Los mosquitos y los huracanes

¿Qué debe saber?

  • Por lo general, los mosquitos adultos no sobreviven a los vientos intensos durante un huracán.
  • Inmediatamente después de un huracán hay inundaciones. Los huevos de mosquitos, que fueron puestos en el suelo por mosquitos de agua de inundación durante inundaciones anteriores, eclosionan. Esto genera poblaciones muy grandes de mosquitos de agua de inundación. La mayoría de estos mosquitos se consideran molestosos.
  • En general, los mosquitos molestosos no propagan virus que causan enfermedad en las personas. Los tipos de mosquitos que transmiten virus pueden aumentar dos semanas después de un huracán, especialmente en zonas que no se inundaron pero que recibieron más lluvia de lo habitual. Sin embargo, tal vez transcurran varias semanas más antes de que los mosquitos comiencen a propagar virus a las personas.
  • El aumento de las lluvias puede llevar a una mayor eclosión de huevos de mosquitos. En zonas con propagación en curso de los virus del chikunguña, del dengue, del Nilo Occidental o del Zika, usted podría tener mayor riesgo de infectarse con un virus. Tome medidas para protegerse y proteger a su familia de las picaduras de mosquitos.
  • Debido a que las personas pasan más tiempo al aire libre para limpiar después de un huracán o una inundación, su probabilidad de ser picadas por mosquitos molestosos aumenta.
  • Grandes cantidades de mosquitos molestosos pueden afectar los esfuerzos de recuperación. Por este motivo, los expertos locales o estatales en el control de mosquitos con frecuencia tomarán medidas para controlar estos mosquitos.
  • Las inundaciones causadas por huracanes pueden ser graves y se espera un aumento en el número de mosquitos en las semanas posteriores a una inundación. Después de una inundación, no se prevé un aumento de las personas que se enferman a raíz de virus propagados por mosquitos.
  • Los funcionarios de salud estatales y locales pueden solicitar asistencia técnica a los CDC para monitorear la situación de inundación.

Protéjase y proteja a su familia de las picaduras de mosquitos

  • Use camisas de mangas largas y pantalones largos.
  • Use un repelente de insectos registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) con uno de los siguientes ingredientes activos: DEET; picaridina, IR3535, aceite de eucalipto de limón, para-mentano-diol, o 2-undecanona.
  • Trate la vestimenta y otros artículos con permetrina al 0.5 %.
  • Infórmese más sobre las picaduras de mosquitos y cómo protegerse.

Tome medidas para controlar los mosquitos en el interior y el exterior de la casa

Después de un huracán o una inundación, el departamento de salud o el distrito de control de mosquitos frecuentemente tomará medidas para reducir la población de mosquitos. Una vez que se retiran las aguas de inundación, los residentes pueden tomar medidas para ayudar a controlar los mosquitos en el interior y el exterior de sus casas a fin de prevenir las picaduras.

  • Elimine el agua estancada donde los mosquitos podrían poner huevos. Una vez a la semana, vacíe y restriegue, voltee, cubra o bote todo artículo en el que se acumule agua, como llantas, lonas, baldes, macetas, juguetes, piscinas o piletas, pilas para pájaros, platillos de macetas o basureros.
  • No permita el ingreso de mosquitos.
    • Instale o repare y use mosquiteros en ventanas y puertas.
    • No deje puertas abiertas, incluso portones de garaje.
    • Use aire acondicionado de ser posible.