Cómo ayudar a su hijo a sobrellevar un desastre

Adultos y niños de la mano

Los desastres son eventos estresantes que pueden causar daños significativos a las comunidades y a las familias. Puede que los niños presenten síntomas de ansiedad, depresión y trastorno por estrés postraumático después de un desastre. La salud mental juega un papel importante en la salud física, el desempeño escolar, el comportamiento y la calidad de vida a largo plazo. Por lo tanto, es importante mantener a los niños física y mentalmente seguros durante y después de un desastre.

¿Por qué los niños corren el riesgo de tener problemas de salud mental después de un desastre?

El estrés emocional causado por un desastre puede afectar más a los niños porque…

  • entienden menos la situación,
  • se sienten menos capaces de controlar los eventos,
  • tienen menos experiencia manejando situaciones estresantes; y
  • es posible que no puedan comunicar sus sentimientos, como el temor o la ansiedad.

Además, los niños que previamente han experimentado un trauma o tienen un trastorno mental, emocional, del comportamiento o del desarrollo prexistente, pueden ser especialmente vulnerables antes de que ocurra un desastre. Por ejemplo, los niños con autismo —al igual que los bebés y los niños pequeños—, pueden tener dificultad para comunicar sus pensamientos y sentimientos. Los padres y los cuidadores pueden tomar medidas para ayudar a los niños a sobrellevar los eventos traumáticos.

¿Cómo pueden los padres y cuidadores ayudar a los niños a sobrellevar un desastre?

Antes:
  • Tenga un plan para reunirse con los miembros de la familia ya que los niños pueden quedar separados de sus cuidadores durante una emergencia. Si los miembros de la familia no pueden regresar a su casa, tener un sitio alternativo de reunión, como un centro comunitario, puede ayudarlos a reunirse después de un desastre.
  • Obtenga información del director de la escuela o los funcionarios encargados de la seguridad acerca de los simulacros de seguridad que se lleven a cabo en la escuela o la guardería del niño. Debido a que los simulacros varían entre los estados, también puede consultar la página web del departamento de educaciónexternal icon de su estado.

Los CDC han creado el libro Listo Calixto pdf icon[1.64 MB / 20 páginas] para ayudar a su niño a sobrellevar un desastre después de que ocurra.

Afrontar después de un desastre
Después:
  • Responda las preguntas del niño sinceramente y en una forma en que lo pueda entender. Usted también puede corregir la información errónea que tengan del evento.
  • Dele ejemplo al niño al controlar el estrés y retomar su rutina normal, y animarlo a que haga lo mismo. Proseguir con su rutina cotidiana normal, como sentarse a comer en familia o regresar a la escuela y al trabajo, puede ayudar a reducir el estrés.
  • Dele al niño oportunidades para hablar sobre lo que le pasó, o lo que piensa al respecto. Anímelo a que diga lo que le preocupa y haga preguntas.
  • Permita que el niño esté con usted o con otro adulto de confianza que pueda ayudarlo a sentirse seguro y tranquilo, y que le dé esperanzas.
  • Limite la exposición a la cobertura de los medios de comunicación sobre el desastre y sus consecuencias. Los niños que hayan estado directamente expuestos a un desastre pueden volver a sentirse mal si ven o escuchan algo que les recuerde lo que pasó.
  • Trabaje con los maestros y otros adultos, que ven al niño en diferentes situaciones, para compartir información sobre cómo está sobrellevando la situación.

¿Cuándo deberían los padres y cuidadores buscar la ayuda de un professional?

Young girl testing woth blocks

Inmediatamente después de un desastre, es posible que los niños y los adolescentes tengan estas reacciones comunes emocionales y de comportamiento:

  • Edades de 1 a 5 años: desobediencia, miedo de estar separados del cuidador y dificultad para dormir.
  • Edades de 6 a 10 años: desobediencia, miedo de regresar a la escuela y dificultad para concentrarse en las tareas.
  • Edades de 11 a 18 años: comportamiento rebelde, antisocial y depression.

Las reacciones emocionales de un niño después de un desastre pueden variar. Considere hablar con el profesional de atención médica del niño en las siguientes situaciones:

  • el niño sigue muy afectado (ansioso, temeroso, triste, enojado) durante más de 2 a 4 semanas después del desastre,
  • los problemas del niño empeoran en lugar de mejorarse con el tiempo; o
  • las reacciones del niño afectan sus deberes escolares o las relaciones con los amigos o familiares por un periodo prolongado.

Ayudar a un niño a sobrellevar un desastre puede ser un desafío para los padres. Cada vez que sienta que es necesario, busque la ayuda y el apoyo de un profesional para usted y su hijo. El localizador de servicios de salud mental de La Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en inglés) puede ayudarlo a encontrar apoyo con una llamada al 1-800-789-2647 o en línea en http://store.samhsa.gov/mhlocatorexternal icon.

Recursos adicionales:

¿En qué se diferencian los niños de los adultos?

La salud mental de los niños

Cómo ayudar a los niños a sobrellevar la situación durante y después de un huracán (en inglés) pdf icon[822 KB / 2 páginas]

Cómo ayudar a los niños y adolescentes a sobrellevar la violencia y los desastres:external icon Lo que los padres pueden hacerexternal icon (versión en españolexternal icon)

Academia Estadounidense de Pediatríaexternal icon

Cómo ayudar a los niños a enfrentar situaciones difícilesexternal icon

La Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil external icon

Referencias científicas:

  1. Cain SD, Plummer CA, Fisher RM, Bankston TQ. Weathering the Storm: Persistent Effects and Psychological First Aid with Children Displaced by Hurricane Katrina. J Child Adolesc Trauma. 2010;3:330-343.
  2. Abramson DM, Redlener IE, Stehling-Ariza T, Sury B, Banister AN, Park YS (2010). Impact on Children and Families of the Deepwater Horizon Oil Spill: Preliminary Findings of the Coastal Population Impact Study (https://academiccommons.columbia.edu/catalog/ac:128195external icon)
  3. Abramson D, Stehling-Ariza T, Garfield R, Redlener I. Prevalence and Predictors of Mental Health Distress Post-Katrina: Findings from the Gulf Coast Child and Family Health Study. Disaster Med Public Health Prep. 2008;2:77-86.
  4. Furr JM, Comer JS, Edmunds JM, Kendall PC. Disasters and Youth: A Meta-Analytic Examination of Posttraumatic Stress. J Consult Clin Psychol. 2010;78:765-780.
  5. Ghandour RM, Sherman LJ, Vladutiu CJ, Ali MM, Lynch SE, Bitsko RH, et al. Prevalence and Treatment of Depression, Anxiety, and Conduct Problems in US Children. J Pediatr. 2019;206:256-267.
  6. Hafstad GS, Haavind H, Jensen TK. Parenting After a Natural Disaster: A Qualitative Study of Norwegian Families Surviving the 2004 Tsunami in Southeast Asia. J Child Fam Stud. 2012;21:293-302.
  7. Marsee MA. Reactive Aggression and Posttraumatic Stress in Adolescents Affected by Hurricane Katrina. J Clin Child Adolesc Psychol. 2008;37:519-529.
  8. NCCD. 2010 Report to the President and Congress: (https://archive.ahrq.gov/prep/nccdreport/nccdreport.pdf pdf icon[1.15 MB / 192 páginas]external icon)
  9. Pfefferbaum B, Jacobs AK, Houston JB, Griffin N. Children’s Disaster Reactions: The Influence of Family and Social Factors. Curr Psychiatry Rep. 2015;17:57.
  10. Powell T, Thomspon SJ (2014). Enhancing Coping and Supporting Protective Factors After a Disaster: Findings From a Quasi-Experimental Study. (https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1049731514559422external icon)
  11. Schonfeld DJ, Demaria T, Disaster Preparedness Advisory Council and Committee on Psychosocial Aspects of Child and Family Health. Providing Psychosocial Support to Children and Families in the Aftermath of Disasters and Crises. Pediatrics. 2015;136:e1120-e1130.
  12. Vasterman P, Yzermans CJ, Dirkzwager AJ. The Role of the Media and Media Hypes in the Aftermath of Disasters. Epidemiol Rev. 2005;27:107-114.