La violencia autoinfligida y otras formas de autolesión

La violencia autoinfligida y otras formas de autolesión son problemas graves que afectan a los niños, los jóvenes y las familias. Sin embargo, hay cosas que las familias y los profesionales de la salud pueden hacer para prevenir estos comportamientos.

Photo of a young girl who is upset.

La violencia autoinfligida

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) definen la violencia autoinfligida como cualquier cosa que una persona haga intencionalmente que pueda causarle lesiones, incluida la muerte. Por ejemplo:

  • Cortarse
  • Suicidarse

Los CDC observan que estos factores aumentan el riesgo de suicidio entre los jóvenes:

  • Antecedentes de intento de suicidio
  • Antecedentes familiares de suicidio
  • Antecedentes de depresión u otras enfermedades mentales
  • Abuso de alcohol o drogas
  • Evento estresante en la vida o pérdida
  • Acceso fácil a métodos letales
  • Exposición a comportamientos suicidas de otras personas

Encuentre más información sobre el suicidio.

Otras formas de autolesión

Otras formas de autolesión también pueden causarle daño a la persona, incluida la muerte. Estos comportamientos podrían ser de naturaleza involuntaria. A menudo son repetitivos y ocurren como respuesta a algo en el entorno1. Otras formas de autolesión incluyen:

  • golpearse la cabeza,
  • morderse, y
  • rasguñarse.

Podría haber causas múltiples y únicas de autolesión para cada niño. Para un niño la causa podría ser destrezas de comunicación deficientes. Para otro la causa podría ser una afección médica. Es importante tratar de entender la(s) causa(s) del comportamiento para que el tratamiento sea más eficaz.

Niños y jóvenes con discapacidades

Los niños y los jóvenes con discapacidades del desarrollo, como el autismo y la discapacidad intelectual, tienen más probabilidad de llevar a cabo otras formas de autolesión que los niños sin estas discapacidades. Los jóvenes con depresión, trastorno de ansiedad y trastorno conductual tienen más probabilidad de llevar a cabo violencia autoinfligida, incluido el suicidio, que los niños sin estos trastornos.

Es importante entender las razones de la violencia autoinfligida y otras formas de autolesión entre los niños con discapacidades para poder encontrar el mejor tratamiento. También es importante coordinar la atención que brindan la familia, la escuela y los proveedores de atención médica.

¿Qué podemos hacer por los niños y los jóvenes?

Familias

Comuníquese con el profesional de salud si su hijo intenta llevar a cabo actos de violencia autoinfligida u otras formas de autolesión. Una forma de prevenir estos comportamientos es entender qué causa que su hijo los tenga. Estas causas serán diferentes para cada persona, así que encontrar la causa y el mejor tratamiento será diferente para cada niño.

Profesionales de la salud

Como profesional de la salud, usted tiene un rol importante en la prevención de la violencia autoinfligida y otras formas de autolesión. Los profesionales de la salud pueden ayudar a prevenir estos comportamientos al hacer lo siguiente:

  • Hablar con los pacientes y preguntar sobre los factores conocidos que aumentan la probabilidad de que estos comportamientos ocurran;
  • Aprender sobre las diferentes herramientas de evaluación de la depresión y el riesgo de suicidio.
  • Considerar una variedad de causas (por ejemplo, causas emocionales, ambientales y médicas).
  • Recomendar intervenciones para abordar las necesidades del niño y la familia en particular.
Esta página fue revisada el: 19 de junio de 2019