Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

¡Muy fuerte! ¡Por mucho tiempo!

Los ruidos fuertes dañan la audición

Información general

La pérdida auditiva es la tercera afección crónica más común en los Estados Unidos. El número de personas que informan tener pérdida auditiva es casi el doble de quienes reportan tener diabetes o cáncer. La exposición al ruido fuera del trabajo puede dañar la audición tanto como trabajar en un lugar ruidoso. La exposición a demasiados ruidos fuertes —como usar un soplador de hojas o asistir a conciertos con volumen alto— puede causar pérdida auditiva permanente. ¡Y una vez que se pierde la audición, no se puede recuperar! Usted puede tener pérdida auditiva incluso antes de notar que está teniendo problemas. El ruido se mide en lo que se llaman decibeles (dB). Con el pasar del tiempo, escuchar sonidos fuertes a altos niveles de dB puede causar pérdida auditiva u otros problemas de audición como un zumbido permanente en los oídos. Cuanto más fuerte sea un sonido, y cuanto más tiempo usted esté expuesto a él, más probable será que dañe su audición. Cuanto más frecuentemente esté expuesto a los sonidos fuertes a lo largo del tiempo, más daño ocurre. Es importante que los proveedores de atención médica pregunten sobre la audición y les hagan pruebas a quienes tengan riesgo de pérdida auditiva. 

Los proveedores de atención médica pueden: 

  • Preguntar a los pacientes sobre su exposición a los ruidos fuertes y si tienen dificultad para oír, y hacer pruebas de audición como parte de la atención de rutina.
  • Realizar pruebas de audición cuando los pacientes presenten o reporten problemas auditivos, o derivarlos a un especialista en audición.
  • Explicar cómo la exposición al ruido puede dañar la audición de forma permanente. 
  • Asesorar a los pacientes sobre cómo proteger la audición.

 Ir arriba

Descargar hoja infomativa

Foto: Hombre operando una cortadora de césped.

Aproximadamente 40 millones de adultos de entre 20 y 69 años de edad en los Estados Unidos tienen pérdida auditiva inducida por el ruido.

Más de 1 de cada 2 adultos con daño auditivo causado por el ruido en los EE. UU. no tienen trabajos ruidosos.

Aproximadamente 1 de cada 4 adultos en los EE. UU. que reportan tener una audición entre excelente y buena ya tienen daño auditivo.

Problema

Muchas personas están expuestas a ruidos que dañan su audición.

Cuanto más frecuentemente las personas estén expuestas a sonidos fuertes, más empeora la audición a través del tiempo. 
  • Aproximadamente el 53 % de las personas de entre 20 y 69 años con daño auditivo inducido por el ruido reportan no estar expuestas en el trabajo.
  • Aproximadamente el 24 % de las personas de entre 20 y 69 años que reportan tener una audición excelente presentan daño auditivo medible.
  • Aproximadamente el 20 % de los adultos sin exposición laboral a sonidos fuertes tiene daño auditivo
La pérdida auditiva comúnmente empeora durante años antes de que alguien se dé cuenta o la diagnostique. 
  • Las personas tal vez no sepan que hay actividades no laborales que pueden dañar la audición tanto como el ruido en el lugar de trabajo. 
  • Hay personas que se demoran en reportar la pérdida auditiva porque no saben o no quieren reconocer que tienen un problema. 
  • Menos de la mitad (46 %) de los adultos que reportaron tener problemas para oír habían consultado a un proveedor de atención médica sobre su audición en los últimos 5 años.
La pérdida auditiva causa muchos problemas. 
  • La exposición continua al ruido puede causar estrés, ansiedad, depresión, presión arterial alta, enfermedad cardiaca y muchos otros problemas de salud. 
  • Algunas personas presentan un riesgo mayor de pérdida auditiva; entre ellas están:
    • Quienes están expuestos a sonidos fuertes en el hogar y en la comunidad.
    • Quienes trabajan en entornos ruidosos (especialmente si hay ruido de 85 dB o más fuerte durante 8 horas o más).
    • Quienes toman medicamentos que incrementan el riesgo. 
    • Quienes son hombres.
    • Quienes tienen 40 años de edad o más.

Infografía: Personas con pérdida auditiva.

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

¿Qué se puede hacer?

El gobierno federal hace lo siguiente: 

  • Monitorea la salud de la nación y establece metas para mejorarla a través de los objetivos de la iniciativa Gente Saludable 2020 con respecto a la audición. 
    • Concientiza al público sobre los efectos en la salud de la pérdida de audición inducida por el ruido y sobre cómo prevenirla. 
    • Hace seguimiento a la pérdida auditiva y establece estándares para proteger la audición en lugares como minas, fábricas y aeropuertos. 
  • Proporciona información a los proveedores de atención médica para un asesoramiento eficaz sobre la exposición al ruido y el uso correcto de la protección auditiva. 
  • Respalda la investigación sobre el alcance de la pérdida auditiva en los Estados Unidos, los factores que contribuyen a ella y las estrategias de prevención más eficaces. 

Los proveedores de atención médica pueden: 

  • Preguntar a los pacientes sobre su exposición a los ruidos fuertes y si tienen dificultad para oír, y hacer pruebas de audición como parte de la atención de rutina. 
  • Realizar pruebas de audición cuando los pacientes presenten o reporten problemas auditivos, o derivarlos a un especialista en audición.
  • Explicar cómo la exposición al ruido puede dañar la audición de forma permanente.
  • Asesorar a los pacientes sobre cómo proteger la audición. 

Todos pueden: 

  • Evitar los lugares ruidosos cuando sea posible.
  • Usar tapones para los oídos, orejeras protectoras o auriculares que cancelen el ruido cuando estén cerca de ruidos fuertes.
  • Mantener el volumen bajo cuando miren la televisión, escuchen música y usen audífonos o auriculares. 
  • Pedirle al médico que haga una prueba auditiva y proteger su audición del ruido.

Preguntas que los proveedores de atención médica pueden hacer a los pacientes. 

  • ¿Le resulta difícil seguir una conversación si hay ruido de fondo? 
  • ¿Puede comúnmente oír y entender lo que está diciendo alguien en un tono de voz normal cuando no ve la cara de esa persona? 
  • ¿Se siente frustrado con respecto a su audición cuando habla con familiares o amigos? 
  • ¿Está expuesto frecuentemente a sonidos fuertes en el trabajo o fuera del trabajo?  

 Ir arriba

Recursos adicionales

Missing Content

Esta página fue revisada el: 7 de febrero de 2017
Fuente del contenido: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM), traducido por CDC Multilingual Services