Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Vigilar el uso de todos los medicamentos y suplementos

Medicamentos que se venden con o sin receta

Hay muchos medicamentos que se venden con o sin receta que se pueden usar para tratar las dificultades para dormir, los problemas cognitivos, el dolor y otros síntomas del SFC.

Muchos pacientes con SFC son sensibles a los medicamentos, en especial a los sedantes. Los beneficios terapéuticos se pueden lograr a menudo con dosis menores a las estándares, así que los médicos deberían tratar de recetar una fracción de la dosis habitual recomendada para empezar y aumentarla gradualmente, según sea necesario y tolerado. Todos los medicamentos pueden causar efectos secundarios, lo cual puede llevar a nuevos síntomas o empeorar los ya existentes, así que es importante vigilar habitualmente el uso de todos los medicamentos recetados, los que se venden sin receta y los suplementos.

Algunos fármacos actúan en múltiples sistemas del cuerpo y síntomas. Por ejemplo, es posible que los antidepresivos tricíclicos no solo mejoren el estado de ánimo, sino también que ayuden con el sueño y el dolor. Recetar ese tipo de medicamentos permite utilizar una cantidad menor de ellos para tratar múltiples síntomas con efectos secundarios mínimos.

Suplementos alimenticios y herbarios

Las personas con SFC utilizan frecuentemente vitaminas y otros suplementos alimenticios y herbarios. Se han hecho pocos ensayos clínicos con suplementos alimenticios y vitaminas —estos productos no son regulados— y a menudo se desconoce la información acerca de su potencia y sus efectos secundarios. Sin embargo, muchos pacientes con SFC reportan un alivio de los síntomas al usarlos. Por lo tanto, los profesionales de la salud y los pacientes necesitan hablar acerca de los suplementos alimenticios y herbarios para determinar su seguridad, su eficacia y las interacciones negativas que puedan tener con los medicamentos recetados y los tratamientos.

Los suplementos alimenticios no pueden reemplazar una alimentación buena y nutritiva, por lo que se insta a mantener una dieta balanceada. Los pacientes con SFC deberían evitar el consumo de ciertos suplementos porque son peligrosos. Algunas personas con SFC reportan sensibilidad a varios alimentos o sustancias químicas, y estos productos deberían evitarse. Si son sensibles, no deberían usar estos productos potencialmente problemáticos.

Los pacientes deben conversar con sus médicos acerca de todos los tratamientos posibles debido a que muchos de ellos y las supuestas curas para el SFC que se promocionan en Internet no han sido probadas y pueden ser peligrosas.

Ir Arriba