El tabaquismo y la diabetes

Hombre partiendo un cigarrillo por la mitad.

Todos saben que fumar cigarrillos es malo, pero ¿sabía que puede llevarlo a tener diabetes tipo 2? Y si ya tiene diabetes, el cigarrillo puede hacer que empeore mucho. Entérese de cómo se relacionan y por qué dejar de fumar es una de las mejores cosas que puede hacer para su salud.

De qué manera lleva el tabaquismo a la diabetes tipo 2

  • La insulina ayuda a que el azúcar en la sangre entre a las células, pero la nicotina cambia las células haciendo que no respondan a la insulina, y esto aumenta los niveles de azúcar en la sangre.
  • Las sustancias químicas que hay en los cigarrillos dañan las células del cuerpo y causan inflamación.Esto también hace que las células dejen de responder a la insulina.
  • Las personas que fuman tienen un mayor riesgo de tener grasa abdominal, lo cual aumenta el riesgo de presentar diabetes tipo 2, aunque no tengan sobrepeso.

En general, si usted fuma, sus probabilidades de presentar diabetes tipo 2 son entre 30 y 40 % mayores que las de las personas que no fuman. Mientras más fuma, mayor es su riesgo.

Si usted tiene diabetes

Chincheta marcando un día en el calendario.

Romper el hábito es una de las mejores cosas que puede hacer para su salud.

El manejo de la diabetes es un desafío, y fumar lo dificulta aún más. La nicotina aumenta los niveles de azúcar en la sangre y los hace más difíciles de manejar. Las personas con diabetes que fuman suelen necesitar dosis mayores de insulina para mantener los niveles de azúcar en la sangre cerca su objetivo.

La diabetes causa complicaciones  de salud graves, como enfermedad cardiaca, insuficiencia renal, ceguera y daño a los nervios que puede llevar a la amputación (quitar la parte mediante una operación) de las piernas, los pies y los dedos del pie. Si usted tiene diabetes y fuma, sus probabilidades de tener complicaciones —y de que sean más graves— son mayores que las de las personas que tienen diabetes y no fuman.

La enfermedad cardiaca merece atención especial. Es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, y tanto la diabetes como el tabaquismo aumentan su riesgo. Tener niveles altos de azúcar en la sangre puede, con el tiempo, dañar los vasos sanguíneos y los nervios que están adentro y alrededor del corazón. Fumar cigarrillos también puede dañar los vasos sanguíneos al aumentar la cantidad de placa (la sustancia grasa y cerosa que se acumula en las paredes de las arterias).

Consejos de exfumadores

¿Está listo para que lo inspiren? Revise estas persuasivas historias de exfumadores, que son parte de la campaña Consejos de exfumadores® de los CDC.

Deje de fumar para siempre

No importa cuánto tiempo ha fumado, ni cuánto, dejar de fumar lo ayudará a mejorar su salud. En cuanto deja de fumar su cuerpo comienza a sanarse:

  • A los 20 minutos, baja su frecuencia cardiaca y su presión arterial.
  • A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono (gas tóxico en el humo del cigarrillo) en su sangre desciende a un nivel normal.
  • Entre las 2 semanas y los 3 meses, mejora su circulación sanguínea y el funcionamiento pulmonar.
  • Al año, su riesgo de presentar enfermedad cardiaca se reduce a la mitad del de las personas que siguen fumando.

Dejar de fumar también ayuda a que el cuerpo use mejor la insulina, lo cual puede facilitar el manejo de los niveles de azúcar en la sangre.

Cambios en los niveles de azúcar en la sangre

Si usted tiene diabetes, es posible que necesite revisarse los niveles de azúcar en la sangre más frecuentemente después de que deje de fumar porque estos pueden bajar. No necesitará revisárselos con la misma frecuencia una vez que su cuerpo se haya ajustado a estar libre de humo.

Los productos de reemplazo de nicotina, como el chicle o la goma de mascar, los parches y las pastillas, son algunas de las mejores herramientas para ayudarlo a dejar de fumar. Pueden duplicar sus probabilidades de dejar de fumar para siempre. Los productos con nicotina aumentan los niveles de azúcar en la sangre, por lo tanto, si usted tiene diabetes, asegúrese de hablar con su médico sobre el uso de estos productos.

Ayuda para dejar de fumar

No se dé por vencido si no logra dejar de fumar la primera vez que lo intente. Y no se juzgue con dureza si en algún momento flaquea. Dejar de fumar para siempre puede tomar varios intentos (aunque algunas personas lo logran en el primero). Tampoco tiene por qué hacerlo solo: pídales a sus amigos y familiares que lo apoyen, visite Cómo dejar de fumar para obtener recursos útiles en línea y obtenga ayuda gratuita para dejar de fumar de un consejero llamando al 1-855-DÉJELO-YA (1-855-335-3569) para recibir ayuda en español.