Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal
noviembre de 1999
DHHS (NIOSH) publicación N.º 2000-108

Prevención de lesiones por pinchazos (piquetes de aguja) en entornos clínicos

Informes de caso

Contenido

Los siguientes reportes de caso describen brevemente las experiencias de cinco trabajadores sanitarios que contrajeron infecciones graves luego de exposición ocupacional a patógenos contenidos en la sangre. Sus casos son un ejemplo de algunas de las condiciones peligrosas prevenibles así como de las prácticas que pueden contribuir a las lesiones por pinchazo.


Caso 1

Un paciente de SIDA hospitalizado sufrió una crisis y trató de sacarse los catéteres intravenosos del brazo. Varios miembros del personal del hospital trataron de sujetar al paciente. Durante el forcejeo, se tiró de una manguera de goteo intravenoso y quedó expuesta la aguja que se inserta en la vía de acceso del catéter intravenoso. Una enfermera presente tomó la aguja conectora al final de la manguera y estaba tratando de volver a introducirla en el puerto cuando el paciente le pateó el brazo, haciendo que la aguja se clavara en la mano de otra enfermera. El mismo día se practicó una prueba de detección de VIH a la enfermera que sufrió la lesión y el resultado fue negativo, pero la prueba dio resultado positivo algunos meses después [American Health Consultants 1992a].


Caso 2

Una doctora estaba extrayendo sangre de un paciente en una sala de examen de una clínica de VIH. Debido a que en la sala no había ningún recipiente de eliminación de instrumentos filosos, ella volvió tapar la jeringa utilizando la técnica de una sola mano. Cuando la doctora estaba clasificando materiales de desecho de los laboratorios, la tapa se salió de la aguja de flebotomía y posteriormente se clavó en el dedo índice de la mano derecha. El resultado de la prueba de VIH fue negativo. Inmediatamente la doctora empezó con la profilaxis postexposición con zidovudina pero la interrumpió después de diez días debido a los efectos adversos negativos. Aproximadamente dos semanas después del piquete, la doctora presentó síntomas similares a la gripe característicos de la infección con VIH. Se determinó que era seropositiva para el VIH cuando se le practicó una prueba tres meses después de la exposición por piquete [American Health Consultants 1992b].


Caso 3

Después de practicar una flebotomía a un paciente con SIDA, una trabajadora sanitaria sufrió un piquete profundo con la aguja de flebotomía utilizada. La sangre del tubo de extracción también salpicó en el espacio entre la muñeca y el borde de los guantes de la trabajadora sanitaria, contaminando de esta forma la piel de las manos, que estaba agrietada. La trabajadora sanitaria se quitó los guantes y se lavó las manos inmediatamente. Se practicó un examen de VIH y el resultado fue negativo y se rehusó a seguir profilaxis con zidovudina. Debido a que no se sabía si el paciente sufría de infección de VHC y no había evidencia clínica de trastornos hepáticos, no se practicó prueba de exposición al VHC a la trabajadora sanitaria. Ocho meses después del incidente, se hospitalizó a la trabajadora sanitaria con hepatitis aguda. Se determinó que era positiva al VIH nueve meses después del incidente. Dieciséis meses después del incidente, la prueba de anticuerpos al VHC dio resultado positivo y se le diagnosticó infección crónica de VHC. Su condición clínica continuó deteriorándose y falleció 28 meses después de la lesi ón por piquete [Ridzon et al. 1997].


Caso 4

Durante una broncoscopia para determinar la causa de la falta de aliento de un paciente infectado con VHB, un trabajador sanitario sufrió una lesión percutánea con una aguja de calibre 25 al extraer tejido de los fórceps de biopsia. El trabajador no recibió profilaxis posterior a la exposición con inmunoglobulina de hepatitis B o vacuna de la hepatitis B. Aproximadamente 15 semanas después de la lesión por piquete, el trabajador presentó fatiga, malestar e ictericia. Después, se determinó que tenía enzimas anormales en el hígado y dio resultado positivo en la prueba de antígeno de superficie de la hepatitis B, cuadro característico de la infección aguda con hepatitis B. Al paciente al que se practicó la broncoscopia se le diagnosticó neumonía de Pneumocystis carinii y murió 8 meses después de haberle sido diagnosticado sarcoma de Kaposi diseminado e infección oportunista mayor. El trabajador lesionado no presentó complicaciones médicas, y sus enzimas hepáticas y su salud volvieron a la normalidad. Posteriormente dio resultados negativos a la prueba del antígeno de superficie a la hepatitis B y resultados positivos a la prueba del anticuerpo de superficie a la hepatitis B, lo cual indicaba una recuperación de una infección de VHB. En un seguimiento realizado 15 meses después de la lesión por piquete, el trabajador también dio resultados negativos a la prueba de VIH. No se contaba con suero del paciente fallecido para realizar pruebas de anticuerpos [Gerberding et al 1985].


Caso 5

En 1972, una enfermera sufrió una lesión por piquete en el dedo al retirar una aguja hipodérmica del brazo de un paciente. En el momento de la lesión, el paciente tenía hepatitis aguda aparente que no era de tipo A ni B. La enfermera presentó hepatitis seis semanas después de la lesión por piquete. Sus enzimas hepáticas siguieron elevadas durante casi un año. Un examen posterior de las muestras de suero de la enfermera y del paciente mostraron que ambos estaban infectados con VHC. La muestra de suero inicial de la enfermera tomada en 1972 dio resultado negativo a la prueba de anticuerpos de VHC, pero una muestra tomada seis semanas después de la lesión por piquete fue seropositiva. Aunque la enfermera estaba clínicamente sana en el momento del informe, siguió siendo seropositiva al VHC [Seeff 1991].

 

 

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z