Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Proteja a su bebé de las infecciones antes y después de nacer

Un bebé recostado en el vientre de una mujer embarazadaSi usted está o planea quedar embarazada, puede tomar medidas sencillas para proteger a su bebé por nacer o recién nacido de infecciones que pueden causarle problemas de salud graves.

El zika y el embarazo

Una mujer embarazada puede transmitir el virus del Zika a su bebé en gestación durante el embarazo o cerca del momento del parto. La infección por el virus del Zika durante el embarazo es una causa de microcefalia y otros defectos cerebrales graves del feto. Además, se han detectado otros problemas en embarazos, fetos y bebés infectados con zika antes de nacer, como abortos espontáneos, muerte fetal, estructuras cerebrales ausentes o malformadas, defectos oculares, déficit auditivo y trastornos de crecimiento. El virus del Zika se transmite principalmente a través de la picadura de un mosquito de la especie Aedes aegypti o Aedes albopictus. No obstante, el zika también se puede transmitir por vía sexual, de un hombre infectado con zika a sus parejas sexuales.

Los CDC han publicado un aviso para viajeros (nivel 2: “intensificar las precauciones”)* dirigido a quienes viajen a ciertos lugares donde se esté propagando el virus del Zika. Las áreas específicas donde el zika se está propagando son a menudo difíciles de determinar y es probable que se vayan modificando con el tiempo. Los avisos para viajeros de los CDC sobre el zika se actualizarán en la medida que haya más información disponible. Revise con frecuencia el sitio web de los CDC con información sobre zika para viajeros. Allí se publican las recomendaciones de viaje más actualizadas.

Las mujeres embarazadas

  • No deben viajar a las áreas con zika.
  • Que tengan que viajar a una de esas áreas deben consultar primero con su médico u otro proveedor de atención médica y seguir estrictamente las medidas para evitar las picaduras de mosquitos durante el viaje.
  • Deben consultar al médico y considerar posponer viajes no esenciales a países que estén en la lista de los CDC de consideraciones especiales de viaje.
  • Que tengan una pareja sexual que viva o haya viajado a un área con zika, deben protegerse mediante el uso correcto de condones, de principio a fin, cada vez que tengan relaciones sexuales, o no deberían tener relaciones sexuales durante el embarazo. Esto incluye las relaciones sexuales vaginales, anales y orales, así como compartir juguetes sexuales.

Las mujeres que están intentando quedar embarazadas

Las parejas sexuales de mujeres embarazadas que vivan o hayan viajado a un área con zika:

  • Deben tomar medidas para prevenir las picaduras de mosquitos.
  • Deben usar condones de forma correcta cuando tengan relaciones sexuales, de principio a fin, o no tener relaciones sexuales durante el embarazo. Esto incluye las relaciones sexuales vaginales, anales y orales, así como compartir juguetes sexuales. Los condones incluyen condones de hombre y de mujer. No tener relaciones sexuales es la única manera de asegurarse de que el virus del Zika no se propague a través de las relaciones sexuales.
  • Deben hablar con un proveedor de atención médica sobre cómo prevenir la transmisión sexual del virus del Zika durante el embarazo y reducir el riesgo de los defectos de nacimiento asociados al zika.

Para obtener más información, visite nuestra página web El zika y el embarazo.

¿Cómo puedo protegerme de las picaduras de mosquitos?

  • Use camisas de manga larga y pantalones largos.
  • Trate su ropa y equipos con permetrina o compre artículos ya tratados.
  • Permanezca en lugares con aire acondicionado o que tengan malla o tela metálica en las puertas y ventanas para evitar que entren mosquitos.
  • Duerma bajo un mosquitero si no hay aire acondicionado ni cuartos con mallas en las puertas y ventanas, o si duerme afuera.
  • Use repelentes de insectos registrados en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) que contengan alguno de los siguientes ingredientes activos: DEET; picaridina; IR3535; aceite de eucalipto de limón o para-mentano-diol o 2-undecanona. Cuando se usan de acuerdo con las instrucciones, se ha comprobado que los repelentes de insectos registrados en la EPA son seguros y eficaces, aun para las mujeres embarazadas y las que están amamantando.
    • Siempre siga las instrucciones en la etiqueta del producto.
    • Vuelva a aplicar el repelente de insectos según las instrucciones.
    • No aplique el repelente en la piel debajo de la ropa.
    • Si también usa filtro solar, aplíqueselo antes del repelente de insectos.

Protéjase cuando viaje
Visite el sitio web de los CDC Salud del viajero para informarse sobre los avisos dirigidos a quienes viajan a países específicos, sobre los riesgos para la salud y sobre cómo mantenerse seguro.

Estreptococos del grupo B

Si está embarazada o conoce a alguien que lo está, necesita saber sobre los estreptococos del grupo B. Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres son portadoras de las bacterias que causan la infección por estreptococos del grupo B. Por lo general, estas bacterias no son peligrosas para usted y no enfermarán a quienes la rodean. Pero pueden ser muy peligrosas para su bebé recién nacido. Los bebés pueden enfermarse gravemente y hasta morir si las madres les transmiten las bacterias de los estreptococos del grupo B durante el nacimiento. Por eso es muy importante que usted se haga la prueba de detección de estas bacterias cada vez que quede embarazada.

Si la prueba da resultado positivo para los estreptococos del grupo B, el médico le puede dar un antibiótico (por lo general penicilina) durante el parto para prevenir que contagie las bacterias al bebé.

Recuerde:

Una mujer embarazada en consulta con una profesional de la salud

Pídale a su proveedor de atención médica que le haga una prueba de estreptococos del grupo B entre las 35 y 37 semanas de embarazo

  • Pídale a su proveedor de atención médica que le haga una prueba de estreptococos del grupo B entre las 35 y 37 semanas de embarazo.
  • Si la prueba muestra que es portadora de estas bacterias, hable con él o ella y asegúrese de decirle si usted es alérgica a la penicilina u otros antibióticos.
  • Si comienza el trabajo de parto antes de hacerse la prueba de detección, pregúntele a su proveedor de atención médica si le deberían dar antibióticos debido al riesgo de pasarle los estreptococos del grupo B a su recién nacido.

Más información sobre los estreptococos del grupo B y su embarazo

Citomegalovirus (CMV)

  • ¿Está en la semana 35-37 del embarazo? Pregúntele a su médico sobre la prueba de detección de estreptococos del grupo B.
  • ¿Está embarazada o planea quedar embarazada? La mejor manera de proteger del citomegalovirus (CMV) a su bebé en gestación es protegiéndose usted misma, especialmente lavándose las manos.
  • Las mujeres embarazadas tienen 10 veces más probabilidades que la población general de contraer una infección grave llamada listeriosis, pero usted puede tomar medidas para protegerse y proteger a su bebé por nacer o recién nacido.

Las mujeres embarazadas infectadas con el CMV pueden pasarle el virus a sus bebés durante el embarazo. La mayoría de los bebés que nacen con infección por el citomegalovirus estarán bien y no tendrán síntomas ni problemas de salud. Sin embargo, algunos bebés tendrán problemas permanentes al nacer, como pérdida de la audición o de la visión o discapacidades intelectuales, o presentarán problemas más adelante.

El CMV se transmite de las personas infectadas a otras a través de los líquidos corporales, como la saliva, la orina, la sangre, las secreciones vaginales y el semen. Los bebés y los niños pequeños tienen más probabilidades de propagar el citomegalovirus a través de la saliva y la orina, en comparación con los niños mayores y los adultos. En las mujeres embarazadas, las dos formas más comunes de exposición al CMV son el contacto con la saliva y la orina de niños infectados, así como la actividad sexual.

Si está embarazada o planea un embarazo, estas son algunas medidas que puede tomar para evitar la exposición al CMV:

  • Si besa a un niño pequeño, trate de evitar el contacto con la saliva. Por ejemplo, puede besarlo en la frente o la mejilla en lugar de los labios.
  • Trate de no llevarse a la boca cosas que un niño se acabe de sacar de la boca. Por ejemplo:
    • Alimentos
    • Vasos o tazas
    • Tenedores o cucharas
    • Chupetes
  • Lávese las manos después de tocar la saliva o la orina de un niño y especialmente después de haber hecho lo siguiente:
    • Limpiarle la nariz o la boca
    • Cambiarle los pañales
  • Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Las mujeres también pueden reducir su riesgo de exposiciones sexuales al CMV al evitar o limitar la cantidad de parejas sexuales nuevas durante el embarazo.

Más información sobre las mujeres embarazadas y el CMV

Listeriosis y embarazo

Una mujer embarazada comiendo una ensalada

Las mujeres embarazadas tienen una probabilidad aproximadamente 20 veces mayor que otros adultos sanos de contraer listeriosis

La listeriosis es una infección rara pero grave causada por el consumo de alimentos contaminados con una bacteria llamada Listeria. La listeriosis afecta en su mayoría a mujeres embarazadas, recién nacidos, ancianos y personas con el sistema inmunitario debilitado. Las mujeres embarazadas tienen una probabilidad aproximadamente 10 veces mayor que la población general de contraer Listeriosis. Casi 1 de cada 6 pacientes a quienes se les diagnostica listeriosis son mujeres embarazadas.

Las mujeres embarazadas infectadas pueden presentar fiebre y otros síntomas no específicos, como cansancio y dolores (ver “¿Cuáles son los síntomas de la listeriosis?”). La enfermedad también puede ser muy grave para los bebés por nacer o recién nacidos. La listeriosis durante el embarazo puede provocar abortos espontáneos, muertes fetales, partos prematuros o infecciones en los recién nacidos.

En general, usted puede protegerse de la listeriosis al evitar:

  • perros calientes y carnes frías o fiambres a menos que hayan sido calentados o recalentados hasta alcanzar altas temperaturas,
  • leche cruda (sin pasteurizar),
  • quesos blandos a menos que estén hechos con leche pasteurizada,
    • Tenga en cuenta que los quesos estilo mexicano que se hacen con leche pasteurizada, como el queso fresco, y que probablemente se contaminaron durante el proceso de producción, han causado infecciones por Listeria.
  • pescado o mariscos crudos o poco cocidos (como sushi o sashimi),
  • patés y carnes para untar refrigerados y
  • mariscos ahumados refrigerados a menos que hayan sido calentados hasta alcanzar altas temperaturas.

Las mujeres embarazadas y otras personas que sean especialmente vulnerables a la enfermedad deben tomar precauciones adicionales para evitar que los jugos de las carnes frías o los paquetes de los perros calientes caigan en otros alimentos o superficies donde se preparan alimentos. Además, las mujeres embarazadas deben lavarse muy bien las manos después de manipular carnes frías o fiambres y perros calientes. Más información sobre maneras de reducir su riesgo de listeriosis.

Las mujeres embarazadas tienen una probabilidad aproximadamente 10 veces mayor que la población general de contraer Listeriosis.

Si está embarazada y tiene fiebre u otros síntomas no específicos, como cansancio y dolores, consulte con su proveedor de atención médica antes de que pasen 24 horas. Si está infectada, su médico puede darle antibióticos para proteger a su bebé por nacer o recién nacido. Si una persona ha consumido alimentos contaminados con Listeria y no presenta ningún síntoma, la mayoría de los expertos considera que no necesita pruebas ni tratamiento, ni siquiera en el caso de personas en mayor riesgo de contraer listeriosis.

Más información sobre listeriosis y alimentos que se deben evitar durante el embarazo

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Arriba