Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Bronceado intencional con rayos ultravioleta (UV)

Foto de una pareja con sombreros y gafas

Cualquier cambio en el color de la piel después de una exposición a rayos UV es una señal de lesión, no de salud. Aprenda más.

Tuitee esto

El bronceado intencional con rayos UV es la exposición de la piel a rayos ultravioleta (UV) con el propósito de hacer que la piel quede más oscura. Cuando los rayos UV provienen del sol, esta práctica se llama bronceado en exteriores. Cuando los rayos UV provienen de una cama, cabina o lámpara solar, se llama bronceado en interiores. Cualquier cambio en el color de la piel después de una exposición a rayos UV (tanto un bronceado como una quemadura) es una señal de lesión, no de salud. Los rayos UV provenientes del sol o de aparatos para el bronceado en interiores pueden dañar la piel. Como respuesta a ese daño, la piel produce más melanina, el pigmento que le da a la piel su color, lo que la hace más oscura.

El bronceado intencional con rayos UV no incluye el uso de productos cosméticos como las lociones para el bronceado sin sol, que están diseñados para que una persona parezca bronceada sin tener que estar al sol o usar fuentes artificiales de rayos UV.

Los peligros del bronceado

Una exposición excesiva a los rayos UV puede causar cánceres de piel, incluidos el melanoma (el tipo de cáncer de piel más mortal), el carcinoma basocelular y el carcinoma escamocelular. La exposición a los rayos UV también puede causar cataratas y cánceres de ojo (melanoma ocular). Cada vez que usted se broncea, aumenta su riesgo de tener cáncer de piel.

Broncearse no es una manera segura de obtener vitamina D

Si bien es importante obtener suficiente vitamina D, la manera más segura de hacerlo es a través de lo que se come. El bronceado daña la piel, y el nivel necesario de exposición a los rayos UV para obtener suficiente vitamina D es difícil de medir, porque es diferente para cada persona y porque varía según el clima, la latitud y la altitud, entre otros factores.

Protección contra el sol

Usted puede pasar tiempo al aire libre sin aumentar el riesgo de tener cáncer de piel, al seguir estos consejos de protección contra el sol:

  • Quédese en la sombra, especialmente durante el final de la mañana hasta la mitad de la tarde.
  • Use un sombrero de ala ancha, lentes de sol y ropa protectora.
  • Aplíquese un filtro solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) 15 o mayor.

Investigaciones

Bronceado en exteriores

En investigaciones recientes se ha hallado que casi un 10 % de los adultos en los Estados Unidos se broncea en exteriores frecuentemente. El bronceado frecuente en exteriores resultó ser más común entre las mujeres (11 %), las personas blancas no hispanas (12 %), quienes tienen entre 18 y 29 años de edad (14 %), quienes no tienen título de la escuela secundaria superior (13 %) y los habitantes del noreste de los Estados Unidos (13 %).

Bronceado en interiores

Investigaciones anteriores hallaron que el bronceado en interiores está disminuyendo en los Estados Unidos, pero casi 10 millones de adultos todavía lo hacen cada año. El porcentaje de adultos que se broncearon en interiores bajó de alrededor del 6 % en el 2010 a aproximadamente el 4 % en el 2013. En nuevas investigaciones se ha hallado que el porcentaje de estudiantes de secundaria superior que se broncea en interiores en los Estados Unidos cayó de casi el 16 % en el 2009 a alrededor del 7 % en el 2015.

Foto de una cama solar.

El bronceado en interiores no es seguro

El “bronceado en interiores” se define como el bronceado que se obtiene al usar una cama, sala o lámpara solar. La exposición a los rayos ultravioleta (UV) durante el bronceado en interiores puede causar cáncer de piel, incluidos el melanoma (el tipo de cáncer de piel más mortal), el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular.

TOP