Diagnóstico y tratamiento

La difteria puede infectar el aparato respiratorio (partes del cuerpo involucradas en la respiración) y la piel. El diagnóstico y tratamiento depende del tipo de difteria que tenga una persona.

Diagnóstico

Si un médico cree que una persona tiene difteria, es importante que se comience el tratamiento rápidamente.

Los médicos por lo general deciden si una persona tiene difteria al buscar signos y síntomas comunes. Pueden tomar una muestra de la parte de atrás de la garganta o la nariz con un bastoncito de algodón (hisopo) y analizarla ‏para detectar la bacteria que causa la difteria. El médico también puede tomar una muestra de una llaga abierta o úlcera y tratar de hacer multiplicar las bacterias. Si las bacterias se multiplican y producen una toxina (veneno), el médico puede estar seguro de que el paciente tiene difteria. Sin embargo, toma tiempo para que las bacterias se multipliquen, por lo que es importante comenzar el tratamiento enseguida si el médico sospecha que se trata de difteria respiratoria.

Tratamiento

El tratamiento contra la difteria hoy en día implica lo siguiente:

  • Usar la antitoxina de la difteria para evitar que la toxina producida por las bacterias cause daño al cuerpo.  Este tratamiento es muy importante para las infecciones de difteria respiratoria, pero se usa raramente para las infecciones de difteria en la piel.
  • Usar antibióticos para matar y eliminar las bacterias de la difteria. Esto es importante para las infecciones de difteria tanto en el aparato respiratorio como en la piel.

Incluso con tratamiento, aproximadamente 1 de cada 10 personas con difteria respiratoria morirá.

Por lo general, las personas con difteria ya no pueden infectar a los demás 48 horas después de haber comenzado a tomar antibióticos. Sin embargo, es importante terminar de tomar todos los antibióticos para asegurarse de que las bacterias se hayan eliminado completamente del cuerpo. Una vez que el paciente termine el tratamiento completo, el médico le hará pruebas para asegurarse de que las bacterias ya no estén en el cuerpo del paciente.

Esta página fue revisada el: el 26 de mayo del 2020