Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Prueba del VIH

Imagen de un médico que habla con los pacientesRealizarse una prueba del VIH es la única forma de saber si se tiene el virus. En esta sección se responden algunas de las preguntas más comunes relacionadas con las pruebas del VIH, como los tipos de pruebas disponibles, los lugares donde se pueden realizar y qué esperar cuando vaya a hacerse la prueba.

¿Debo hacerme la prueba del VIH?

Los CDC recomiendan que los proveedores de atención médica realicen una prueba a todas las personas de 13 a 64 años, al menos una vez, como parte de la atención médica de rutina. Casi una de cada seis personas que tienen el VIH en los Estados Unidos no sabe que está infectada.

Las conductas que lo ponen a usted en riesgo para el VIH incluyen tener relaciones sexuales vaginales o anales sin usar condones o sin estar tomando los medicamentos que previenen o tratan el VIH, o compartir el equipo de drogas inyectables con alguien que tenga el VIH. Si su respuesta es sí a cualquiera de las siguientes preguntas, usted definitivamente debe hacerse una prueba del VIH:

Si continúa teniendo relaciones sexuales sin protección o compartiendo equipos de drogas inyectables, debe hacerse la prueba al menos una vez al año. Los hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos podrían beneficiarse si se hicieran las pruebas con mayor frecuencia (p. ej., cada 3 a 6 meses).

Usted también debe hacerse la prueba si:

¿Por qué me puede ayudar la prueba?

Hacerse la prueba puede brindarle importante información y puede ayudarle a que usted y los demás se mantengan seguros. Por ejemplo,

No creo que tenga un riesgo alto. ¿Por qué tengo que hacerme la prueba?

Algunas personas que tuvieron resultados positivos a la prueba del VIH no sabían que tenían riesgo. Es por esto que los CDC recomiendan que los proveedores en todos los entornos de atención médica hagan que la prueba del VIH sea parte de la atención médica de rutina de los pacientes de 13 a 64 años, a menos que el paciente se niegue (lo que se llama exclusión voluntaria). Esta práctica hará que más personas se hagan la prueba y ayudará a reducir el estigma con respecto a la prueba.

Incluso si usted ha estado en una relación a largo plazo con una persona, debe averiguar con seguridad si usted o su pareja tiene el VIH. Si ambos obtienen resultados negativos a la prueba y se mantienen fieles (monógamos) y no presentan otros riesgos de contraer la infección por el VIH, entonces es probable que no necesite otra prueba del VIH a menos que su situación cambie.

Estoy embarazada. ¿Por qué tengo que hacerme la prueba?

Hacerse las pruebas del VIH durante cada embarazo es importante porque, si el resultado es positivo, el tratamiento puede mejorar su salud y reducir enormemente las posibilidades de que le transmita el VIH a su bebé antes, durante o después del parto. El tratamiento es más eficaz para prevenir la transmisión del VIH a los bebés si se inicia lo antes posible durante el embarazo. No obstante, existen importantes beneficios para la salud si se comienza el tratamiento preventivo incluso durante el trabajo de parto o poco después del nacimiento del bebé.

Los CDC recomiendan que los proveedores de atención médica les hagan pruebas de detección del VIH a todas las mujeres embarazadas, que conversen con ellas sobre el VIH o les entreguen material escrito y que, en el caso de las mujeres con factores de riesgo, las remitan a servicios de asesoramiento preventivo.

La realización de pruebas del VIH en todas las mujeres embarazadas y la prestación de atención médica adecuada ayudaron a reducir la cantidad de bebés que nacieron con el VIH de 1650 en 1991 a 127 en el 2011.

¿Cuándo debo hacerme la prueba?

El sistema inmunitario por lo general tarda entre 2 y 8 semanas para producir anticuerpos contra el VIH (el promedio es de 25 días). Si bien la mayoría de las pruebas de VIH buscan detectar estos anticuerpos, algunas buscan el virus mismo. El período posterior a la infección, pero antes de que la prueba arroje resultados positivos se conoce como período de ventana. Para decidir el momento de realizar la prueba deben tenerse en cuenta el momento en que hubo exposición al virus y la prueba que se utilizará. Puede preguntarle a su proveedor de atención médica sobre el periodo de ventana apropiado para la prueba del VIH que se hará. Si usará una prueba casera, puede obtener esa información en los materiales incluidos en el envase de la prueba.

Algunas personas tendrán un periodo de ventana más largo que otras, por lo tanto si tiene un resultado negativo a la prueba en los primeros 3 meses después de una posible exposición, usted deberá repetirla después de los 3 meses. El noventa y siete por ciento de las personas desarrollará anticuerpos en los primeros 3 meses después de ser infectados. En casos muy poco comunes, puede tomar hasta 6 meses producir los anticuerpos del VIH.

Desde el momento en que posiblemente tuvo la exposición hasta que reciba los resultados de la prueba debe hacer lo siguiente:

¿Dónde puedo hacerme la prueba?

Puede pedirle a su proveedor de atención médica que le haga la prueba del VIH. Muchas clínicas, programas contra el abuso de sustancias, centros de salud comunitarios y hospitales también las ofrecen. Además puede usar otros recursos:

¿Qué tipos de pruebas hay y cómo funcionan?

La prueba más común del VIH es la prueba de detección de anticuerpos (inmunoensayo), que detecta los anticuerpos producidos por el organismo para combatir el VIH. El inmunoensayo puede realizarse en un laboratorio o como una prueba rápida en el lugar de donde se realiza el examen. Se puede realizar con una muestra de sangre o de secreciones bucales (pero no con saliva).

Debido a que el nivel de anticuerpos en las secreciones bucales es más bajo que en la sangre, los análisis de sangre tienden a encontrar la infección más pronto después de la exposición, en comparación con las pruebas de secreciones bucales. Además, la mayoría de los análisis de sangre en laboratorios encuentran la infección más rápido después de la exposición que las pruebas rápidas del VIH. Las pruebas de inmunoensayo nuevas pueden encontrar el VIH tan pronto como a las 3 semanas después de la exposición al virus. Diversas pruebas de laboratorio que se usan actualmente pueden detectar tanto los anticuerpos como los antígenos (parte del mismo virus), por lo que detectan la infección antes que las pruebas que solo buscan anticuerpos.

La prueba rápida es un inmunoensayo utilizado para la detección del virus que produce resultados con mucha rapidez, en tan solo 20 minutos o menos. Las pruebas rápidas usan sangre o secreciones bucales para buscar la presencia de los anticuerpos del VIH. Si un inmunoensayo (prueba de laboratorio o prueba rápida) se lleva a cabo durante el periodo de ventana (es decir, el periodo posterior a la exposición, pero antes de que la prueba pueda detectar los anticuerpos), es posible que la prueba no encuentre los anticuerpos y que dé un resultado falso negativo. Todos los inmunoensayos que tengan un resultado positivo necesitan una prueba de seguimiento para confirmar el resultado.

Las pruebas de diagnóstico para el seguimiento se realizan si el resultado del primer inmunoensayo es positivo. Las pruebas de seguimiento incluyen una prueba de diferenciación de anticuerpos que distingue el VIH-1 del VIH-2, una prueba de ácido nucleico del VIH-1 que busca directamente el virus o la prueba de inmunoelectrotransferencia indirecta o Western blot, que detecta anticuerpos.

Si bien por lo general los inmunoensayos son muy precisos, las pruebas de seguimiento les permiten a usted y a su proveedor de atención médica asegurarse de que el diagnóstico es correcto. Si su primera prueba es una prueba rápida y el resultado es positivo, lo remitirán a un establecimiento médico para que le hagan una prueba de seguimiento. Si la primera prueba es un análisis de laboratorio y da resultado positivo, el laboratorio realizará la prueba de seguimiento, por lo general en la misma muestra de sangre utilizada en la primera prueba.

Las pruebas con resultados falsos positivos son poco comunes. Si las pruebas se realizan durante el periodo de ventana, pueden dar un resultado falso negativo.

Actualmente existen solamente dos tipos de pruebas caseras del VIH: La prueba OraQuick In-home HIV Test y la prueba Home Access HIV-1 Test System. Si compra la prueba casera por Internet, asegúrese de que cuente con aprobación de la FDA.

La prueba OraQuick In-Home HIV Test brinda resultados rápidos en su casa. El procedimiento para hacerse la prueba incluye tomar una muestra de secreciones de su boca y usar el kit para hacerle la prueba. Los resultados están disponibles en 20 minutos. Si la prueba arroja resultados positivos, deberá hacerse una prueba de seguimiento. El fabricante ofrece recursos de asesoramiento confidencial e información para remisiones a lugares donde se realizan pruebas de seguimiento. Debido a que el nivel de anticuerpos en las secreciones bucales es más bajo que en la sangre, las pruebas de secreciones bucales encuentran la infección más tarde, después de haber tenido una exposición, que los análisis de sangre. Hasta 1 de cada 12 personas puede tener resultados falsos negativos con estas pruebas.

La prueba Home HIV Access HIV-1 Test System es un kit casero de toma de muestras que consiste en pinchar un dedo para tomar una muestra de sangre y enviar la muestra a un laboratorio autorizado. Varios días después hay que llamar para recibir los resultados. Si la prueba arroja resultados positivos, se realiza una prueba de seguimiento de inmediato. Esta prueba es anónima. El fabricante ofrece consejería confidencial y remisiones para el tratamiento. Las pruebas que se realizan en muestras tomadas en la casa encuentran la infección más tarde, en comparación con la mayoría de las pruebas de laboratorios ofrecidas por los proveedores médicos.

Las pruebas de ARN detectan directamente el virus del VIH (en lugar de los anticuerpos contra el VIH) y por lo tanto pueden detectar el virus unos 10 días después de la infección, tan pronto aparece en el torrente sanguíneo y antes de que se produzcan los anticuerpos. Estas pruebas tienen un costo más elevado que las pruebas de anticuerpos y por lo general no se utilizan como pruebas de detección, aunque el médico puede solicitar una como prueba de seguimiento después de una prueba de anticuerpos con resultado positivo o como parte de un estudio clínico.

¿Qué debo esperar cuando vaya a hacerme una prueba del VIH?

Cuando sea el momento de hacerse la prueba, un profesional de atención médica le tomará una muestra (de sangre o de secreciones bucales) y usted puede esperar para recibir el resultado (si es una prueba rápida del VIH). Si la prueba arroja resultados negativos y usted no ha estado expuesto al virus durante 3 meses, puede tener la seguridad de que no se ha infectado con el VIH.

Si el resultado de la prueba es positivo necesitará hacerse una prueba de seguimiento, que será coordinada por el establecimiento en el que se realizó la primera prueba.

Su proveedor de atención médica o consejero quizás le hable sobre sus factores de riesgo, responda sus preguntas sobre su salud en general y converse con usted sobre los siguientes pasos, en especial si su resultado es positivo.

Consulte a continuación: ¿Otras personas conocerán el resultado de mi prueba?

¿Qué significa tener un resultado negativo?

Un resultado negativo no significa necesariamente que usted no tiene el VIH. Eso se debe al período de ventana: el período posterior al momento de una posible exposición en el cual las pruebas aún no detectan el VIH. EL período de ventana depende de la clase de prueba utilizada para analizar la sangre o las secreciones bucales. Para las pruebas de anticuerpos, si se obtiene un resultado negativo dentro de los 3 meses posteriores a la más reciente posible exposición, es necesario volver a realizar la prueba en un plazo de 3 meses. Para las pruebas de ARN o de anticuerpos o antígenos, el plazo puede ser más corto. Consulte a su proveedor de atención médica para saber si necesita repetir una prueba con resultado negativo y cuándo debe hacérsela. Mientras tanto, practique la abstinencia sexual o la monogamia mutua con una pareja en quien confíe, use condones cada vez que tenga relaciones sexuales (y en cada acto sexual, ya sea anal, oral o vaginal), y no comparta agujas ni otros equipos o parafernalia para inyectarse drogas.

Si obtengo un resultado negativo, ¿eso significa que mi pareja también es VIH negativa?

No, el resultado de su prueba del VIH solo revela si usted tiene o no el VIH. El VIH no se transmite necesariamente cada vez que tiene relaciones sexuales. Por lo tanto, haciéndose usted la prueba del VIH no es la manera de saber si su pareja está infectada. Pregúntele a su pareja si él o ella se ha hecho una prueba del VIH y sobre sus conductas de riesgo, tanto del presente como del pasado. Consideren hacerse la prueba juntos, algo que a menudo se conoce como pruebas del VIH para las parejas.

¿Qué significa tener un resultado positivo?

Si se realizó una prueba de detección rápida, el establecimiento coordinará una prueba de seguimiento para asegurarse de que el resultado fue correcto. Si se realizó un análisis de sangre en un laboratorio, el laboratorio realizará una prueba de seguimiento con la misma muestra. Si la prueba de seguimiento también arroja resultados positivos, significa que usted tiene el VIH.

Mientras más pronto tome medidas para proteger su salud, mejor será. El tratamiento temprano con medicamentos antirretrovirales y un estilo de vida saludable pueden ayudarlo a mantenerse bien. Una atención médica rápida puede retrasar la aparición del SIDA y evitar ciertas enfermedades que pueden poner en riesgo su vida.

Hay algunas medidas importantes que puede tomar de inmediato para proteger su salud:

Para evitar contagiar el VIH a otras personas:

Si mi resultado de la prueba del VIH es positivo, ¿significa que tengo SIDA?

Tener el VIH no significa que tenga SIDA. El SIDA es la etapa más avanzada de la enfermedad del VIH. El tratamiento adecuado puede evitar que le dé SIDA.

Para más información vea: Información básica sobre el VIH y SIDA.

¿Otras personas conocerán los resultados de mis pruebas?

Los resultados de sus pruebas están protegidos por las leyes de confidencialidad estatales y federales. Solo pueden divulgarse con su permiso. La posibilidad de que alguien pueda conocer los resultados de sus pruebas o si tiene el VIH depende del tipo de prueba que le hagan: confidencial o anónima. Algunos estados solo ofrecen pruebas confidenciales.

Con las pruebas confidenciales, si el resultado de la prueba del VIH o de otra ITS es positivo, el resultado de la prueba y su nombre serán reportados al departamento de salud estatal y local para ayudar a los funcionarios de salud pública a que obtengan mejores cálculos de las tasas del VIH en el estado. El departamento de salud estatal luego quitará toda la información personal sobre usted (nombre, dirección, etc.) y compartirá con los CDC la información restante sin la identificación personal. Los CDC no comparten esta información con nadie más, ni con las compañías de seguro médico.

Para obtener más información, consulte las preguntas sobre derechos civiles, divulgación legal, seguros y lugar de trabajo del sitio AIDS.gov

¿Debo contarle a otras personas que los resultados de mi prueba dieron positivo?

Si usted comparte con los demás o divulga si tiene o no el VIH es su decisión.

Parejas

Si tiene un resultado positivo a la prueba del VIH, sus parejas que usan drogas o parejas sexuales también pueden estar infectadas. Es importante que sepan que fueron expuestas para que se hagan también la prueba.

Les puede decir usted mismo, pero si está nervioso de comunicarles esta información o su pareja lo ha amenazado o lesionado por cualquier otro motivo, puede pedirle a su médico o al departamento de salud local que les informe. Los departamentos de salud no revelan su nombre a sus parejas. Solo les dirán que han sido expuestos al VIH y que deben realizarse la prueba.

Si usted sabe que tiene el VIH, la mayoría de los estados tienen leyes que requieren que se lo diga a sus parejas antes de tener relaciones sexuales (anales, vaginales u orales) o de compartir drogas. En algunos estados usted puede ser acusado de haber cometido un delito si no brinda esta información a su pareja, incluso aunque esta persona no resulte infectada.

Familiares y amigos

En la mayoría de los casos, sus familiares y amigos no sabrán acerca de los resultados de sus pruebas o si tiene o no el VIH a menos que usted les diga. Aunque comunicarle a su familia que usted tiene el VIH puede parecer difícil, usted debe saber que darles esta información en realidad tiene muchos beneficios. Estudios han demostrado que las personas que revelan su estado serológico responden mejor al tratamiento que aquellos que no lo hacen.

Sin embargo, si usted es menor de 18 años, algunos estados permiten que el proveedor de atención médica les comunique a sus padres que usted recibió servicios para infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, si creen que hacerlo es para su bien. Para más información, visite el resumen del Instituto Guttmacher Información breve sobre las políticas estatales: acceso de los menores a los servicios de ITS.

Empleadores

En la mayoría de los casos, su empleador no sabrá si usted tiene el VIH a menos que usted se lo revele. Sin embargo, su empleador tiene derecho a preguntarle si tiene alguna afección que podría afectar su capacidad para realizar su trabajo o suponer un grave riesgo para los demás. (Un ejemplo podría ser un profesional de atención médica, como un cirujano, que haga procedimientos que presenten un riesgo de contacto con sangre u otros líquidos corporales).

Si usted tiene seguro de salud a través de su empleador, la compañía de seguros legalmente no puede decirle a su empleador que usted tiene el VIH. Sin embargo, es posible que su empleador se entere si la compañía de seguros proporciona información detallada a su empleador acerca de los beneficios que paga o los costos del seguro.

Todas las personas con el VIH están cubiertas por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades. Esto significa que su empleador no puede discriminarlo debido a su estado serológico, siempre y cuando usted pueda hacer su trabajo. Para más información, visite la página de AIDS.gov de derechos civiles.

¿Quién pagará mi prueba del VIH?

Las pruebas de VIH están cubiertas por el seguro de salud sin copago, tal como los requiere la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act). Si usted no tiene seguro médico, hay lugares en los que puede obtener la prueba del VIH a un costo reducido o de forma gratuita. Para más información vea ¿Dónde puedo hacerme la prueba?.

¿Quién pagará por mi tratamiento si tengo el VIH?

Si usted tiene seguro, es posible que su compañía de seguro médico pague por el tratamiento. Si usted no tiene seguro, o su compañía de seguros no pagará por el tratamiento, los programas gubernamentales, como Medicaid, Medicare; los centros de tratamiento de la Ley Ryan White Care y los centros de salud de la comunidad pueden ayudarle si cumple con los requisitos necesarios (por lo general, tener bajos ingresos o alguna discapacidad). Los CDC trabajan junto con sus socios federales para asegurarse de que todas las personas que necesitan tratamiento puedan recibirlo. Su proveedor de atención médica o departamento de salud pública local puede guiarlo a los programas de tratamiento del VIH.

Para más información, consulte: La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio ayuda a las personas que viven con el VIH/SIDA

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.



 

Para más información acerca de los servicios del VIH, seleccione la pestaña "Más"

Busque la localidad, por ejemplo: "Atlanta, GA", o "30033"

Para más información acerca de este widget, visite www.aids.gov

Por favor contacte a hivwebmaster@cdc.gov con comentarios, sugerencias o preguntas.

Servicios








GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO