Trastorno por estrés postraumático

mujer preocupante

Puede que todos los niños pasen por situaciones muy estresantes que afecten la manera en que piensan y sienten. La mayoría de las veces, los niños se recuperan bien y con rapidez. Sin embargo, a veces, los niños que pasan por una situación de estrés intenso —como en casos de lesiones, muerte o posible muerte de un familiar o amigo cercano, o violencia— se verán afectados a largo plazo. El niño podría sufrir este trauma en forma directa o podría ser testigo de algo que le suceda a otra persona. Cuando el niño presenta síntomas a largo plazo (que duran más de un mes) a causa de ese estrés, que lo hacen sentirse mal o interfieren con sus relaciones y actividades, puede que reciba el diagnóstico de trastorno por estrés postraumático (TEPT).

Ejemplos de síntomas de trastorno por estrés postraumático incluyen los siguientes:

  • Revivir la situación una y otra vez con el pensamiento o en el juego.
  • Tener pesadillas y problemas para dormir.
  • Sentirse muy mal cuando algo recuerda la situación.
  • Falta de emociones positivas.
  • Sentir miedo o tristeza en forma continua y de manera intensa.
  • Irritabilidad y ataques de rabia.
  • Buscar en forma constante posibles amenazas; asustarse fácilmente.
  • Mostrarse indefenso, con desesperanza o retraimiento.
  • Negar que sucedió la situación o no mostrar sentimientos.
  • Evitar lugares o personas asociados a la situación.

Ejemplos de situaciones que podrían causar trastorno por estrés postraumático incluyen las siguientes:

  • Maltrato físico, sexual o emocional.
  • Ser víctima o testigo de violencia o de un delito.
  • Enfermedad grave o muerte de un familiar o amigo cercano.
  • Desastres naturales o provocados por los seres humanos.
  • Accidentes automovilísticos graves.

Tratamiento para el trastorno por estrés postraumático

El primer paso del tratamiento es hablar con un proveedor de atención médica para hacer una evaluación. Para que se haga el diagnóstico de trastorno por estrés postraumático, un acontecimiento específico debe haber desencadenado los síntomas. Debido a que la situación fue angustiante, es posible que los niños no deseen hablar acerca del acontecimiento, por lo que se podría necesitar a un proveedor de atención médica altamente capacitado para hablar con los niños y sus familias. Una vez que se hace el diagnóstico, el primer paso es hacer que el niño se sienta seguro mediante el apoyo de sus padres, amigos y la escuela y, en la medida de lo posible, al disminuir la probabilidad de que ocurra otra situación traumática. La sicoterapia —en la que el niño pueda hablar, dibujar, jugar o escribir acerca del acontecimiento estresante— puede hacerse con el niño en forma individual, con la familia o en un grupo. La terapia del comportamiento, en particular la terapia cognitivo-conductual, ayuda a los niños a aprender a cambiar los pensamientos y los sentimientos por medio de un cambio del comportamiento en primer lugar a fin de reducir el miedo o la preocupación. Puede que también se usen medicamentos para disminuir los síntomas.

Busque ayuda para encontrar tratamiento

Buscador de siquiatras para niños y adolescentesExternal, una herramienta de búsqueda de la Academia Estadounidense de Siquiatría Infantil y de Adolescentes (AACAP).