La conjuntivitis: generalmente es leve y fácil de tratar

La conjuntivitis es común y se propaga fácilmente. A veces se necesita tratamiento médico. Sepa cuáles son los síntomas, cuándo buscar tratamiento y cómo ayudar a prevenirla.


Imagen de un ojo sano y un ojo con conjuntivitis.

La conjuntivitis es común

La conjuntivitis es una de las afecciones del ojo más frecuentes y tratables en el mundo. Puede afectar tanto a niños como adultos. Es una inflamación de la conjuntiva, la membrana fina y transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas pueden variar, pero generalmente incluyen lo siguiente:

  • Enrojecimiento o inflamación de la parte blanca del ojo o del interior del párpado.
  • Aumento en la cantidad de lágrimas.
  • Secreción ocular que puede ser transparente, amarilla, blanca o verde.
  • Picazón, irritación o ardor en los ojos.
  • Sensación de tener arena en los ojos.
  • Legañas en los párpados o las pestañas.
  • Los lentes de contacto no quedan cómodos o se desplazan cuando los tiene puestos.

Hay cuatro causas principales de la conjuntivitis:

  • Virus
  • Bacterias
  • Alérgenos (como la caspa de las mascotas o los ácaros del polvo)
  • Sustancias irritantes (como el esmog o el cloro de la piscina) que infectan o irritan el ojo y el revestimiento de la parte interior del párpado.

Puede ser difícil establecer la causa exacta de la conjuntivitis porque algunos signos y síntomas quizás sean iguales, independientemente de la causa.

Madre ayudando a su hija a lavarse las manos.

Lávese las manos y ayude a los niños a lavárselas para ayudar a evitar la propagación de la conjuntivitis.

Tome medidas para detener la propagación de la conjuntivitis

Cuando la conjuntivitis es causada por virus o bacterias es muy contagiosa. Puede transmitirse fácil y rápidamente de una persona a otra. La conjuntivitis que es causada por alérgenos o sustancias irritantes no es contagiosa. Para reducir el riesgo de contagiarse o propagar la conjuntivitis, practique estas simples medidas de higiene personal:

  • Lávese frecuentemente las manos con agua tibia y jabón por lo menos durante 20 segundos.
  • Evite tocarse o frotarse los ojos.
  • Evite compartir maquillaje, lentes de contacto y sus estuches, y anteojos.

Consulte la prevención de la conjuntivitis para obtener más información.

Algunas personas con conjuntivitis deben consultar al médico

En algunas ocasiones es importante consultar a un proveedor de atención médica para que le dé un tratamiento específico o para que le haga un seguimiento concreto. Usted debe ver a un proveedor de atención médica si tiene conjuntivitis junto con cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor en los ojos entre moderado y fuerte.
  • Sensibilidad a la luz o visión borrosa.
  • Enrojecimiento intenso de los ojos.
  • El sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, a causa del VIH o un tratamiento contra el cáncer.
  • Síntomas que empeoren o no mejoren, incluida la conjuntivitis bacteriana que no mejore después de 24 horas de comenzar el tratamiento con antibiótico.
  • Afecciones preexistentes en los ojos que puedan ponerlo en riesgo de presentar complicaciones o una infección grave.
  • Los bebés o recién nacidos que tengan síntomas de conjuntivitis deben ser examinados por un proveedor de atención médica de inmediato.

Consulte el tratamiento de la conjuntivitis para obtener más información.

Madre mirando a su bebé recién nacido.

Un recién nacido con conjuntivitis tendrá los mismos síntomas que otras personas, pero siempre debe ser llevado al médico.

Los recién nacidos con conjuntivitis siempre deben ser examinados por un médico

La conjuntivitis en los recién nacidos puede ser causada por una infección, una irritación o un conducto lagrimal obstruido. Un bebé recién nacido que tenga síntomas de conjuntivitis en las primeras dos semanas después de nacer debe ser examinado por un proveedor de atención médica.

La conjuntivitis neonatal causada por infecciones de transmisión sexual, como gonorrea o clamidia, puede ser muy grave. Si está embarazada y cree que podría tener una infección de transmisión sexual, consulte a su proveedor de atención médica para hacerse pruebas y recibir tratamiento. Si no sabe si tiene una infección de transmisión sexual pero ha dado a luz recientemente y su recién nacido muestra signos de conjuntivitis, llévelo a su proveedor de atención médica de inmediato.

De acuerdo con las leyes estatales, la mayoría de los hospitales debe aplicar gotas o un ungüento en los ojos de los recién nacidos para prevenir la conjuntivitis. Para obtener más información, consulte la página sobre la conjuntivitis en los recién nacidos.

Más información (en inglés y español)

Esta página fue revisada el: 26 de marzo de 2019