para la salud reproductiva de los hombres y las mujeres siempre deben tenerse en cuenta

  • La función sexual, los espermatozoides o el semen de los hombres pueden verse afectados por ciertos riesgos laborales. Algunas sustancias químicas pueden concentrarse en el semen.
  • La fertilidad y el ciclo menstrual de las mujeres pueden verse afectados por ciertos riesgos laborales. Cuando una trabajadora está embarazada o amamantando y se expone a riesgos, su bebé puede quedar expuesto también.
  • Tanto los hombres como las mujeres pueden llevar sustancias químicas al hogar en la piel, el cabello, la ropa y los zapatos. Algunas de estas sustancias químicas pueden hacerle daño a la salud de los niños, de las mujeres embarazadas o que están amamantando y de otras personas en el hogar.
  • Cuando una trabajadora embarazada o que está amamantando se expone a riesgos, su bebé puede quedar expuesto también.
  • Muchas sustancias químicas en el área de trabajo no han sido analizadas para determinar si pueden causar problemas reproductivos.
  • Las leyes sobre la seguridad y la salud en el trabajo no siempre protegen la salud reproductiva de los hombres y las mujeres ni la salud de sus familias.

Trabajadoras embarazadas o que están amamantando

Aunque la mayoría de las empleadas puede trabajar de forma segura a lo largo de su embarazo, a veces el embarazo puede afectar la seguridad de la trabajadora. Los límites de las exposiciones ocupacionales actuales se basan en estudios hechos en adultos sin tener en cuenta los embarazos, por lo que quizás no protejan a las mujeres embarazadas o a sus bebés aún no nacidos. Por ejemplo:

  • Las mujeres embarazadas absorben algunas sustancias químicas, como algunos metales, más rápido que las mujeres que no están embarazadas.
  • A medida que cambia su cuerpo, la trabajadora embarazada puede notar que el equipo de protección personal (como los delantales de laboratorio o algunos tipos de respiradores) ya no se ajustan de forma adecuada.
  • Los cambios en el sistema inmunitario, en la capacidad pulmonar e incluso en los ligamentos de una trabajadora embarazada pueden aumentar el riesgo de que sufra lesiones o enfermedades a causa de ciertos peligros en el lugar de trabajo.
  • Algunas exposiciones a sustancias químicas pueden ser más riesgosas para un bebé por nacer que para la madre debido a su rápido desarrollo y su relativo tamaño más pequeño. Con respecto a la mayoría de las sustancias químicas, no tenemos buena información sobre qué niveles de exposición pudiesen hacerle daño a un bebé no nacido.
  • Si una empleada está amamantando, piense sobre qué tipo de exposiciones pudiesen afectar su leche materna. Incentive a su empleada a hablar con el médico sobre sus exposiciones en el trabajo. Tenga presente que los riesgos pueden ser diferentes para las mujeres que están amamantando y para las mujeres embarazadas.

Cómo puede mantener a sus empleados sanos y seguros

  1. Identifique riesgos y peligros en su lugar de trabajo
    Algunos riesgos y peligros en el lugar de trabajo son obvios, como maquinaria que puede causar lesiones o sustancias químicas que pueden ser venenosas. Al identificar riesgos y peligros en su lugar de trabajo, recuerde incluir el estrés, los horarios prolongados, los turnos de noche, estar de pie o sentado por largos periodos y el ruido. Cuando haya identificado los riesgos y peligros en el lugar de trabajo, puede comenzar a pensar en maneras de hacer el lugar de trabajo más seguro.
  2. Siga los requerimientos de salud y seguridad
    Como empleador, tiene la obligación de proveer un lugar seguro de trabajo a sus empleados. Esto significa que usted debe inspeccionar su lugar de trabajo para asegurarse de que no haya riesgos y peligros graves, capacitar a sus empleados en prácticas de seguridad laboral y proveerles el equipo necesario para que se mantengan seguros mientras hacen su trabajo.

    Infórmese más sobre sus responsabilidades como empleadorExternal.

  3. Establezca un lugar de trabajo libre de humo
    El humo de segunda mano puede causar cáncer, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares. El humo de segunda mano también puede hacerle daño al bebé en el vientre si la mujer embarazada lo respira regularmente. Aunque en su ciudad no esté vigente una ley sobre ambientes libres de humo, usted puede establecer su propio reglamento para que el lugar de trabajo esté libre de humo y se proteja la salud de sus empleados.

    Infórmese sobre cómo establecer un lugar de trabajo libre de humoExternal (en inglés).

  4. Haga un plan para las empleadas embarazadas y que están amamantando
    Algunas exposiciones en el lugar de trabajo pueden ser más peligrosas para las trabajadoras que están embarazadas o amamantando que para otros trabajadores. Piense sobre qué trabajos en su compañía pudiesen ser riesgosos para las trabajadoras embarazadas y comparta esta información con sus empleados. Ofrézcales la opción de trasladarse temporalmente a trabajos más seguros mientras están embarazadas o amamantando. Si algún aspecto del trabajo de una embarazada es peligroso, ofrézcale que otro trabajador asuma esa tarea específica temporalmente.

    Infórmese más sobre el trabajo y la lactancia (en inglés).

  5. Pida una evaluación de riesgos para la salud
    Si quiere hacer que su lugar de trabajo sea más seguro pero no sabe dónde comenzar, NIOSH puede ayudarle. Una evaluación de riesgos para la salud o HHE, por sus siglas en inglés, es un servicio gratuito de NIOSH que le dará consejos sobre qué tipos de riesgos y peligros para la salud pudiesen estar presentes en su lugar de trabajo y qué pasos puede tomar para hacerlo más seguro. NIOSH no impone multas si se encuentra algún riesgo o peligro, sino que le ayuda a resolver los problemas que se encuentren.

    Infórmese más sobre las evaluaciones de riesgos y peligros para la salud.

Recursos adicionales (en inglés)

Esta página fue revisada el: 3 de abril de 2018