El consumo de alcohol y su salud

captura de pantalla de la hoja informativa: El consumo de alcohol y su salud

Descargue una version en PDF de esta hoja informativa en español pdf icon[PDF – 1.5MB] o en inglés pdf icon[PDF – 1.1MB]

Beber alcohol en exceso puede ser perjudicial para su salud. En los Estados Unidos, el consumo excesivo de alcohol ocasionó aproximadamente 93 000 muertes y representó 2.7 millones de años de vida potencial perdidos (AVPP) anualmente desde el 2011 al 2015, y acortó en un promedio de 29 años la vida de los que fallecieron.1 Adicionalmente, el consumo de alcohol en exceso fue responsable de 1 de cada 10 muertes de adultos en edad laboral de entre 20 y 64 años.2 El costo económico del consumo excesivo de alcohol en el 2010 se estimó en USD $249 000 millones o USD $2.05 dólares por bebida.3

¿Qué es un “trago”?

En los Estados Unidos, un trago estándar contiene 0.6 onzas (14.0 gramos o 1.2 cucharadas) de alcohol puro. Por lo general, esta cantidad de alcohol puro se encuentra en lo siguiente:

  • 12 onzas de cerveza (con 5 % de contenido de alcohol).
  • 8 onzas de licor de malta (con 7 % de contenido de alcohol).
  • 5 onzas de vino (con 12 % de contenido de alcohol).
  • 1.5 onzas de licor destilado de 80 grados (con 40 % de contenido de alcohol) (p. ej., ginebra, ron, vodka o whisky).4

¿Qué es beber en exceso?

Beber en exceso incluye los atracones de alcohol, beber demasiado y cualquier consumo de alcohol por parte de mujeres embarazadas o personas menores de 21 años.

  • El atracón de alcohol, la forma más común de consumo de alcohol en exceso, se define como beber lo siguiente:
    • En las mujeres, 4 o más tragos en una sola ocasión.
    • En los hombres, 5 o más tragos en una sola ocasión.
  • Beber demasiado alcohol se define como consumir lo siguiente:
    • En las mujeres, 8 o más tragos a la semana.
    • En los hombres, 15 o más tragos a la semana.

La mayoría de las personas que consumen alcohol en exceso no son alcohólicas ni tienen dependencia al alcohol.5

¿Qué es beber con moderación?

Las Guías alimentarias para los estadounidenses definen beber con moderación como el consumo de no más de 1 trago al día en las mujeres y no más de 2 tragos al día en los hombres.Además, las Guías alimentarias no recomiendan que personas que no beben alcohol comiencen a beber por cualquier razón.4

Sin embargo, algunas personas no deberían consumir ninguna cantidad de alcohol, como las siguientes:

  • Las personas menores de 21 años.
  • Las mujeres embarazadas o que podrían estar embarazadas.
  • Las personas que están manejando, planeando manejar o participando en otras actividades que requieran destreza, coordinación y estar alerta.
  • Las personas que están tomado medicamentos recetados o sin receta médica que pueden causar reacciones adversas si se mezclan con el alcohol.
  • Las personas que sufren afecciones que pueden empeorar si se consume alcohol.
  • Las personas que se están recuperando del alcoholismo o que no pueden controlar la cantidad que beben.

Si sigue la información de las Guías alimentarias para los estadounidenses, usted puede reducir el riesgo de sufrir daños o de lastimar a otras personas.4

Riesgos para la salud a corto plazo

El consumo excesivo de alcohol tiene efectos inmediatos que aumentan el riesgo de muchas consecuencias dañinas para la salud. Las cuales son en su mayoría el resultado de los atracones de alcohol e incluyen las siguientes:

  • Lesiones, como por choques de vehículos automotores, caídas, ahogamientos y quemaduras.6, 7
  • Violencia, como homicidios, suicidios, agresión sexual y violencia doméstica con parejas sexuales.6-10
  • Intoxicación por alcohol, una emergencia médica que es ocasionada por niveles altos de alcohol en la sangre.11
  • Comportamientos sexuales riesgosos, como tener relaciones sexuales sin protección o con múltiples parejas. Estos comportamientos pueden ocasionar embarazos no planeados o enfermedades de transmisión sexual, como el VIH.12, 13
  • Abortos espontáneos y muerte fetal o trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) en las mujeres embarazadas y los bebés.6, 12, 14, 15

Riesgos para la salud a largo plazo

Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol puede causar enfermedades crónicas y otros serios problemas como los siguientes:

  • Alta presión arterial, enfermedad cardiaca, accidentes cerebrovasculares, enfermedad del hígado y problemas digestivos.6, 16
  • Cáncer de mama, boca, garganta, esófago, hígado y colon.6, 17
  • Problemas de aprendizaje y memoria, como demencia y bajo rendimiento escolar.6, 18
  • Problemas de salud mental, como depresión y ansiedad.6, 19
  • Problemas sociales, como pérdida de productividad, problemas familiares y desempleo.6, 20, 21
  • Dependencia al alcohol o alcoholismo.5

Al no consumir demasiado alcohol, usted puede reducir estos riesgos para la salud a corto y largo plazo.

Referencias (en inglés)

  1. Esser MB, Sherk A, Liu Y, Naimi TS, Stockwell TR, Stahre M, Kanny D, Landen M, Saitz R, Brewer, RD. Deaths and years of potential life lost due to excessive alcohol use — United States, 2011–2015MMWR 2020;69:981–987.
  2. Stahre M, Roeber J, Kanny D, Brewer RD, Zhang X. Contribution of excessive alcohol consumption to deaths and years of potential life lost in the United States. Prev Chronic Dis 2014;11:130293.
  3. Sacks JJ, Gonzales KR, Bouchery EE, Tomedi LE, Brewer RD. 2010 National and State Costs of Excessive Alcohol Consumptionexternal icon. Am J Prev Med 2015; 49(5):e73–e79.
  4. U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture. 2015 – 2020 Dietary Guidelines for Americansexternal icon. 8th Edition, Washington, DC; 2015.
  5. Esser MB, Hedden SL, Kanny D, Brewer RD, Gfroerer JC, Naimi TS. Prevalence of Alcohol Dependence Among US Adult Drinkers, 2009–2011. Prev Chronic Dis 2014;11:140329.
  6. World Health Organization. Global status report on alcohol and health—2014external iconexternal icon. Geneva, Switzerland: World Health Organization; 2014.
  7. Smith GS, Branas CC, Miller TR. Fatal nontraffic injuries involving alcohol: a metaanalysisexternal iconexternal iconAnn of Emer Med 1999;33(6):659–668.
  8. Greenfield LA. Alcohol and Crime: An Analysis of National Data on the Prevalence of Alcohol Involvement in Crime pdf iconexternal iconpdf iconexternal icon [PDF – 229 KB]. Report prepared for the Assistant Attorney General’s National Symposium on Alcohol Abuse and Crime. Washington, DC: U.S. Department of Justice, 1998.
  9. Mohler-Kuo M, Dowdall GW, Koss M, Wechsler H. Correlates of rape while intoxicated in a national sample of college womenexternal iconexternal iconJournal of Studies on Alcohol 2004;65(1):37–45.
  10. Abbey A. Alcohol-related sexual assault: A common problem among college studentsexternal iconexternal iconJ Stud Alcohol Suppl 2002;14:118–128.
  11. Kanny D, Brewer RD, Mesnick JB, Paulozzi LJ, Naimi TS, Lu H. Vital Signs: Alcohol Poisoning Deaths — United States, 2010–2012MMWR 2015;63:1238-1242.
  12. Naimi TS, Lipscomb LE, Brewer RD, Colley BG. Binge drinking in the preconception period and the risk of unintended pregnancy: Implications for women and their childrenexternal iconexternal iconPediatrics 2003;11(5):1136–1141.
  13. Wechsler H, Davenport A, Dowdall G, Moeykens B, Castillo S. Health and behavioral consequences of binge drinking in collegeexternal iconexternal iconJAMA 1994;272(21):1672–1677.
  14. Kesmodel U, Wisborg K, Olsen SF, Henriksen TB, Sechler NJ. Moderate alcohol intake in pregnancy and the risk of spontaneous abortionexternal iconexternal iconAlcohol & Alcoholism 2002;37(1):87–92.
  15. American Academy of Pediatrics, Committee on Substance Abuse and Committee on Children with Disabilities. 2000. Fetal alcohol syndrome and alcohol-related neurodevelopmental disordersexternal iconexternal iconPediatrics 2000;106:358–361.
  16. Rehm J, Baliunas D, Borges GL, Graham K, Irving H, Kehoe T, et al. The relation between different dimensions of alcohol consumption and burden of disease: an overviewexternal iconexternal icon. Addiction. 2010;105(5):817-43.
  17. International Agency for Research on Cancer. Personal Habits and Indoor Combustions: A Review of Human Carcinogens, Volume 100E 2012. Available from: http://monographs.iarc.fr/ENG/Monographs/vol100E/index.phpexternal iconexternal icon.
  18. Miller JW, Naimi TS, Brewer RD, Jones SE. Binge drinking and associated health risk behaviors among high school studentsexternal iconexternal icon. Pediatrics. 2007;119(1):76-85.
  19. Castaneda R, Sussman N, Westreich L, Levy R, O’Malley M. A review of the effects of moderate alcohol intake on the treatment of anxiety and mood disordersexternal iconexternal iconJ Clin Psychiatry 1996;57(5):207–212.
  20. Booth BM, Feng W. The impact of drinking and drinking consequences on short-term employment outcomes in at-risk drinkers in six southern statesexternal iconexternal iconJ Behavioral Health Services and Research 2002;29(2):157–166.
  21. Leonard KE, Rothbard JC. Alcohol and the marriage effectexternal iconexternal iconJ Stud Alcohol Suppl 1999;13:139–146.