Diagnóstico y tratamiento de coágulos de sangre

Ultrasonido de pierna

La ecografía dúplex es la prueba por imágenes estándar para el diagnóstico de la trombosis venosa profunda.

Diagnóstico

Existen otras afecciones que se presentan con signos y síntomas similares a los de la trombosis venosa profunda (TPV) y la embolia pulmonar (EP). Por ejemplo, las lesiones musculares, la celulitis (infección bacteriana de la piel) y la inflamación (hinchazón) de las venas que están justo debajo de la piel pueden producir signos y síntomas similares a los de la TPV. Es importante saber que los ataques cardiacos y la neumonía pueden tener signos y síntomas similares a los de la EP. Por consiguiente, para diagnosticar estas dos afecciones se necesitan pruebas especiales que puedan localizar coágulos en las venas o en los pulmones (exploraciones por imágenes).

Trombosis venosa profunda
  • La ecografía dúplex es una prueba que utiliza ondas de sonido para generar imágenes a fin de observar el flujo de sangre en las venas. Puede detectar bloqueos o coágulos de sangre en las venas profundas. Es la prueba por imágenes estándar para el diagnóstico de la trombosis venosa profunda.
  • La prueba de dímero D es un análisis de sangre que mide una sustancia que se libera en la sangre cuando un coágulo se desintegra. Si el resultado de esta prueba es negativo, significa que es probable que el paciente no tenga un coágulo sanguíneo.
  • La flebografía con medio de contraste es un tipo especial de radiografía en la que el material de contraste (tintura) se inyecta en una vena grande del pie o del tobillo para que el médico pueda ver las venas profundas de la pierna y la cadera. Es la prueba más precisa para diagnosticar los coágulos de sangre; sin embargo, se trata de un procedimiento invasivo, lo cual significa que requiere que los médicos utilicen instrumentos para entrar en el cuerpo. En consecuencia, esta prueba ha sido ampliamente sustituida por la ecografía dúplex y se usa únicamente en determinados pacientes.
  • La resonancia magnética (MRI), prueba que utiliza ondas de radio y un campo magnético para proveer imágenes del cuerpo, y la tomografía computarizada (TC), prueba radiográfica especial, son dos exámenes que ofrecen imágenes que ayudan a los médicos a diagnosticar y tratar varias afecciones. Estas pruebas proveen imágenes de las venas y los coágulos, pero no se utilizan por lo general para diagnosticar la trombosis venosa profunda.
Embolia pulmonar
  • La angiografía pulmonar por tomografía computarizada (APTC) es un tipo especial de prueba radiográfica que incluye la inyección de un material de contraste (tintura) en una vena. Esta prueba puede proveer imágenes de los vasos sanguíneos de los pulmones. Es la prueba por imágenes más común para diagnosticar la embolia pulmonar.
  • La gammagrafía de ventilación y perfusión es una prueba especializada que utiliza una sustancia radiactiva que muestra las partes de los pulmones que reciben oxígeno (gammagrafía de ventilación) y flujo sanguíneo (gammagrafía de perfusión) para ver si hay partes de los pulmones con diferencias entre la ventilación y la perfusión. Por ejemplo, si hay coágulos en algunos de los vasos sanguíneos de los pulmones, la gammagrafía de ventilación y perfusión podría mostrar cantidades normales de oxígeno, pero poco flujo de sangre hacia las partes de los pulmones irrigadas por los vasos sanguíneos que tienen coágulos. Esta prueba se utiliza cuando la angiografía pulmonar por tomografía computarizada no se encuentra disponible o no se puede realizar debido a que podría ser perjudicial para el paciente.
  • La angiografía pulmonar es un tipo especial de prueba radiográfica que requiere la inserción de un catéter grande (un tubo hueco, largo y fino) en una vena grande (generalmente en la ingle) y en las arterias que se encuentran adentro del pulmón, y luego la inyección de un material de contraste (colorante) a través del catéter. Esta prueba provee imágenes de los vasos sanguíneos del pulmón y es la más precisa para diagnosticar la embolia pulmonar. Sin embargo, es una prueba invasiva y por eso solo se usa en ciertos pacientes.
  • La resonancia magnética (MRI) usa ondas de radio y un campo magnético para proveer imágenes del pulmón, pero generalmente se la reserva para ciertos pacientes, como las mujeres embarazadas o los pacientes a quienes el uso del material de contraste podría resultarles perjudicial.
Botella de medicina

Los anticoagulantes (también llamados “adelgazantes o diluyentes de la sangre”) son los medicamentos que más se utilizan para tratar la TVP o la EP.

Tratamiento

Anticoagulantes
  • Los anticoagulantes (también llamados “adelgazantes o diluyentes de la sangre”) son los medicamentos que más se utilizan para tratar la TVP o la EP. Si bien se los llama “adelgazantes o diluyentes de la sangre”, estos medicamentos en realidad no la adelgazan ni la diluyen. Reducen la capacidad de coagulación de la sangre para evitar que el coágulo se agrande mientras el cuerpo lo reabsorbe lentamente, y para reducir el riesgo de que se formen más coágulos.
  • Los anticoagulantes inyectables que se usan con mayor frecuencia son:
    • heparina no fraccionada (inyectada en una vena),
    • heparina de bajo peso molecular (inyectada bajo la piel), y
    • fondaparinux (inyectada bajo la piel).
  • Los anticoagulantes que se toman por vía oral (se tragan) incluyen:
    • warfarina,
    • dabigatran,
    • rivaroxaban,
    • apixaban, y
    • edoxoban.
  • Todos los anticoagulantes pueden causar hemorragias, por lo que se debe mantener una vigilancia cuidadosa de las personas que los toman para evitar que sangren de manera inusual.
Medicamentos trombolíticos
  • Los medicamentos trombolíticos (“destructores de coágulos”) disuelven el coágulo. Presentan un mayor riesgo de causar sangrado en comparación con los anticoagulantes, por lo cual se los reserva para casos graves.
Filtro de la vena cava inferior
  • Cuando los anticoagulantes no se pueden usar o no funcionan lo suficientemente bien, se puede insertar un filtro dentro de la vena cava inferior (vena grande que regresa la sangre al corazón) para capturar o atrapar los émbolos (coágulos que se están desplazando a través de la vena) antes de que lleguen a los pulmones.
Trombectomía y embolectomía

Es posible que en casos excepcionales sea necesario realizar un procedimiento quirúrgico para extraer el coágulo. La trombectomía consiste en la extracción de coágulos de los pacientes con trombosis venosa profunda.  La embolectomía implica eliminar los bloqueos que los coágulos causan en los pulmones de los pacientes con embolia pulmonar.