Ayude a proteger a los bebés de la tosferina

Bebé recién nacido

La tosferina es una enfermedad grave que puede hacer que los bebés dejen de respirar. Usted puede ayudar a protegerlos contra la tosferina vacunándose y asegurándose de que su bebé reciba sus vacunas.

La tosferina, o pertussis, es una enfermedad muy contagiosa que es mucho más grave en los bebés. Los bebés pequeños que contraen la tosferina pueden también presentar neumonía (infección de los pulmones), tener dificultad para respirar o incluso morir. Aproximadamente la mitad de los bebés menores de 1 año que contraen la tosferina terminan en el hospital.

Las personas que tienen esta enfermedad generalmente la transmiten cuando tosen o estornudan estando cerca de otras personas. Los padres, los hermanos mayores o las otras personas que cuidan de un bebé se la pueden contagiar sin siquiera saber que tienen la enfermedad.

Información sobre las vacunas contra la tosferina: DTaP y Tdap

En los Estados Unidos se usan dos vacunas para prevenir la tosferina: la DTaP y la Tdap. Estas vacunas también proporcionan protección contra el tétanos* y la difteria.* Los niños menores de 7 años reciben la vacuna DTaP, mientras que los niños mayores y los adultos reciben la Tdap.

Padres, lean más a continuación para saber cómo todos pueden ayudar a proteger a su bebé con las vacunas contra la tosferina:

  • Las mujeres les pasan protección al bebé cuando se vacunan contra la tosferina en cada embarazo.
  • La familia y los cuidadores de un bebé lo rodean con algo de protección cuando están al día con sus vacunas contra la tosferina.
  • Los bebés producen su propia protección cuando se los vacuna según el calendario recomendado de los CDCCdc-pdf, que comienza a partir de los 2 meses de edad.

Una familia: mamá embarazada, papá y niño pequeño

Si está embarazada, necesitará ponerse la vacuna contra la tosferina en el tercer trimestre.

Las mujeres embarazadas necesitan la vacuna contra la tosferina

Si está embarazada, hable con su ginecólogo obstetra o partera para que le pongan la vacuna contra la tosferina, llamada Tdap. Los CDC recomiendan que la reciba entre las semanas 27 y 36 de cada embarazo,* preferiblemente al principio de este periodo. Después de recibir la vacuna, su cuerpo produce anticuerpos protectores y le pasa algunos de estos al bebé antes de que nazca. Estos anticuerpos le proporcionan al bebé algo de protección a corto plazo contra la tosferina al inicio de su vida. Esta protección temprana es importante ya que a los bebés no se les puede poner su propia vacuna antes de que cumplan los 2 meses de edad. Los anticuerpos también pueden ayudar a proteger al bebé de algunas de las complicaciones graves, y a veces mortales, que pueden acompañar a la tosferina.

Todas las personas que estén cerca de su bebé deben estar al día con la vacuna contra la tosferina

Cuando un miembro del hogar tiene una enfermedad respiratoria, los demás están en riesgo de enfermarse también. Los padres deben alentar a todas las personas que estén alrededor de su bebé a que estén al día con la vacuna contra la tosferina. La tabla que aparece a continuación ofrece información, por edad, sobre las recomendaciones de los CDC respecto a la vacuna contra la tosferina.

Edad Recomendaciones sobre la vacuna contra la tosferina
Desde el nacimiento hasta los 6 años Los CDC recomiendan la vacuna DTaP en los niños a las siguientes edades:
  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • entre los 15 y 18 meses
  • entre los 4 y 6 años
Entre los 11 y 18 años Los CDC recomiendan una dosis de la vacuna Tdap en los niños de 11 o 12 años de edad:
  • Los adolescentes que no hayan recibido la Tdap cuando tenían 11 o 12 años deben ponerse una dosis la próxima vez que vean a su médico.
De 19 años y mayores Los CDC recomiendan una dosis de la Tdap en los adultos que nunca se pusieron esta vacuna:
  • Se puede poner la vacuna Tdap independientemente de cuándo se haya puesto la última antitetánica.

¿No está al día con la vacuna contra la tosferina? Vacúnese al menos dos semanas antes de estar en contacto cercano con un bebé. Estas dos semanas le dan a su cuerpo suficiente tiempo para que genere protección contra la tosferina.

Los bebés producen su propia protección con las vacunas

Las mujeres embarazadas les brindan a sus bebés una protección a corto plazo cuando se ponen la vacuna Tdap en cada embarazo, pero los niños necesitan producir su propia protección. Para tener la mejor protección contra la tosferina, los niños necesitan cinco dosis de la vacuna DTaP. Los CDC recomiendan que los bebés reciban la primera dosis cuando tengan 2 meses de edad. Después, para producir altos niveles de protección, necesitarán otras dos dosis que se ponen a los 4 y a los 6 meses de edad. La protección de la vacuna contra la tosferina disminuye con el tiempo. Los CDC recomiendan una vacuna de refuerzo entre los 15 y los 18 meses de edad y entre los 4 y los 6 años de edad para que mantengan la protección durante la niñez.

Conozca los signos de tosferina

Las vacunas contra la tosferina funcionan bien, pero no pueden prevenir todos los casos de esta enfermedad grave. La tosferina empieza como un resfriado común, con moqueo o congestión nasal, estornudos, tos leve o fiebre. Pero después de 1 o 2 semanas, puede provocar una tos fuerte.

A diferencia del resfriado común, la tosferina puede causar series de accesos de tos violentos y rápidos por varias semanas. Estos accesos de tos expulsan todo el aire fuera de los pulmones. Cuando las personas finalmente pueden volver a respirar lo hacen con un fuerte “silbido”.* Ese sonido, como de fiera, es el que le dio a la tosferina su nombre. Sin embargo, es importante saber que la tosferina no les causa nada de tos a muchos bebés. En su lugar, puede hacer que dejen de respirar.

Si usted o hijo tienen un resfriado que está acompañado de una tos intensa o prolongada, podría tratarse de tosferina. La mejor manera de averiguarlo es ir a ver al médico.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Esta página fue revisada el: 16 de febrero de 2018