El tromboembolismo venoso (coágulos de sangre) y el cáncer

Si usted está recibiendo actualmente un tratamiento contra el cáncer, es importante que sepa que tiene un mayor riesgo de presentar un coágulo de sangre. La buena noticia, sin embargo, es que los coágulos de sangre se pueden prevenir y tratar si se detectan temprano.

 Un médico hablando con una pareja de ancianos.

Si bien todas las personas están en riesgo de presentar un coágulo de sangre (al que también se llama tromboembolismo venoso o TEV), el hecho de tener cáncer y algunos de sus tratamientos aumentan el riesgo de que se tenga uno. A continuación, conozca otros datos interesantes sobre los coágulos de sangre.

¿Por qué las personas que tienen cáncer están en riesgo de presentar un coágulo de sangre?

  • Algunos cánceres presentan un mayor riesgo de coágulos de sangre, como los que involucran el páncreas, el estómago, el cerebro, los pulmones, el útero, los ovarios y los riñones. Ciertos cánceres de la sangre, como el linfoma y el mieloma, también aumentan el riesgo.
  • Los tratamientos para estos cánceres que incluyen hospitalización, operación quirúrgica, quimioterapia, terapia hormonal y uso de catéteres (pequeños tubos colocados en las venas para administrar tratamientos) también pueden aumentar el riesgo de presentar coágulos de sangre.

Varios otros factores podrían también aumentar el riesgo de un coágulo de sangre en personas que estén recibiendo tratamiento contra el cáncer, como por ejemplo:

  • Coágulo de sangre previo.
  • Antecedentes familiares de coágulos de sangre o trastorno de la coagulación hereditario.
  • Hospitalización por una enfermedad u operación importante, en especial aquellas que involucren la pelvis, el abdomen, la cadera o la rodilla.
  • Hueso quebrado o lesión muscular grave.
  • Traumatismo físico grave, como el causado por un accidente automovilístico.
  • Afecciones graves, como enfermedades cardiacas o pulmonares, o diabetes.
  • Permanecer sentado por demasiado tiempo, como cuando se viaja por más de 4 horas, especialmente con las piernas cruzadas.
  • Otras causas de inmovilidad, como reposo absoluto prolongado.
  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Tabaquismo.

Tome medidas para protegerse de los coágulos de sangre durante su tratamiento contra el cáncer

  • Conozca los signos y síntomas de los coágulos de sangre. Hable de sus riesgos con su oncólogo (médico especializado en cáncer).
    • Al coágulo de sangre que ocurre en las piernas o los brazos se lo llama trombosis venosa profunda (TVP). Los signos y síntomas de una TVP incluyen
      • Hinchazón del miembro afectado
      • Dolor o sensibilidad que no son causados por una lesión
      • Piel que se siente caliente al tacto, está enrojecida o descolorida

Si tiene estos signos o síntomas, avísele a su oncólogo lo antes posible.

  • Un coágulo de sangre en las piernas o en los brazos puede desprenderse y trasladarse a los pulmones. A esto se lo llama embolia pulmonar (EP) y puede ser potencialmente mortal. Los signos y síntomas de una embolia pulmonar incluyen
    • Dificultad para respirar
    • Dolor en el pecho, que empeora con una inhalación profunda o tos
    • Tos con sangre
    • Latidos del corazón más rápidos de lo normal o irregulares

Busque atención médica de inmediato si presenta alguno de estos signos o síntomas.

  • Hable con su oncólogo y otros proveedores de atención médica sobre los factores que podrían aumentar su riesgo de coágulos de sangre. Mencióneles si usted o alguien más de su familia han tenido alguna vez un coágulo de sangre.

El trabajo de los CDC relativo a los coágulos de sangre y el cáncer

Monitoreo de salud pública

En el 2018, los CDC suministraron fondos a la Asociación de Centros Universitarios para las Discapacidades (AUCD) a fin de determinar la cantidad de personas con cáncer y diagnóstico reciente de TEV en dos poblaciones en los Estados Unidos: 1) Condado de Oklahoma, en Oklahoma y 2) tres hospitales afiliados a Duke. La AUCD suministró fondos a los investigadores de la Universidad de Duke y al Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma para evaluar, analizar y compartir información acerca del TEV asociado al cáncer en estas poblaciones. Los hallazgos de este proyecto proveerán información valiosa sobre la carga del TEV asociado al cáncer en estas poblaciones, así como la forma en que se lo está identificando y tratando. Los datos provenientes de estudios como estos son necesarios para mejorar los resultados de la atención médica en las personas que tienen cáncer.

Promoción de la salud y educación sobre la salud

Desde el 2014, los CDC han provisto fondos a la Alianza Nacional contra los Coágulos Sanguíneos external icon (NBCA) para aumentar la concientización general sobre los coágulos de sangre al trabajar en el desarrollo de materiales educativos sobre el problema de salud pública que representa el TEV. En el 2019, el nuevo contenido se centró en el riesgo de presentar coágulos de sangre en las personas con cáncer para la campaña educativa de salud pública llamada Detenga el coágulo, corra la voz® external icon. Esta campaña fue uno de los muchos recursos de los CDC reconocidos en el 2017 como una importante herramienta en una colección de recursos educativos sobre el TEV publicada por la Comisión Conjunta. pdf icon[PDF – 3.24 MB]external icon La Comisión acredita y certifica a casi 21 000 organizaciones de atención médica en los Estados Unidos.

El portal web de la campaña le ofrece a la gente información vital sobre los coágulos de sangre, como sus signos, síntomas y prevención, y también los factores que aumentan el riesgo de tenerlos.

No dude en compartir los recursos educativos de la campaña con sus amigos y familiares. El contenido digital de la campaña se provee de un modo que le permitirá compartirlo fácilmente con amigos y familiares, y en sus redes sociales. Puede acceder a estos recursos en el portal web de la campaña.