La enfermedad neumocócica en los adultos y las vacunas para prevenirla

La enfermedad neumocócica en los adultos puede tener un rango de leve a grave y a veces puede causar la muerte. Dos vacunas brindan protección contra esta enfermedad. Hable con el médico para ver si le recomienda estas u otras vacunas.

Un médico escucha los pulmones de una paciente.

¿Qué es la enfermedad neumocócica?

Enfermedad neumocócica es un término que se usa para una amplia gama de infecciones causadas por las bacterias Streptococcus pneumoniae (pneumococcus), entre ellas:

  • Infecciones de oído
  • Sinusitis (infección de los senos paranasales)
  • Neumonía (infección en los pulmones)
  • Bacteriemia (infección del torrente sanguíneo)
  • Meningitis (infección del tejido que cubre el cerebro y la médula espinal)
  • Septicemia (respuesta extrema del cuerpo a una infección)

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad neumocócica?

Los síntomas dependen de la parte del cuerpo que las bacterias estén afectando. En la sinusitis y las infecciones de oído los síntomas por lo general son relativamente
leves, por ejemplo:

  • Tos
  • Dolor de oído
  • Fiebre
  • Dolor de garganta

En la neumonía, las infecciones del torrente sanguíneo, la meningitis y la septicemia la persona también puede tener síntomas más graves, entre ellos:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Respiración rápida o dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Rigidez de cuello
  • Mayor dolor al mirar luces brillantes
  • Confusión o bajo nivel de alerta

¿Cómo diagnostican y tratan los médicos la enfermedad neumocócica?

El diagnóstico y tratamiento tempranos son muy importantes en los casos de infección neumocócica grave. El diagnóstico depende de qué tipo de infección el médico cree que tiene el paciente. En los casos de meningitis o infecciones del torrente sanguíneo, los médicos tomarán muestras de líquido cefalorraquídeo o de sangre y las enviarán a un laboratorio para que sean analizadas. Los médicos también pueden usar un análisis de orina para diagnosticar algunos casos de neumonía. Los médicos generalmente diagnostican enfermedades como las infecciones de oído y la sinusitis con base en los antecedentes, los síntomas y el examen físico. Los médicos pueden tratar la enfermedad neumocócica con antibióticos.

Gráfico que muestra los síntomas de la enfermedad neumocócica
Lo más común es que la enfermedad neumocócica sea leve. Sin embargo, puede causar una enfermedad grave y discapacidades para toda la vida, como pérdida auditiva y daño cerebral. La neumonía neumocócica mata a hasta 1 de cada 15 adultos que la contraen. La bacteriemia neumocócica mata a aproximadamente 1 de cada 8 adultos que la contraen. La meningitis neumocócica mata a aproximadamente 1 de cada 7 adultos que la contraen.

¿Cómo se propaga la enfermedad neumocócica?

Las bacterias neumocócicas se transmiten de persona a persona mediante la tos, los estornudos y el contacto cercano. Las personas pueden tener las bacterias en la nariz y la garganta sin estar enfermas y transmitirlas a otras personas.

¿Qué adultos tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica?

Los adultos de 65 años o mayores tienen más riesgo de contraer la enfermedad neumocócica.

También están en mayor riesgo los adultos de todas las edades si tienen:

  • Alcoholismo.
  • Pérdida de líquido cefalorraquídeo (un problema de salud en el que hay pérdida del líquido que rodea y protege el cerebro y la médula espinal).
  • Enfermedad crónica del corazón, los pulmones, los riñones o el higado.
  • Implantes cloceares (dispositivos electrónicos pequeños que se implantan quirúrgicamente para ayudar a las personas con pérdida auditive grave a poder escuchar).
  • Diabetes.
  • Infección por el VIH, cancer, trasplante de órgano sólido u otra afección, o tomar medicamentos que debiliten el sistema inmunitario.
  • Síndrome nefrótico.
  • Enfermedad de células falciformes, bazo dañado o no tener bazo.

Los adultos que fuman cigarrillos también están en mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica.

Las enfermedades crónicas de los pulmones que aumentan el riesgo de los adultos de presentar enfermedad neumocócica incluyen la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc), el enfisema y el asma.

¿Qué vacunas ayudan a prevenir la enfermedad neumocócica en los adultos?

En los Estados Unidos se usan dos tipos de vacunas para ayudar a prevenir la enfermedad neumocócica en los adultos: las vacunas conjugada y polisacárida. Los CDC recomiendan la administración de la vacuna antineumocócica conjugada (PCV15 o PCV20) para todos los adultos de 65 años o más y los adultos de entre 19 y 64 años que estén en mayor riesgo de presentar enfermedad neumocócica si nunca han recibido una vacuna antineumocócica conjugada antes. Si se usa la PCV15, debe seguirse con una dosis de la vacuna polisacárida (PPSV23).

Además, ponerse la vacuna contra la influenza (gripe) cada año puede ayudar, porque tener la influenza puede aumentar la probabilidad de presentar la enfermedad neumocócica.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna antineumocócica?

Las vacunas antineumocócicas son seguras, pero puede haber efectos secundarios. Los adultos que recibieron las vacunas antineumocócicas conjugada y polisacárida han reportado efectos secundarios leves como enrojecimiento, dolor e hinchazón en el sitio de la inyección. También se han reportado fiebre leve, dolor de cabeza, escalofríos o dolor en los músculos. Las reacciones alérgicas a cualquiera de estas vacunas que pongan en riesgo la vida son muy poco frecuentes.

Vea esta Página en:pdf icon PDF [242K]
Esta página fue revisada: el 7 de marzo del 2022