Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Transmisión del VIH

	Photo of shirtless man facing away from womanPersisten algunos mitos sobre cómo se transmite el VIH. Esta sección proporciona información sobre el riesgo de transmisión del VIH por diferentes tipos de relaciones sexuales, consumo de drogas inyectables y otras prácticas.

¿Cómo se transmite el VIH de una persona a otra?

Solamente se puede contraer o transmitir el VIH a través de determinadas actividades. Lo más común es que las personas lo contraigan o transmitan a través de sus comportamientos sexuales o el uso de jeringas o agujas.

Solamente ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna— de una persona que tiene el VIH pueden transmitir el virus. Estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas o con tejidos lesionados de la otra persona, o ser inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa) para que ocurra la transmisión. Las membranas mucosas se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca.

En los Estados Unidos, el VIH se transmite principalmente mediante lo siguiente:

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales con una persona que tiene el VIH sin usar condones y no tomar medicamentos para prevenir o tratar el VIH.
  • El sexo anal es el comportamiento sexual de más alto riesgo. Para el integrante de la pareja VIH negativo, el sexo anal receptivo (pasivo) es más riesgoso que el sexo anal insertivo (activo).
  • Las relaciones sexuales vaginales son la segunda práctica sexual de mayor riesgo.
  • Compartir con una persona VIH positiva las agujas o jeringas, el agua de enjuague o los otros implementos que se usan para preparar las drogas inyectables. El VIH puede vivir en una aguja usada por hasta 42 días, según la temperatura y otros factores.

Con menor frecuencia, el VIH se puede transmitir:

  • De madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna. El riesgo puede ser elevado si la madre tiene el VIH y no está tomando medicamentos; sin embargo, las recomendaciones de hacerles la prueba a todas las mujeres embarazadas y de iniciar el tratamiento contra el VIH inmediatamente han reducido la cantidad de bebés que nacen con esta infección.
  • Pincharse con una aguja o con otro objeto cortopunzante contaminado con el VIH. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de la salud.

En casos extremadamente raros, el VIH se ha transmitido de las siguientes maneras:

  • El sexo oral, o sea, poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus). Por lo general, el riesgo de contraer el VIH a través del sexo oral es muy bajo o nulo. Pero aunque sea extremadamente raro, en teoría es posible transmitir el VIH durante el sexo oral si un hombre VIH positivo eyacula dentro de la boca de su pareja. Para obtener más información sobre cómo reducir su riesgo, consulte Las relaciones sexuales orales y el riesgo de contraer el VIH .
  • Recibir transfusiones de sangre, productos de sangre o trasplantes de tejidos u órganos que estén contaminados con el VIH. Esto era más común cuando primero apareció el VIH, pero ahora el riesgo es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace en los Estados Unidos a la sangre, los órganos y los tejidos donados.
  • Comer alimentos que fueron premasticados por una persona infectada por el VIH. La contaminación ocurre cuando la sangre en la boca de la persona infectada se mezcla con la comida al premasticarla. Los únicos casos de este tipo de contaminación que se conocen son en bebés.
  • La mordedura de una persona con el VIH. Cada uno de los muy escasos casos documentados involucra traumatismo grave con daño extenso de los tejidos y la presencia de sangre. No existe riesgo de transmisión si no se rompe la piel.
  • El contacto entre sangre infectada por el VIH o líquidos corporales con sangre infectada y piel abierta, heridas o membranas mucosas.
  • Los besos profundos de boca abierta si las dos personas tienen llagas o encías sangrantes y la sangre de la persona VIH positiva entra al torrente sanguíneo de la persona VIH negativa. El VIH no se transmite a través de la saliva.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Que tan bien sobrevive el VIH fuera del cuerpo?

El VIH no sobrevive mucho fuera del cuerpo humano (por ejemplo, en las superficies) y no se puede reproducir fuera de un anfitrión humano. No se transmite a través de lo siguiente:

  • Los mosquitos, las garrapatas u otros insectos.
  • La saliva, las lágrimas o el sudor que no esté mezclado con la sangre de una persona VIH positiva.
  • Darle un abrazo, darle la mano, compartir el inodoro, compartir platos, o darle un beso de boca cerrada o un “beso social” a una persona VIH positiva.
  • Otras prácticas sexuales que no incluyan el intercambio de líquidos corporales (por ejemplo, tocarse).

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales anales?

Sí. De hecho, el sexo anal es el tipo de sexo más riesgoso para el contagio o la transmisión del VIH.

El VIH se puede encontrar en ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido preseminal o las secreciones rectales— de las personas que tienen el VIH. Aunque el sexo anal receptivo (pasivo) es mucho más riesgoso para contraer el VIH que el sexo anal insertivo (activo), es posible que cualquiera de las personas en la pareja (la activa o la pasiva) contraiga el VIH. El riesgo para la pasiva es muy alto porque el recubrimiento del recto es delgado y puede permitir que el VIH entre al cuerpo durante las relaciones sexuales anales. La activa también está en riesgo porque el VIH puede entrar al cuerpo por el orificio que se encuentra en la punta del pene (uretra), el prepucio (si el pene no está circuncidado) o los pequeños cortes y rasguños, o las llagas abiertas que tenga en cualquier parte del pene. Consulte las preguntas y respuestas sobre la prevención para obtener información sobre cómo reducir su riesgo de contraer el VIH por las relaciones sexuales anales.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales vaginales?

Sí. Las relaciones sexuales vaginales son la segunda práctica sexual de mayor riesgo para contraer o transmitir el VIH.

Cualquiera de los dos integrantes de la pareja puede contraer el VIH a través de las relaciones sexuales vaginales.

Cuando una mujer tiene relaciones sexuales vaginales con una persona VIH positiva, el VIH le puede entrar al cuerpo a través de las membranas mucosas que recubren la vagina y el cuello uterino. La mayoría de las mujeres que contraen el VIH, lo contraen a través de las relaciones sexuales vaginales.

Los hombres también pueden contraer el VIH al tener relaciones sexuales vaginales con una mujer VIH positiva. Esto se debe a que las secreciones vaginales y la sangre son portadores del VIH. Los hombres contraen el VIH a través del orificio que se encuentra en la punta del pene (uretra), el prepucio (si no están circuncidados) o los pequeños cortes y rasguños, o las llagas abiertas que tengan en cualquier parte del pene. Consulte las preguntas y respuestas sobre la prevención para obtener información sobre cómo reducir su riesgo de contraer el VIH por las relaciones sexuales vaginales.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH mediante las relaciones sexuales orales?

Para las personas VIH negativas, las probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales orales con una persona VIH positiva son extremadamente bajas.

El sexo oral implica poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus). Por lo general, el riesgo de contraer o transmitir el VIH a través del sexo oral es muy bajo o nulo.

Los factores que podrían aumentar el riesgo de transmitir el VIH a través del sexo oral son eyacular en la boca con úlceras orales, encías sangrantes, llagas genitales, y la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) que podrían ser visibles o no.

Puede contraer otras enfermedades de transmisión sexual a través de las relaciones sexuales orales. Además, puede contraer hepatitis A y B, parásitos como la Giardia, y bacterias como las de Shigella, Salmonella, Campylobacter y E. coli., si le entran heces en la boca durante el anilingus.

Para obtener información sobre cómo reducir su riesgo de contraer el VIH u otras ETS por el sexo oral, consulte Las relaciones sexuales orales y el riesgo de contraer el VIH .

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Existe alguna relación entre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual?

Sí. Tener otra enfermedad de transmisión sexual (ETS) puede aumentar el riesgo de contraer o transmitir el VIH.

Si usted tiene otra ETS, tiene más probabilidades de contraer o transmitir el VIH. Algunas de las ETS más comunes son la gonorrea, la clamidia, la sífilis, la tricomoniasis, el virus del papiloma humano (VPH), el herpes genital y la hepatitis. La única manera de saber con certeza si tiene una ETS es hacerse una prueba. Si es sexualmente activo, usted y sus parejas deben hacerse una prueba de ETS regularmente (incluso la del VIH si es VIH negativo), aunque no tengan síntomas.

Si es VIH negativo, pero tiene una ETS, sus probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales sin protección con una persona VIH positiva son 3 veces más altas. Tener una ETS puede aumentar sus probabilidades de contraer el VIH de dos maneras. Si la ETS causa irritación en la piel (como lo hace la sífilis, el herpes o el virus del papiloma humano), estos cortes o llagas podrían facilitar la entrada del VIH al cuerpo durante el contacto sexual. Incluso las ETS que no producen cortes o llagas abiertas (como la clamidia, la gonorrea o la tricomoniasis) pueden aumentar el riesgo porque causan inflamación, lo cual aumenta la cantidad de células que pueden servir de objetivo para el VIH.

Si usted es VIH positivo y además está infectado con otra ETS, sus probabilidades de transmitir el VIH a través del contacto sexual son aproximadamente 3 veces más altas que si no tuviera la ETS. Esto parece suceder porque hay una concentración más alta de VIH en el semen y en las secreciones genitales de las personas VIH positivas que también están infectadas con otra ETS.

Para obtener más información sobre la relación entre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, consulte Las ETS y el VIH. Para hacerse la prueba del VIH o de otras ETS, encuentre un sitio de pruebas cerca de usted.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH de alguien que vive con el virus pero tiene una carga viral no detectable?

Sí. A pesar de que tener una carga viral no detectable reduce las probabilidades de que se transmita el VIH a una pareja, todavía existe cierto riesgo.

La carga viral es la cantidad de VIH en la sangre. Una carga viral no detectable es cuando la cantidad del VIH en la sangre es tan baja que no se puede medir. La terapia antirretroviral (TARV) reduce la carga viral, idealmente a un nivel no detectable cuando se toman los medicamentos de manera constante y correcta. Una persona con VIH todavía puede infectar a su pareja, aun cuando tenga una carga viral no detectable, debido a que:

  • El VIH todavía se puede detectar en las secreciones genitales (p. ej., semen, flujo vaginal). La prueba de carga viral solo mide el virus presente en la sangre.
  • La carga viral de una persona puede aumentar de una prueba a otra. Cuando esto sucede, tiene más probabilidades de transmitir el VIH a sus parejas sexuales.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) aumentan la carga viral en las secreciones genitales.

¿Puedo contraer el VIH por inyectarme drogas?

Sí. Su riesgo de contraer el VIH es muy alto si usted usa las agujas u otros implementos (como los recipientes para mezclar las drogas, el algodón o el agua) que haya usado otra persona que tenga el VIH.

Las personas que se inyectan drogas, hormonas, esteroides o silicona pueden contraer el VIH por compartir agujas o jeringas y otros implementos para la inyección. Estas agujas e implementos pueden tener sangre de otra persona, y la sangre puede transmitir el VIH. De la misma manera, se pone en riesgo de contraer hepatitis B y C si comparte las agujas y los implementos porque estas infecciones también se transmiten a través de la sangre.

Otro motivo por el cual las personas que se inyectan drogas pueden contraer el VIH (y otras enfermedades de transmisión sexual) es que cuando las personas están drogadas, es más probable que tengan relaciones sexuales riesgosas.

Dejar de inyectarse o de consumir otras drogas puede reducir mucho sus probabilidades de contraer el VIH. Quizás necesite ayuda para dejar de consumir drogas o para consumir menos, pero hay muchos recursos disponibles. Para encontrar un centro cercano para el tratamiento del abuso de sustancias, consulte las herramientas de búsqueda de SAMHSA.gov o AIDS.gov, o llame al 1-800-662-HELP (4357).

Si se sigue inyectando drogas, puede reducir su riesgo de contraer el VIH si usa solamente agujas e implementos estériles nuevos cada vez que se inyecte. Nunca comparta las agujas ni los implementos. Para obtener más información sobre cómo reducir su riesgo, consulte ¿Cómo puede evitar contraer el VIH al consumir drogas?

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH por usar otros tipos de drogas?

Cuando usted está borracho o drogado, es más probable que tome decisiones que lo pongan en riesgo de contraer el VIH como, por ejemplo, tener relaciones sexuales sin condón.

Si toma alcohol, especialmente en atracón, y consume “drogas de diseño” como éxtasis, quetamina, GHB o inhalantes (o poppers), esto puede afectar su juicio, reducir sus inhibiciones y alterar las decisiones que tome con relación al sexo o al consumo de otras drogas. Hace que sea más probable que tenga relaciones sexuales no planificadas y sin protección, que tenga dificultad para usar los condones de la manera correcta en cada relación sexual, que tenga más parejas sexuales o que consuma otras drogas, como drogas inyectables o metanfetaminas. Esos comportamientos pueden aumentar su riesgo de exposición al VIH. Si usted tiene el VIH, también pueden aumentar el riesgo de transmitir el VIH a otras personas. Estar borracho o drogado afecta su capacidad de tomar decisiones seguras.

Si va a ir a una fiesta, o a otro lugar donde sabe que beberá o consumirá drogas, puede llevar un condón para reducir su riesgo en caso de que tenga relaciones sexuales vaginales o anales.

Hay terapias, medicamentos y otros métodos disponibles para ayudarlo a dejar de consumir alcohol o drogas, o a reducir la cantidad que consume. Consulte con un consejero, un médico u otro proveedor de atención médica sobre las opciones que podrían ser adecuadas para usted. Para encontrar un centro de tratamiento cercano para el abuso de sustancias, consulte las herramientas de búsqueda en SAMHSA.gov o AIDS.gov, o llame al 1-800-662-HELP (4357).

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Si ya tengo el VIH, puedo contraer otro tipo del VIH?

Sí. A esto se lo llama superinfección por el VIH.

La superinfección por el VIH ocurre cuando una persona con el VIH se infecta con otra cepa del virus. La cepa nueva del VIH puede reemplazar la cepa original o permanecer a la par de la primera.

Los efectos de la superinfección varían de una persona a otra. La superinfección puede hacer que algunas personas se enfermen más rápido porque se infectan con una cepa nueva del virus que es resistente a los medicamentos (la terapia antirretroviral o TARV) que toman para tratar su infección inicial.

Las investigaciones indican que las superinfecciones difíciles de tratar son infrecuentes. Tomar medicamentos para tratar el VIH (o TARV) puede reducir las probabilidades de contraer una superinfección.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

Los trabajadores de la salud, ¿están en riesgo de contraer el VIH en su trabajo?

Para los trabajadores de la salud, el riesgo de exposición al VIH en el trabajo (exposición ocupacional) es muy bajo, especialmente si toman medidas de protección y usan equipos de protección personal para prevenir tanto el VIH como las otras infecciones que se transmiten por la sangre. El principal riesgo de transmisión del VIH que tienen los trabajadores de la salud en el trabajo es pincharse con una aguja o con un objeto cortopunzante contaminado con VIH. Sin embargo, incluso este riesgo es pequeño. Los científicos estiman que el riesgo de infección por el VIH por pincharse con una aguja que se usó en una persona infectada por el VIH es de menos de 1 %.

Para obtener más información sobre cómo prevenir la exposición ocupacional al VIH, consulte Transmisión ocupacional del VIH y prevención entre los trabajadores de la salud .

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH por recibir atención médica?

Aunque es posible que ocurra la transmisión del VIH en los entornos de atención médica, es extremadamente infrecuente.

La cuidadosa práctica de control de infecciones, que incluye precauciones universales (tomar medidas de protección y usar equipos de protección personal para prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sanguínea), protege tanto a los pacientes como a los proveedores de atención médica contra la posible transmisión del VIH en los consultorios médicos y dentales y en los hospitales.

El riesgo de contraer el VIH por recibir una transfusión de sangre, productos de sangre o un trasplante de órganos o tejidos contaminados con el VIH es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace a la sangre, los órganos y los tejidos donados, en los Estados Unidos.

Es importante saber que usted no puede contraer el VIH por donar sangre. Los procedimientos de extracción de sangre están altamente regulados y son muy seguros.

Para obtener más información sobre cómo prevenir la exposición ocupacional al VIH, consulte Transmisión ocupacional del VIH y prevención entre los trabajadores de la salud .

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH por el contacto casual con una persona infectada (darle un “beso social”, la mano o un abrazo, usar el mismo inodoro, beber del mismo vaso) o por el estornudo o la tos de una persona infectada?

No. El VIH no se transmite de ninguna de estas maneras:

  • Al darle un abrazo, darle la mano, usar el mismo inodoro, compartir platos o darle besos de boca cerrada (o “besos sociales”) a una persona que sea VIH positiva.
  • A través de la saliva, las lágrimas o el sudor que no esté mezclado con la sangre de una persona VIH positiva.
  • A través de los mosquitos, las garrapatas y otros insectos chupadores de sangre.
  • A través del aire.

Solamente ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna— de una persona infectada por el VIH pueden transmitir el virus. Lo más común es que las personas lo contraigan o transmitan a través de sus comportamientos sexuales o del uso de jeringas o agujas. Los bebés también pueden contraer el virus de su madre VIH positiva durante el embarazo, el parto o a través de la lactancia materna. Obtenga más información sobre la transmisión del VIH.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH por hacerme un tatuaje o hacerme perforaciones en el cuerpo?

En los EE. UU. no se conocen casos de personas que hayan contraído el VIH de esta manera. Sin embargo, se puede contraer el VIH de las agujas u otros equipos para tatuajes o perforaciones que se vuelvan a usar o que no se esterilicen adecuadamente, o de la tinta contaminada.

Se puede contraer el VIH por hacerse tatuajes o perforaciones corporales si los equipos que se usan para estos procedimientos contienen sangre de otra persona o si se comparte la tinta. El riesgo de contraer el VIH de esta manera es muy bajo, pero aumenta cuando la persona que hace el procedimiento no cuenta con la autorización debida porque existe la posibilidad de que realice prácticas no higiénicas, como compartir las agujas o la tinta. Si se hace un tatuaje o una perforación corporal, asegúrese de que la persona que haga el procedimiento cuente con la autorización debida y que solamente use agujas, tinta y demás artículos nuevos o esterilizados.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH si una persona infectada me escupe o araña?

No. El VIH no se transmite por la saliva, y no hay riesgo de transmisión por un arañazo porque esto no transfiere líquidos corporales entre las personas.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH por los mosquitos?

No. El VIH no se transmite por los mosquitos, las garrapatas ni ningún otro insecto.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Puedo contraer el VIH de los alimentos?

No puede contraer el VIH por consumir los alimentos que haya tocado una persona infectada por el VIH. Aunque los alimentos contuvieran pequeñas cantidades de sangre o semen infectado con el VIH, la exposición al aire, el calor de la cocción y los ácidos estomacales destruirían el virus.

Aunque es muy infrecuente, el VIH se puede propagar al comer alimentos que hayan sido premasticados por una persona infectada por el VIH. La contaminación ocurre cuando la sangre en la boca de la persona infectada se mezcla con la comida al premasticarla. Los únicos casos de este tipo de contaminación que se conocen son en bebés.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Están en riesgo de contraer el VIH las lesbianas o las mujeres que tienen relaciones sexuales con otras mujeres?

Los informes de casos de transmisión del VIH de mujer a mujer son muy infrecuentes. El riesgo bien documentado de transmisión de mujer a hombre muestra que las secreciones vaginales y la sangre menstrual pueden contener el virus y que la exposición a estos líquidos a través de las membranas mucosas (de la vagina o la boca) podría potencialmente causar la infección por el VIH.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿El riesgo de contraer el VIH es diferente para las diferentes personas?

Algunos grupos de personas en los Estados Unidos tienen más probabilidades de contraer el VIH que otros debido a muchos factores, entre ellos, si sus parejas sexuales tienen el VIH, sus comportamientos de riesgo y el lugar donde viven.

Cuando se vive en una comunidad en la que muchas personas tienen la infección por el VIH, las probabilidades de tener relaciones sexuales o de compartir agujas u otros implementos de inyección con una persona que tiene el VIH son más altas. Puede usar el atlas sobre VIH, ETS, hepatitis y tuberculosis de los CDC para ver el porcentaje de personas que tienen el VIH (prevalencia) en diferentes comunidades de los Estados Unidos. Dentro de una comunidad, la prevalencia del VIH puede variar entre sus diferentes poblaciones.

Los hombres homosexuales y bisexuales tienen la mayor cantidad de diagnósticos nuevos en los Estados Unidos. Los negros o afroamericanos y los hispanos o latinos son afectados de manera desproporcionada por el VIH comparado con otros grupos raciales o étnicos. Asimismo, las mujeres transexuales que tienen relaciones sexuales con hombres están entre los grupos de mayor riesgo de infección por el VIH, y las personas que se inyectan drogas permanecen en riesgo significativo.

Los comportamientos riesgosos, como tener relaciones sexuales anales o vaginales sin usar condón y no tomar medicamentos para prevenir o tratar el VIH, y compartir agujas o jeringas, tienen un rol importante en la transmisión del VIH. El sexo anal es el comportamiento sexual de más alto riesgo. Si usted no tiene el VIH, ser el integrante de la pareja receptivo (pasivo) en las relaciones sexuales anales es la actividad sexual de más alto riesgo en cuanto al contagio del VIH. Si usted sí tiene el VIH, ser el integrante de la pareja insertivo (activo) en las relaciones sexuales anales es la actividad sexual de más alto riesgo en cuanto a la transmisión del VIH.

Sin embargo, en la actualidad existen más herramientas que nunca para prevenir el VIH. Elegir comportamientos sexuales menos riesgosos, tomar medicamentos para prevenir y tratar el VIH, y usar condones con lubricante son todas maneras altamente eficaces de reducir el riesgo de contraer o transmitir el VIH. Infórmese más sobre estas y otras estrategias para prevenir el VIH.

Para obtener más información sobre el riesgo para los diferentes grupos de personas, consulte El VIH en los Estados Unidos y El VIH por área de distribución geográfica.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

Fuente del contenido: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, traducido por CDC Multilingual Services #262026.

Arriba