Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Actividad física para todos

Rashad jugar al baloncestoTodos necesitan hacer actividad física para tener buena salud. Sin embargo, casi la mitad de los adultos con discapacidades que pueden hacer actividad física, no la hacen. Infórmese sobre cómo las personas con discapacidades pueden integrar la actividad física en sus vidas.

Mayo es el Mes Nacional del Deporte y el Buen Estado Físico. La actividad física cumple una función importante para mantener la salud, el bienestar y la calidad de vida. Según las “Directrices de actividad física para estadounidenses, 2008”, la actividad física puede ayudar a controlar el peso, mejorar la salud mental y reducir el riesgo de muerte prematura, enfermedad cardiaca, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Para las personas con discapacidades, también puede ayudar a mejorar la capacidad de hacer las actividades de la vida diaria y aumentar la independencia.

Todos los adultos necesitan hacer actividad física regularmente y deberían hacer al menos de 2 a 2.5 horas de actividad física aeróbica de intensidad moderada a la semana. La mayoría de los adultos con discapacidades pueden hacer actividad física y deberían intentar hacerla según las directrices que se mencionan más arriba. Cuando no puedan hacerla de esta manera, deberían hacerla según sus capacidades y regularmente, y evitar la inactividad ya que es mejor hacer algo de actividad que nada. Sepa cómo las personas con discapacidades están adoptando la actividad física y mejorando su salud y bienestar.

London

"El ejercicio me da una tonelada de beneficios. Tengo más energía. He reducido mi presión arterial, pero lo que quizás sea lo más importante para mí es que he aumentado mi nivel de independencia".

Rashad jugar al baloncesto en silla de ruedas

"Cuando estás en silla de ruedas y no tienes buen estado físico, todo es más difícil".

La historia de London

En el 2008, London sufrió una lesión en la médula espinal que afectó su movilidad significativamente. Mientras estaba acostado en la cama después de lesionarse, pensó “esto no puede ser el fin”. Él pretendía más para su vida, especialmente más independencia. Después de hablar con su médico, quien le recomendó que hiciera actividad física, London comenzó a ir a la Fundación Lakeshore que es un centro recreativo y de actividad física para personas con discapacidades y afecciones crónicas. Ahora hace ejercicio 6 días a la semana. Le gusta nadar y usar la bicicleta, la cinta caminadora y la bicicleta elíptica con asiento. “El ejercicio me da una tonelada de beneficios”, dice. “Tengo más energía. He reducido mi presión arterial, pero lo que quizás sea lo más importante para mí es que he aumentado mi nivel de independencia”. Cuando se le pregunta qué consejos tiene para otras personas con discapacidades, London dice: “Hagan un esfuerzo consciente para mantenerse positivos y tener una buena actitud. Aboguen por ustedes mismos. Averigüen qué opciones tienen para hacer actividad física y ¡háganla!”.

La historia de Rashad

Desde que Rashad era niño tenía el sueño de jugar en las ligas universitarias de baloncesto. Ahora está jugando en el equipo de baloncesto en silla de ruedas de la Universidad de Alabama. Rashad tiene paraparesia espástica hereditaria o FSP (por sus siglas in inglés), que es una afección genética que empeora progresivamente a medida que la persona envejece. Usa silla de ruedas aunque todavía puede ponerse de pie cuando lo necesita. “Cuando estás en silla de ruedas y no tienes buen estado físico, todo es más difícil”, dice. Eso y su amor por el baloncesto son lo que lo mantienen motivado para hacer actividad física todos los días. Rashad también ha mejorado sus hábitos alimentarios que, en combinación con la actividad física que hace, han llevado a que bajara cuarenta libras.

“Ahora puedo ir de una punta de la cancha a la otra más rápido, puedo transferirme más fácilmente y simplemente me siento mejor en general”, dice. No sucedió de la noche a la mañana, pero pudo lograr lo que se había propuesto. Su consejo es: “Tienes que dedicarte. Encuentra algo que disfrutes hacer, que para mí fue el baloncesto en silla de ruedas, y sé persistente. Al final, verás que sin dudas vale la pena”.


Los CDC desean agradecerles a London, Rashad y a nuestro socio, el Centro Nacional de Salud, Actividad Física y Discapacidades (NCHPAD, por sus siglas en inglés) que se ubica dentro de Lakeshore,* por compartir sus historias con nosotros.

La Subdivisión de Salud y Discapacidades de los CDC apoya y proporciona fondos al Centro Nacional de Salud, Actividad Física y Discapacidades (NCHPAD) a fin de mejorar la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas con discapacidades. El NCHPAD tiene el objetivo de ayudar a las personas con discapacidades y otras afecciones crónicas a lograr beneficios de salud a través del uso de equipos de adaptación, mayor participación en todo tipo de actividad física y social, como actividades acuáticas y para mejorar el estado físico, programas recreativos y deportivos, y más.

Visite el sitio web del Centro Nacional de Actividad Física y Discapacidades (NCHPAD).*

Encuentre su propio camino hacia la actividad física

Si usted o alguien en su familia tiene una discapacidad y desea agregar más actividad física a su vida diaria, estas son algunas medidas que pueden tomar:

  1. Visite al médico.
    • Hable con su médico sobre el tipo y la cantidad de actividad física que son adecuados para usted.
    • Dígale los obstáculos que tiene para hacer actividad física.
    • Pídale que lo ponga en contacto con recursos y programas para que lo ayuden a comenzar a hacer actividad física o a mantener su nivel actual.
  1. Haga actividad física a su manera.
    • Decida qué cantidad de actividad física es adecuada para usted según su nivel de estado físico.
    • Decida qué tipo de actividad física disfruta hacer e intégrela a su vida diaria. Trabajar en el jardín, hacer tareas activas en el hogar, pasearse en silla de ruedas, caminar rápidamente, bailar, nadar, y jugar fútbol, tenis o baloncesto en silla de ruedas son todos ejemplos de actividades físicas que mejoran la salud y el bienestar.
  1. Comience lentamente.
    Comience lentamente según su capacidad y nivel de estado físico. Si fuera necesario, por ejemplo, haga actividad física en sesiones de al menos 10 minutos por vez, y luego aumente lentamente la actividad en las siguientes semanas. Evite estar inactivo. ¡Hacer algo de actividad física es mejor que nada!
  1. Diviértase con su familia y sus amigos.
    Es más fácil mantenerse activo cuando tiene el apoyo de su familia y de sus amigos. Invite a sus seres queridos a participar en la diversión. Por ejemplo, podrían jugar juntos afuera con la pelota, bailar, o caminar o pasear en la silla de ruedas por el vecindario.

Lo que los CDC y nuestros programas nacionales están haciendo

La Subdivisión de Salud y Discapacidades de los CDC apoya y proporciona fondos a dos centros nacionales de discapacidades* que se centran en mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidades, lo cual incluye la actividad física que hacen:

Esta subdivisión también apoya a 18 programas estatales para promover la igualdad en la salud, prevenir las enfermedades crónicas y aumentar la calidad de vida de las personas con discapacidades. Obtenga más información sobre los programas estatales para la salud y las discapacidades.

Recursos de los CDC para las discapacidades

Ser saludable significa lo mismo para todos, o sea, mantenerse bien para poder llevar una vida plena y activa. Tener las herramientas y la información para tomar decisiones saludables y saber cómo prevenir las enfermedades es clave para el bienestar, ya sea con o sin una discapacidad. Consulte los siguientes recursos para obtener más información:

Glosario

Actividad física aeróbica es una actividad física en la cual los músculos grandes del cuerpo se mueven en forma rítmica por un tiempo sostenido. La actividad física aeróbica, que también se conoce como actividad de resistencia o cardiovascular, mejora el estado físico del corazón y de los pulmones. Algunos ejemplos son caminar, correr, nadar y andar en bicicleta.

Enfermedades crónicas son enfermedades o afecciones que duran mucho tiempo y no suelen desaparecer por completo. Los síntomas pueden mejorar o empeorar con el tiempo y las personas pueden usar tratamientos para controlar los síntomas y sentirse mejor. Ejemplos de enfermedades crónicas son la diabetes, la enfermedad cardiaca, el VIH/SIDA, la artritis y el asma.

Igualdad en la salud es el resultado de los esfuerzos para que todas las personas tengan acceso completo y equitativo a las oportunidades que les permiten llevar vidas saludables.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

  • Esta página fue revisada el: 23 de mayo de 2016
  • Esta página fue modificada el: 23 de mayo de 2016
  • Fuente del contenido:
  • Página administrada por: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
Arriba