Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

El manejo de la diabetes en el plan escolar

Un estudiante adolescente en un salón de clasesChao, verano. Hola, tareas. ¿Y saben una cosa? La primera tarea no es para los niños. Padres, hagan un plan para asegurarse de que estén cubiertas todas las bases para el cuidado de la diabetes de su hijo en la escuela.

El regreso a la rutina escolar requiere un poco más de preparación para los niños con diabetes, pero los resultados serán cada vez mejores a medida que pasen las semanas y los meses. Y como los niños pasan casi la mitad de las horas que están despiertos en la escuela, es verdaderamente importante contar con una atención fiable de la diabetes en la escuela.

Algunos estudiantes de más edad se sentirán cómodos haciéndose las pruebas de azúcar en la sangre, inyectándose insulina y ajustando los niveles si utilizan una bomba de insulina. Los estudiantes de menos edad y aquellos que acaban de enterarse de que tienen diabetes necesitarán que los ayuden con el cuidado diario de esta afección.

En un mundo perfecto, todos los maestros y el resto del personal escolar entenderían cómo manejar la diabetes y podrían ayudar a su hijo si fuera necesario. Pero aquí, en el mundo real, es necesario que usted le dé información a la escuela y trabaje con el personal para mantener a su hijo o hija sano(a) y salvo(a), independientemente de lo que les depare el día en la escuela.

Dígalo por escrito

Ningún niño maneja su diabetes de la misma manera que otro. Antes de que comience el año escolar, reúnase con el equipo de atención médica de su hijo para crear un plan para el manejo médico de la diabetes* (DMMP, por sus siglas en inglés) personalizado. Luego visite la escuela y revise el DMMP con el director, la secretaria de la escuela, la enfermera, el gerente de los servicios de alimentación, los maestros y cualquier otro miembro del personal que tenga alguna responsabilidad en relación con su hijo o hija durante la jornada y las actividades extracurriculares.

El DMMP explica todo acerca del manejo de la diabetes y su tratamiento e incluye lo siguiente:

  • El rango deseado de azúcar en la sangre y si su hijo necesita que lo ayuden a controlar su nivel de azúcar en la sangre.
  • Los síntomas de hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre) específicos de su hijo (vea la lista en esta página) y cómo tratar la hipoglucemia.
  • La insulina u otro medicamento utilizado.
  • Planes de comidas y refrigerios, incluidas las comidas en eventos especiales.
  • Cómo manejar la actividad física y los deportes.

El DMMP se adapta a las necesidades y la rutina diarias de su hijo. Asegúrese de actualizarlo todos los años o más a menudo si cambia el tratamiento.

Sería recomendable que trabajara con la escuela para establecer un plan 504* que explique qué hará la escuela para asegurar que su hijo o hija esté bien y tenga las mismas oportunidades de educación que los otros estudiantes. El plan 504 indica claramente cuáles son las responsabilidades de la escuela y ayuda a evitar los malentendidos. Cada año escolar debe establecerse un nuevo plan.

Un equipo de baloncesto femenino que está feliz

Excursiones, deportes, eventos. ¡Los niños con diabetes pueden hacer de TODO!

Formación del equipo

Únase al personal de la escuela para asegurarse de que estén cubiertas todas las bases para tener un año escolar seguro y exitoso.

La enfermera de la escuela es por lo general el principal miembro del personal escolar a cargo del cuidado de la diabetes de su hijo, pero quizás no esté siempre disponible cuando se la necesite. Debe capacitarse* en la atención de la diabetes a uno o más empleados de la escuela, quienes deben permanecer allí todo el tiempo durante la jornada escolar, incluidas las horas de actividades extracurriculares. El plan 504* explica cómo funciona esto.

Asegúrese de visitar el salón o los salones de clase. Puede que algunos maestros hayan tenido estudiantes con diabetes en su clase anteriormente; sin embargo, siempre hay cosas nuevas que aprender debido a que cada alumno es único, así como lo es cada maestro.

Este es el momento ideal para hablar de las reglas en el salón de clase. ¿Se les permite a los estudiantes salir del salón sin pedir permiso? ¿Deben levantar la mano? Mientras más entiendan su hijo y el maestro las necesidades de cada quien, menos extrañas y perturbadoras serán las actividades de autocuidado de la diabetes. Sería aconsejable que preguntara si el maestro puede hablarle a la clase sobre la diabetes (qué es y qué no es, qué ocurre y qué debe hacerse todos los días) sin mencionar que su hijo tiene diabetes.

Además, hágale saber al maestro cuáles son las señales específicas en las que tiene que fijarse si el nivel de azúcar en la sangre de su hijo o hija está muy bajo. ¿Se pone el niño irritable o nervioso? ¿Le da hambre o se marea? Puede que el maestro note las señales antes que el niño y pueda indicarle que debe comer un refrigerio adecuado o buscar ayuda.

Póngase en contacto con los servicios de alimentación (el personal del comedor de la escuela) para obtener los menús y la información nutricional a fin de ayudar a su hijo a planificar el uso de la insulina. Algunos estudiantes se llevan el almuerzo de la casa porque así es más fácil cumplir con su plan de comidas.

Los niños con diabetes necesitan mantenerse físicamente activos al igual que los otros niños. De hecho, la actividad física puede ayudarlos a usar menos insulina porque baja el nivel de azúcar en la sangre. Hable con el instructor de educación física acerca de lo que su hijo necesita para participar plenamente y de manera segura.

Y a medida que vaya avanzando el año escolar, familiarícese con el horario de la escuela, incluidas las actividades extracurriculares. Querrá saber dónde y cuándo encontrar a su hijo si fuera necesario. Algunos padres utilizan una aplicación gratuita en el teléfono inteligente, que los ayuda a mantenerse informados y en contacto con su hijo.

Prepare una caja "hipo"

Para los casos en que se presente hipoglucemia, mantenga una caja de suministros en la oficina de la escuela o en la enfermería (y otra en el salón de clase si es posible). Identifíquela con el nombre de su hijo ¡y recuerde mantenerla abastecida!

  • Glucagón
  • Tiras de prueba
  • Lancetas
  • Monitor de azúcar en la sangre
  • Comprimidos de glucosa
  • Cajas de jugo
  • Galletas saladas

El primer día y después de él

  • Prepare una lista de verificación que usted o su hijo puedan utilizar todos los días para asegurarse de que se hayan empacado en la mochila todos los suministros que el niño necesite:
    • Medidor de azúcar en la sangre con baterías adicionales, tiras de prueba de la diabetes, lancetas.
    • Suministros para análisis de cuerpos cetónicos.
    • Insulina y jeringas o plumas para administrar la insulina (inclúyalas aun cuando se utilice una bomba de insulina).
    • Toallitas antisépticas.
    • Agua.
    • Comprimidos de glucosa o carbohidratos de acción rápida como jugos de fruta o caramelos (aproximadamente de 10 a 15 gramos) para elevar rápidamente los niveles de azúcar en la sangre.
  • Prepare una caja de "hipo" (vea la barra lateral) con el nombre de su hijo para que el personal de la oficina de la escuela sepa qué hacer en caso de hipoglucemia.

También asegúrese de que su hijo:

  • Use una cadena o un brazalete con la identificación médica, todos los días. Existen muchas opciones.
  • Se haga las pruebas de azúcar en la sangre según el horario establecido; los estudiantes de más edad pueden poner una alarma en su teléfono celular.
  • Sepa cuándo y adónde ir a hacerse una prueba de azúcar en la sangre si necesitara ayuda.
  • Sepa a quién pedirle ayuda en caso de hipoglucemia.

Importante: El tratamiento de la hipoglucemia

La hipoglucemia puede presentarse rápidamente y requiere tratamiento inmediato. A menudo es causada por demasiada insulina, por esperar demasiado antes de una comida o una merienda, por no comer lo suficiente o por hacer actividad física extra. Los síntomas de la hipoglucemia varían; por lo tanto, el personal de la escuela debe estar familiarizado con los síntomas específicos en su hijo (vea el DMMP), los cuales pueden incluir:

  • Temblores
  • Nerviosismo o ansiedad
  • Sudoración, escalofríos o sensación de humedad pegajosa y fría
  • Irritabilidad o impaciencia
  • Mareos y dificultad para concentrarse
  • Hambre o náuseas
  • Visión borrosa
  • Debilidad o fatiga
  • Rabia, terquedad o tristeza

Si su hijo tiene hipoglucemia varias veces por semana, visite a su proveedor de atención médica para determinar si es necesario ajustar su tratamiento.

Información básica para estar bien

  • Asegúrese de que su hijo haya recibido todas las vacunas recomendadas, incluida la vacuna contra la influenza (gripe). Los niños con diabetes pueden enfermarse más gravemente y por más tiempo a causa de la influenza. El estar enfermo puede hacer que el control del azúcar en la sangre sea más difícil.
  • El lavado de manos frecuente, especialmente antes de comer y después de ir al baño, es una de las mejores maneras de evitar enfermarse y contagiar los microbios a otras personas.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

  • Esta página fue revisada el: 05 de septiembre de 2016
  • Esta página fue modificada el: 05 de septiembre de 2016
  • Fuente del contenido:
  • Página administrada por: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
Arriba