Meningitis bacteriana

La meningitis bacteriana es muy grave y puede ser mortal. La muerte puede ocurrir en tan solo unas pocas horas. La mayoría de las personas se recupera de la meningitis. Sin embargo, la infección puede tener como consecuencia discapacidades permanentes (como daño cerebral, pérdida auditiva y dificultades de aprendizaje).

Varios tipos de bacterias pueden causar meningitis. En los Estados Unidos, algunos de los principales causantes de meningitis son:

  • Streptococcus pneumoniae
  • Streptococcus del grupo B
  • Neisseria meningitidis
  • Haemophilus influenzae
  • Listeria monocytogenes

Estas bacterias también pueden asociarse a otra enfermedad grave, la septicemia. La septicemia es la respuesta extrema del cuerpo a una infección. Sin tratamiento oportuno, puede causar rápidamente daños en los tejidos, insuficiencia orgánica y la muerte.

Causas

Las causas comunes de la meningitis bacteriana varían por grupo de edad:

  • Recién nacidos: Streptococcus del grupo B, S. pneumoniae, L. monocytogenes, E. coli
  • Bebés y niños: S. pneumoniae, N. meningitidis, H. influenzae tipo b (Hib), Streptococcus del grupo B
  • Adolescentes y adultos jóvenes: N. meningitidis, S. pneumoniae
  • Adultos mayores: S. pneumoniae, N. meningitidis, Hib, Streptococcus del grupo B, L. monocytogenes

Factores de riesgo

Ciertas personas tienen mayor riesgo de contraer meningitis bacteriana. Algunos factores de riesgo incluyen:

  • Edad: Los bebés tienen mayor riesgo de presentar meningitis bacteriana en comparación con las personas de otros grupos de edad. Sin embargo, las personas de todas las edades pueden presentar meningitis bacteriana. Consulte la sección anterior para ver qué bacterias afectan más comúnmente a cada grupo de edad.
  • Entorno del grupo: Las enfermedades infecciosas tienden a transmitirse donde se reúnen grupos grandes de personas. Algunos campus universitarios han notificado brotes de enfermedad meningocócica causada por N. meningitidis.
  • Ciertos problemas médicos: Existen ciertas afecciones, medicamentos y procedimientos quirúrgicos que ponen a las personas en mayor riesgo de contraer meningitis.
  • Trabajar con patógenos que causan meningitis: Los microbiólogos que están expuestos en forma rutinaria a las bacterias que causan la meningitis tienen un riesgo mayor de contraer la enfermedad.
  • Viajes: Los viajeros podrían estar en mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica, causada por N. meningitidis, si van a ciertos lugares como los siguientes:
    • El “cinturón de la meningitis” en África subsahariana, en particular durante la temporada seca.
    • La Meca durante la peregrinación anual del hach y del umrah.

Cómo se transmite

Generalmente, los microbios que causan la meningitis bacteriana se transmiten de persona a persona. Ciertos microbios, como la L. monocytogenes, pueden transmitirse a través de los alimentos.

La manera en que las personas transmiten los microbios depende a menudo del tipo de bacteria. También es importante saber que las personas pueden tener estas bacterias dentro de su cuerpo, o sobre él, sin que se enfermen. Estas personas son “portadoras”. La mayoría de los portadores nunca se enferman, pero pueden transmitir las bacterias a los demás.

A continuación, hay algunos ejemplos de las maneras más comunes en que las personas transmiten estas bacterias entre sí:

  • Streptococcus del grupo B y E. coli: Las madres infectadas pueden pasarles estas bacterias a sus bebés durante el parto.
  • Hib y S. pneumoniae: Las personas transmiten estas bacterias al toser o estornudar muy cerca de otras, quienes a su vez inhalan las bacterias.
  • N. meningitidis: Las personas transmiten estas bacterias a través de las secreciones respiratorias o de la garganta (como al botar saliva o escupir). Generalmente, esto ocurre al tener contacto cercano (al toser o besar) o de larga duración (cuando las personas viven juntas).
  • E. coli: Las personas pueden contraer estas bacterias al comer alimentos preparados por alguien que no se lavó bien las manos después de ir al baño.

Por lo general, las personas se enferman a causa de la E. coli y la L. monocytogenes al comer alimentos contaminados.

Signos y síntomas

El embarazo

Las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de presentar listeriosis, una infección causada por la bacteria L. monocytogenes. La listeriosis es generalmente una enfermedad leve para las mujeres embarazadas, pero causa una enfermedad grave en el feto o el bebé recién nacido. Las mujeres embarazadas pueden reducir el riesgo de contraer meningitis causada por L. monocytogenes si evitan ciertos alimentos y preparan los otros de manera segura.

Las mujeres embarazadas pueden pasarle el Streptococcus del grupo B (estreptococo del grupo B) a su bebé durante el parto. Los recién nacidos infectados por esta bacteria pueden presentar meningitis u otras infecciones graves poco después del nacimiento. Hable con su médico o partera para que le hagan una prueba de detección de estreptococos del grupo B cuando tenga entre 36 y 37 semanas de embarazo. Los médicos les dan antibióticos (durante el parto) a las mujeres que tienen un resultado positivo en esa prueba para prevenir la infección en los recién nacidos.

Los síntomas de la meningitis incluyen la aparición repentina de lo siguiente:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Rigidez de cuello

A menudo hay otros síntomas, como los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fotofobia (mayor sensibilidad de los ojos a la luz)
  • Estado mental alterado (confusión)

Es posible que los recién nacidos y los bebés en general no tengan los síntomas clásicos que se mencionaron arriba, o sea muy difícil notarlos. En su lugar, los bebés podrían:

  • Estar lentos o inactivos
  • Estar irritables
  • Vomitar
  • No comer bien

En los bebés pequeños, los médicos quizás revisen si tienen la fontanela inflamada (región blanda en la cabeza del bebé) o reflejos anormales. Si piensa que su bebé o su niño tiene cualquiera de estos síntomas, llame al médico inmediatamente.

Los síntomas de la meningitis bacteriana pueden aparecer rápidamente o a lo largo de varios días. En general se presentan dentro de los 3 a 7 días después de la exposición.

Los síntomas avanzados de la meningitis bacteriana pueden ser muy graves (por ejemplo, convulsiones, coma). Por esta razón, todas las personas que crean que pueden tener meningitis deben ver al médico lo antes posible.

Diagnóstico

Si el médico sospecha que se trata de meningitis, tomará muestras de sangre o de líquido cefalorraquídeo (líquido cerca de la médula espinal). Se harán pruebas con las muestras en un laboratorio para ver qué está causando la infección. Es importante saber la causa específica de la meningitis para que los médicos sepan cómo tratarla.

Tratamiento

Los médicos tratan la meningitis bacteriana con varios antibióticos. Es importante comenzar el tratamiento lo más pronto posible.

Prevención

La vacunación es la manera más eficaz de proteger contra ciertos tipos de meningitis bacteriana. Existen vacunas contra 3 tipos de bacterias que pueden causar meningitis:

  • Las vacunas antimeningocócicas ayudan a proteger contra la N. meningitidis
  • Las vacunas antineumocócicas ayudan a proteger contra el S. pneumoniae
  • Las vacunas contra Hib ayudan a proteger contra esa bacteria

Asegúrese de que usted y su hijo estén vacunados según el calendario de vacunación.

Tal como sucede con otras vacunas, las vacunas que protegen contra estas bacterias no son 100 % eficaces. Las vacunas tampoco protegen contra todos los tipos (cepas) de cada bacteria. Por estas razones, todavía hay probabilidades de que las personas vacunadas puedan contraer meningitis bacteriana.

Las mujeres embarazadas deben hablar con su médico o partera para que les hagan una prueba de detección del Streptococcus del grupo B. A las mujeres se les hace esta prueba cuando tienen entre 36 y 37 semanas de embarazo. Los médicos les dan antibióticos (durante el parto) a las mujeres que tienen un resultado positivo en esa prueba para evitar que les pasen la bacteria a sus recién nacidos.

Las mujeres embarazadas también pueden reducir el riesgo de contraer meningitis causada por L. monocytogenes. Las mujeres deberían evitar ciertos alimentos durante el embarazo y preparar los otros de manera segura.

Si alguien tiene meningitis bacteriana, es posible que el médico recomiende antibióticos para ayudar a prevenir que otras personas se enfermen. Los médicos llaman a esto “profilaxis”. Los CDC recomiendan la profilaxis para las siguientes personas:

  • Los contactos cercanos de alguien con meningitis causada por N. meningitidis.
  • Los familiares de alguien con una infección grave por Hib, especialmente si están en mayor riesgo.

Los médicos o los departamentos de salud locales son los que recomiendan quiénes deben recibir la profilaxis.

Usted también puede ayudar a protegerse y a proteger a los demás de la meningitis bacteriana si mantiene hábitos saludables:

  • No fume y evite el humo de los cigarrillos.
  • Descanse mucho.
  • Evite el contacto cercano con personas enfermas.

Esto es especialmente importante para las personas con mayor riesgo de enfermedad, como las siguientes:

  • Bebés pequeños
  • Adultos mayores
  • Personas con el sistema inmunitario debilitado
  • Personas sin el bazo o en las que este órgano no funciona como debe.