Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal
noviembre de 1999
DHHS (NIOSH) publicación N.º 2000-108

Prevención de lesiones por pinchazos (piquetes de aguja) en entornos clínicos

¿Cómo ocurren las lesiones por piquete?

Contenido

Dispositivos asociados a las lesiones por piquetes

Los trabajadores sanitarios utilizan muchos tipos de agujas y otros dispositivos filosos al proporcionar atención a los pacientes. Sin embargo, los datos de los hospitales que participan en el sistema nacional de vigilancia de los CDC para los trabajadores sanitarios en hospitales (NaSH) y los hospitales incluidos en la base de datos de investigación EPINet muestran que sólo algunas agujas y otros dispositivos filosos están vinculados con la mayor parte de las lesiones [International Health Care Worker Safety Center 1997; EPINet 1999; datos no publicados de los CDC 1999]. De casi 5.000 heridas percutáneas reportadas por los hospitales que participaron en el NaSH entre junio de 1995 y julio de 1999, 62% estuvieron vinculadas con agujas huecas—fundamentalmente agujas hipodérmicas unidas a jeringas desechables (29%) y agujas de alas de acero (tipo mariposa) (13%). La figura 1 muestra la proporción en la que estos dispositivos filosos y otros han contribuido al problema de las heridas percutáneas en los hospitales NaSH. Los datos de los hospitales que participan en EPINet muestran una distribución similar de las lesiones por tipo de instrumento [EPINet 1999].


Actividades asociadas a las lesiones por pinchazos

Cuando se expone una aguja u otro instrumento filoso, pueden ocurrir lesiones. Los datos del NaSH muestran que aproximadamente un 38% de las lesiones percutáneas ocurren durante el uso y un 42% después del uso y antes de desechar el dispositivo. Las causas de las lesiones percutáneas producidas por agujas huecas se muestran en la Figura 2.

Las circunstancias que contribuyen a una lesión por piquete dependen en parte del tipo de dispositivo utilizado y de su diseño. Por ejemplo, los dispositivos con agujas que deben ser desarmados o manipulados después de su uso (por ejemplo, jeringas con cartuchos cargados previamente y equipos compuestos por agujas de flebotomía y tubos de vacío) representan claramente un peligro y han sido vinculados con tasas de lesiones más elevadas [Jagger et al. 1988]. Además, las agujas conectadas a un tubo flexible de cierta longitud (por ejemplo las agujas de alas de acero y las agujas conectadas a tubos intravenosos) son a veces difíciles de colocar en un envase para eliminación de instrumentos filosos y por ello representan otro peligro de lesión. Las lesiones vinculadas a agujas conectadas a tubos intravenosos pueden ocurrir cuando un trabajador sanitario inserta o retira una aguja de un puerto intravenoso o trata de neutralizar temporalmente el peligro de piquete al insertar la aguja en una cámara de goteo, puerto o bolsa intravenosa o incluso en la cama.

Además de los riesgos relacionados con las características del dispositivo, las lesiones por pinchazos han sido vinculadas con algunas prácticas de trabajo tales como:

  • volver a tapar agujas,
  • transferir un fluido corporal de un recipiente a otro, y
  • no eliminar debidamente las agujas usadas en recipientes de eliminación a prueba de pinchazos.

Los estudios anteriores de lesiones por piquetes han mostrado que de un 10% a un 25% de las mismas ocurrieron cuando se volvió a tapar una aguja usada [Ruben et al. 1983; Krasinski et al. 1987; McCormick y Maki 1981; McCormick et al. 1991; Yassi y McGill 1991]. Aunque hace algún tiempo que se trata de desalentar las prácticas de tapado a mano y la actividad está prohibida de acuerdo a los estándares de patógenos contenidos en la sangre de la OSHA [29 CFR 1910.1030] a menos que no exista alternativa alguna, 5% de las lesiones por piquetes en los hospitales NaSH siguen vinculadas a esta práctica (Figura 2). Las lesiones pueden ocurrir cuando un trabajador sanitario trata de transferir sangre u otros fluidos corporales de una jeringa a un recipiente para muestras (como un tubo de vacío) y no acierta a insertar la aguja correctamente. Del mismo modo, pueden producirse lesiones por piquetes si se dejan las agujas u otros instrumentos filosos usados en el lugar de trabajo o se eliminan en un recipiente que no sea a prueba de piquetes.

Figura 1
Figura 1. H. Agujas huecas y otros dispositivos vinculados a las lesiones percutáneas en hospitales NaSH, por porcentaje del total de lesiones percutáneas (n=4,951), Junio 1995—Julio 1999. (Fuente: CDC [1999].)

Figura 2
Figura 2. Causas de lesiones percutáneas con agujas huecas en hospitales NaSH, por porcentaje del total de lesiones percutáneas (n=3,057), Junio 1995—Julio 1999.

 

 

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z