La discapacidad y la seguridad: información sobre las escapadas (fugas)

A boy holding his caregivers hand in the crosswalk

Las escapadas, también llamadas fugas, son un problema importante de seguridad que afecta a algunas personas con discapacidades, sus familias y su comunidad. Hay medidas que los padres, los maestros, los proveedores de atención médica y otras personas pueden tomar para ayudar a mantener a los niños seguros.

Una escapada ocurre cuando alguien sale de un área segura o se aleja de un cuidador responsable. Esto generalmente incluye situaciones en las que, como resultado, la persona podría quedar herida o lastimada.1 Escaparse es más que los momentos breves en los que un niño pequeño podría alejarse de un cuidador. Algunos niños y jóvenes con discapacidades, como quienes tienen trastornos del espectro autista (TEA) o discapacidad intelectual, tienen problemas para entender los temas de seguridad y comunicarse con otros. Por ejemplo, un niño con este tipo de discapacidad podría escaparse de la casa para jugar en la laguna que queda cerca y tal vez no pueda responder cuando lo llaman por su nombre o decir dónde vive. Esto puede ocurrir rápidamente, incluso bajo supervisión constante. Los padres del niño se quedan buscándolo desesperadamente.

Según una encuesta de padresexternal icon, se reportó que alrededor de la mitad de los niños y jóvenes con TEA se escapaban. De esos niños, 1 de cada 4 se perdía suficiente tiempo como para causar preocupación y estaban en mayor peligro de ahogarse o sufrir lesiones en el tránsito. Los niños se escapaban más frecuentemente de su propia casa, la casa de otras personas, las tiendas y los salones de clase o las escuelas. Las principales razones para escaparse incluían:

  • El placer de correr o explorar
  • Llegar a un lugar que disfruta (como una laguna)
  • Salir de una situación que le causa estrés (por ejemplo, que le pidan hacer algo en la escuela o para alejarse de un ruido fuerte)
  • Ir a ver algo interesante (por ejemplo, correr hasta la calle para ver un letrero de señal de tránsito)

Si bien muchos ejemplos de escapadas peligrosas se han concentrado en los niños con TEA, sabemos que los problemas de comunicación, interacción social, atención y aprendizaje pueden poner a muchos niños y jóvenes con discapacidades del desarrollo en riesgo de perderse o sufrir lesiones debido a las escapadas.

¿Qué podemos hacer para mantener seguros a los niños que podrían escaparse?

Padres, maestros y otros cuidadores

Planificar

  • Observar los comportamientos del niño
  • Tener un plan de emergencia para responder
  • Mantener actualizada la información sobre el niño (foto, descripción)
  • Hacer su casa segura (cercas, cerraduras en las puertas)
  • Mantener la identificación con el niño (pulsera de identificación o tarjeta de información)

Prevenir

  • Notar los signos de que el niño podría escaparse antes de que ocurra (por ejemplo, si el niño hace cierto sonido o mira hacia la Puerta)
  • Estar alerta sobre la ubicación del niño
  • Proveer una ubicación segura
  • Informar a los vecinos y los trabajadores de la escuela
  • Alertar al personal de respuesta a emergencias

Enseñar destrezas de seguridad

  • Responder a órdenes de seguridad (“detente”)
  • Decir el nombre y el número de teléfono (o mostrar identificación)
  • Nadar, cruzar la calle
Personal de respuesta a emergencias

El personal de respuesta a emergencias es esencial para mantener la salud y la seguridad de los miembros de nuestras comunidades. Es probable que se los llame en caso de que desaparezca un niño o un joven. Es importante que el personal de respuesta a emergencias esté preparado y sepa cuáles niños en la comunidad podrían escaparse; deben tener la información de contacto de la familia y un plan de respuesta. Hay herramientas y materiales de capacitación disponibles por medio de la organización AWAAREexternal icon y el Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotadosexternal icon.

Proveedores y otros profesionales de atención médica

Los proveedores y otros profesionales de atención médica deben ser conscientes de que las escapadas son un problema de seguridad. Su rol incluye discutir los problemas de seguridad y ayudar a los cuidadores a elaborar planes de prevención y respuesta. Las herramientas y la información de ayuda están en la sección “Recursos” más abajo.

El código de la Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-10-CM Z91.83 (las escapadas como parte de enfermedades clasificadas en otras secciones) ayuda a documentar las escapadas y a impulsar discusiones importantes sobre la seguridad entre cuidadores, personas particulares y proveedores. Este código no está vinculado a ningún diagnóstico ni forma parte de códigos de diagnóstico usados para los TEA o las discapacidades intelectuales. Las escapadas se deben codificar si el proveedor (p. ej., el médico) lo documenta en la historia clínica.

El trabajo de los CDC

Los CDC trabajan para mantener a las personas seguras y saludables; esto incluye abordar las necesidades especiales que las personas con discapacidades podrían tener. Los CDC se han asociado con colaboradores para entender qué tan comunes son las escapadas o las fugas entre los niños con TEA y otras discapacidades del desarrollo. Los CDC han participado en el Subcomité de Seguridad del Comité Coordinador Interagencial para el Autismo (IACC), han ayudado en la recolección de datos sobre las escapadas, y han trabajado con colaboradores para crear concientización sobre las escapadas como un problema importante de seguridad.

Esta página fue revisada el: 19 de junio de 2019