Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Acerca del VIH/SIDA

 image del virus del VIH El VIH es un virus que se propaga a través de líquidos corporales y que afecta células específicas del sistema inmunitario llamadas CD4 o células T. Con el tiempo, el VIH puede destruir tantas de estas células que el cuerpo no podrá combatir las infecciones ni enfermedades. Cuando esto sucede, la infección por el VIH causa SIDA. Infórmese más sobre las etapas del VIH y cómo saber si tiene la infección.

¿Qué es el VIH?

La sigla VIH significa "virus de la inmunodeficiencia humana". Es el virus que puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA. A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede eliminar el VIH. Esto significa que una vez que una persona lo tiene, lo tendrá toda la vida.

En la actualidad no existe una cura segura y eficaz; sin embargo, los científicos siguen trabajando arduamente para encontrar una y no pierden las esperanzas. Mientras tanto, con una atención médica adecuada, el VIH se puede controlar. El tratamiento para el VIH generalmente se llama terapia o tratamiento antirretroviral o TARV. Esta terapia puede prolongar significativamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH y reducir su probabilidad de infectar a otras. Antes de que se comenzara a usar la terapia antirretroviral a mediados de la década de los noventa, la infección por el VIH podía evolucionar a SIDA en tan solo unos años. En la actualidad, una persona con un diagnóstico del VIH y que haya comenzado el tratamiento antes de que la enfermedad esté en etapas avanzadas puede tener una esperanza de vida casi normal.

El VIH afecta células específicas del sistema inmunitario, llamadas células CD4 o células T. Con el tiempo, el VIH puede destruir tantas de estas células que el cuerpo no podrá combatir las infecciones ni enfermedades. Cuando esto sucede, la infección por el VIH causa SIDA.

¿De dónde proviene el VIH?

Image of a young ChimpanzeeLos científicos identificaron un tipo de chimpancé en África occidental como la fuente de la infección por el VIH en los seres humanos. Según los científicos, lo más probable es que la versión del virus de la inmunodeficiencia del chimpancé (llamado virus de la inmunodeficiencia simia o VIS) fue transmitida a los seres humanos y sufrió una mutación para convertirse en el VIH cuando las personas cazaron estos chimpancés para obtener su carne y entraron en contacto con la sangre infectada. Los estudios muestran que el VIH puede haber pasado de los simios a los seres humanos desde fines del siglo XIX. Durante décadas, el virus se propagó lentamente por el continente africano y luego llegó a otras partes del mundo. Sabemos que el virus existe en los Estados Unidos al menos desde mediados o fines de la década de los setenta

¿Cuáles son las etapas del VIH?

La enfermedad del VIH tiene una evolución bien documentada. Si no se trata, el VIH es prácticamente mortal debido a que al final afecta gravemente el sistema inmunitario, lo que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El tratamiento para el VIH ayuda a las personas en todas las etapas de esta enfermedad y puede retrasar o prevenir la evolución de una etapa a la otra.

Una persona puede transmitir el VIH a otras durante cualquiera de estas etapas:

Infección aguda: Dentro de la segunda y la cuarta semana después de la infección por el VIH, usted puede sentir síntomas similares a los de la influenza. Esto se llama síndrome retroviral agudo (SRA) o infección primaria por el VIH, y es la reacción natural del organismo a la infección por el VIH. (Sin embargo, no todas las personas presentan SRA y es posible que algunas personas no tengan síntomas.)

Durante este período de infección, se producen grandes cantidades del VIH en el organismo. El virus usa células importantes del sistema inmunitario llamadas CD4 para hacer copias de sí mismo y destruir estas células durante el proceso. Debido a esto, el número de células CD4 puede disminuir rápidamente.

La capacidad de una persona de propagar el VIH es más alta durante esta etapa debido a que la cantidad de virus en la sangre es muy alta.

Finalmente, la respuesta inmunitaria comenzará a bajar la cantidad de virus en el organismo a un nivel estable. En este punto, su número de células CD4 comenzará a aumentar, pero puede que no regrese a los niveles anteriores a la infección.

Latencia clínica (inactividad o estado latente): Algunas veces a este periodo se le llama infección asintomática por el VIH o infección crónica por el VIH. Durante esta fase, el VIH todavía está activo pero se reproduce a niveles muy bajos y probablemente usted no tenga síntomas ni se enferme. Las personas que están recibiendo la terapia antirretroviral (TARV) pueden vivir con latencia clínica durante varias décadas. Para aquellas que no están en TARV, este periodo puede durar hasta una década, pero esta fase puede avanzar más rápido en algunas personas. A pesar de que la TARV reduce significativamente el riesgo, es importante recordar que usted todavía puede transmitir el VIH a otras personas durante esta fase aunque esté bajo este tratamiento. A mediados y finales de este periodo, su carga viral comienza a aumentar y el número de sus células CD4 empieza a disminuir. A medida que esto sucede, usted puede comenzar a tener síntomas de la infección por el VIH, debido a que el sistema inmunitario se va volviendo muy débil para protegerlo.

SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida): Esta es la etapa de la infección en que el sistema inmunitario está gravemente afectado y usted se vuelve vulnerable a las infecciones y a los cánceres asociados a infecciones, también conocidos como enfermedades oportunistas. Cuando el número de sus células CD4 cae por debajo de 200 células por milímetro cúbico de sangre (200 células/mm3), se considera que la infección ha evolucionado a SIDA. (El número normal de células CD4 es entre 500 y 1600 células/mm3). También es posible que se le diagnostique SIDA si presenta una o más enfermedades oportunistas, independientemente de su número de CD4. Sin tratamiento, las personas que reciben un diagnóstico de SIDA generalmente sobreviven unos 3 años. Una vez que alguien tiene una enfermedad oportunista peligrosa, la esperanza de vida sin tratamiento disminuye a alrededor de 1 año. Las personas con SIDA necesitan tratamiento médico para evitar la muerte.

¿Cómo puedo saber si estoy infectado por el VIH?

La única manera de saber si está infectado por el VIH es haciéndose la prueba. No puede basarse solamente en los síntomas para saber si tiene el VIH. Hay muchas personas infectadas por el VIH que no presentan ningún síntoma en absoluto durante 10 años o más. Algunas personas que están infectadas por este virus reportan tener síntomas similares a los de la influenza (generalmente la describen como "la peor influenza o gripe que han tenido") entre la segunda y cuarta semana después de la exposición. Los síntomas pueden incluir:

Estos síntomas pueden durar desde unos días hasta varias semanas. Durante este tiempo, la infección por el VIH puede no detectarse en una prueba del VIH, pero las personas que tienen el virus son muy contagiosas y pueden propagarlo a otras.

Sin embargo, no debe asumir que tiene el VIH si presenta cualquiera de estos síntomas. Cada uno de estos síntomas puede ser causado por otras enfermedades. Nuevamente, la única manera de determinar si está infectado es haciéndose la prueba del VIH. Para obtener más información sobre dónde encontrar un sitio para hacerse la prueba del VIH:

Estos recursos son confidenciales. También puede pedirle a su proveedor de atención médica que le haga una prueba del VIH.

Hay dos tipos de kits de pruebas caseras disponibles en la mayoría de las farmacias: un tipo consiste en pinchar un dedo para obtener una muestra de sangre que se debe enviar a un laboratorio. Luego debe llamar para saber su resultado. El otro consiste en tomar una muestra de secreciones de la boca, se usa el kit para hacer la prueba y los resultados se pueden leer a los 20 minutos. Para ambos tipos de pruebas caseras hay consejería y remisiones confidenciales para el tratamiento.

Si el resultado de su prueba del VIH es positivo, debe ver a su médico lo más pronto posible para empezar el tratamiento.

¿Existe una cura para el VIH?

Para la mayoría de las personas la respuesta es negativa. La mayor parte de las notificaciones de curas se relacionan con personas infectadas por el VIH que necesitaban tratamiento para un cáncer que de otro modo habría sido mortal. Sin embargo, estos tratamientos son muy riesgosos e incluso pueden representar un riesgo para la vida, y se utilizan solo cuando las personas infectadas por el VIH hubiesen muerto si no los recibían. En cambio, el tratamiento antirretroviral puede prolongar significativamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH y reducir la posibilidad de que contagien a otras. Es importante que las personas se realicen pruebas del VIH y sepan si están infectadas lo antes posible, para que la atención médica y el tratamiento tengan el mayor efecto.

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.



 

Para más información acerca de los servicios del VIH, seleccione la pestaña "Más"

Busque la localidad, por ejemplo: "Atlanta, GA", o "30033"

Para más información acerca de este widget, visite www.aids.gov

Por favor contacte a hivwebmaster@cdc.gov con comentarios, sugerencias o preguntas.

Servicios








GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO