Proteja sus ojos

Usted solamente tiene un par de ojos, así que ¡cuídelos! Hábitos saludables = ojos sanos.

Disfrute la comodidad y los beneficios de los lentes de contacto mientras disminuye sus probabilidades de sufrir complicaciones. No seguir las indicaciones del oculista para usar, limpiar y guardar los lentes aumenta el riesgo de presentar complicaciones graves. Sus hábitos, el oculista y seguir las indicaciones acerca de los suministros son fundamentales para mantener sus ojos sanos. Siga los siguientes consejos.

Usuarios de lentes de contacto duros, vean consejos adicionales a continuación.

Sus hábitos
 Lávese las manos con agua y jabón. Séquelas bien con un paño limpio antes de tocar sus lentes de contacto.
 No duerma con sus lentes de contacto puestos a menos que se lo indique el oculista.
 Mantenga los lentes de contacto lejos del agua. Evite ducharse con los lentes de contacto y quíteselos antes de usar la bañera de hidromasaje o ir a nadar.
Sus suministros
 Sus lentes de contacto
  • Para limpiar los lentes de contacto, frótelos y enjuáguelos con un líquido desinfectante para lentes de contacto —nunca con agua o saliva—, cada vez que se los saque.
  • Nunca guarde sus lentes de contacto en agua.
  • Cambie sus lentes de contacto tan seguido como lo indique el oculista.
 El recipiente para guardar los lentes de contacto
  • Frote y enjuague el recipiente donde guarde sus lentes de contacto con un líquido para lentes de contacto —nunca con agua—, y luego vacíelo y séquelo con un pañuelo desechable limpio. Guárdelo boca abajo, sin las tapas puestas, después de cada uso.
  • Cambie el recipiente para guardar los lentes de contacto al menos cada tres meses.
 El líquido para sus lentes de contacto
  • Use solamente líquido nuevo en el recipiente para guardar los lentes de contacto; nunca mezcle líquido nuevo con líquido viejo o usado.
  • Use solamente el líquido para lentes de contacto que haya recomendado su oculista.
Su oculista
 Visite al oculista todos los años o tan seguido como se lo haya recomendado.
 Hágale al oculista las preguntas que tenga acerca de cómo cuidar sus lentes de contacto y el recipiente donde los guarde, y dígale si tiene cualquier problema.
 Quítese de inmediato los lentes de contacto y llame a su oculista si siente dolor o alguna molestia en los ojos, si estos están enrojecidos o si tiene la vista borrosa.
Prepárese

Lleve consigo un par de anteojos de repuesto, hechos según la receta actual, por si tuviera que quitarse los lentes de contacto.

Consejos para usuarios de lentes de contacto duros o rígidos de gas permeable (RGP)

Las recomendaciones acerca del uso y cuidado de los lentes de contacto blandos también se aplican a los duros o rígidos de gas permeable (RGP o GP). A continuación hay un par de consejos extra:

  • Para limpiar los lentes de contacto duros, frótelos y enjuáguelos con un líquido de limpieza o multiuso para lentes de contacto —nunca con agua o saliva— cada vez que se los saque. Enjuáguelos bien con el líquido recomendado por su oculista.
  • Los lentes de contacto duros pueden durar mucho más que los blandos si se cuidan adecuadamente. Cambie sus lentes de contacto duros cuando su oculista le recomiende hacerlo.
Esta página fue revisada el: 24 de octubre de 2014