Cómo ayudar a los niños con discapacidades a sobrellevar un desastre o eventos traumáticos

A father talking with his concerned daughter

Cuando ocurre un desastre o un evento traumático, como un desastre natural o un acto violento, sea accidental o intencional, las personas pueden sentirse estresadas, sin importar la edad. Ante este tipo de situación, los niños tienden a reaccionar según hayan sido sus experiencias pasadas y lo que sepan de la situación en ese momento. Los niños con discapacidades puede que necesiten recibir apoyo adicional de un adulto que los ayude a sobrellevar los efectos de un desastre o de eventos traumáticos.

Hay cosas que los adultos pueden hacer para ayudar a los niños con discapacidades a sobrellevar mejor este tipo de situaciones.

¿Qué puede hacer usted?

Los siguientes consejos ayudarán a reducir el estrés antes, durante y después de un desastre o un evento traumático.

Antes
  • Como ocurre con todos los niños, aquellos que tienen discapacidades necesitan saber que van a estar protegidos y que pueden encontrar un lugar seguro en una emergencia.
  • Repasen los planes de seguridad antes de que suceda un desastre o una emergencia. Tener un plan aumentará la confianza del niño y lo ayudará a sentirse bajo control. Por ejemplo, el plan debe incluir los medicamentos y dispositivos de asistencia necesarios. Infórmese más sobre la preparación ante emergencias para los niños con discapacidades.
Durante
  • Manténgase tranquilo y dele confianza al niño.
  • Hábleles a los niños sobre lo que está pasando de una manera que puedan entender. Hágalo de una forma simple y teniendo en cuenta la edad del niño y el tipo de discapacidad. Por ejemplo, quizás sea difícil saber cuánta información está captando a través de la televisión o de las conversaciones un niño que tenga autismo. En el caso de estos niños, es importante que los adultos estén pendientes de cualquier pista que les pueda dar información sobre los sentimientos y miedos que tengan.
Después
  • Ofrézcales a los niños la oportunidad de hablar sobre lo que les pasó o lo que piensan de eso. Anímelos a que digan lo que les preocupa y hagan preguntas.
  • Los niños que tienen problemas emocionales o de comportamiento graves tienen un alto riesgo de presentar niveles de estrés intensos después de un desastre o un acontecimiento traumático. En muchos casos, podría ayudar si mantiene las rutinas y el entorno lo más normales posible.
  • Es difícil predecir cómo algunos niños responderán a los desastres y a los acontecimientos traumáticos. Debido a que los padres, los maestros y otros adultos ven a los niños en diferentes situaciones, es muy importante que colaboren y compartan información sobre cómo el niño está sobrellevando sus emociones después de un evento traumático.
Esta página fue revisada el: 19 de junio de 2019