Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

Una pastilla diaria puede prevenir el VIH

Lleguemos a las personas que podrían beneficiarse de la PrEP

Información general

La profilaxis prexposición (PrEP) es un medicamento que se toma a diario, que se puede usar para prevenir contraer el VIH. La PrEP es para las personas que no tienen el VIH y están en muy alto riesgo de contraerlo a través de las relaciones sexuales o el consumo de drogas inyectables. Las personas en alto riesgo a quienes se les debe ofrecer la PrEP incluyen a aproximadamente 1 de cada 4 hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos*, 1 de cada 5 personas que se inyectan drogas y 1 de cada 200 adultos heterosexuales sexualmente activos. Cuando se toma todos los días, la PrEP es segura y muy eficaz para prevenir la infección por el VIH. La PrEP es todavía más eficaz si se combina con otras formas de prevenir las infecciones nuevas por el VIH, como usar condones, recibir tratamiento para el abuso de drogas y, en el caso de las personas que tienen el VIH, recibir tratamiento para reducir la probabilidad de transmitir el virus a otras personas. Muchas de las personas que se pueden beneficiar de la PrEP no la están tomando. Si más proveedores de atención médica saben acerca de la PrEP y la recetan, se podrían prevenir más infecciones por el VIH.

Los proveedores de atención médica pueden:

  • Hacerles la prueba del VIH a sus pacientes como parte habitual de la atención médica. Hablar con todos sus pacientes sobre el riesgo de contraer el VIH y sobre usar en forma continua métodos de prevención, como condones.
  • Seguir las Directrices para la Práctica Clínica del 2014 de hacer las pruebas recomendadas y recetar la PrEP a los pacientes que no tengan el VIH y que se podrían beneficiar de la profilaxis.
  • Dar consejo a los pacientes que pueden beneficiarse de la PrEP sobre cómo tomarla todos los días y ayudarlos a inscribirse en seguros médicos u otros programas para el pago de la PrEP.
  • Programar citas cada tres meses con los pacientes que usen la PrEP para hacer seguimiento, que incluya hacerles la prueba del VIH y renovarles las recetas.

*Esta hoja informativa se refiere a todos los hombres que tienen relaciones con hombres (MSM, por sus siglas en inglés) como hombres homosexuales o bisexuales. Sexualmente activo se refiere a las personas que han tenido relaciones sexuales en el último año.

 Ir arriba

Descargar hoja informativa

Madre con su bebé

La PrEP diaria puede reducir el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en más del 90 %.

La PrEP diaria puede reducir el riesgo de contraer el VIH en más del 70 % en las personas que se inyectan drogas.

1 de cada 3 médicos de atención primaria y enfermeros no saben acerca de la PrEP.

Problema

Muchas personas en riesgo muy alto de contraer la infección por el VIH no reciben la PrEP.

La PrEP es para algunas personas que están en riesgo muy alto de contraer el VIH.
  • 1 de cada 4 adultos homosexuales y bisexuales sexualmente activos sin el VIH que:        
    • tiene una pareja VIH positiva; o
    • tiene múltiples parejas sexuales, una pareja con múltiples parejas o que no sabe si su pareja tiene el VIH, y
      • tiene sexo anal sin condón; o
      • ha tenido recientemente una infección de transmisión sexual (por ejemplo, sífilis).
  • 1 de cada 5 adultos sin el VIH que se inyecta drogas y que:
    • comparte las agujas o los implementos para inyectarse las drogas; o
    • ha ido recientemente a un programa de tratamiento para la drogadicción (específicamente para la adicción a metadona, buprenorfina o suboxone); o
    • está en riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales.
  • 1 de cada 200 adultos heterosexuales sexualmente activos sin el VIH que:
    • tiene una pareja VIH positiva; o
    • tiene múltiples parejas sexuales, una pareja con múltiples parejas o que no sabe si su pareja tiene el VIH, y
      • no siempre usa condones cuando tiene relaciones sexuales con personas que se inyectan drogas; o
      • es mujer que tiene relaciones sexuales con hombres bisexuales y no usan condones.
No hay suficientes proveedores de atención médica que sepan acerca de la PrEP.
40 000

Se diagnostican aproximadamente 40 000 infecciones por el VIH cada año en los Estados Unidos.

  • En el 2015, 34 % de los médicos de atención primaria y enfermeros no habían oído nunca acerca de la PrEP (encuesta del 2015).
  • Todos los proveedores de atención médica que recetan medicamentos pueden proporcionar atención de PrEP, que incluye hacer la prueba del VIH, preguntarles a sus pacientes acerca de sus comportamientos sexuales y de uso de drogas a fin de determinar su riesgo de contraer el VIH, y recetarles la PrEP si es lo indicado.

Gráfico: Creciente uso de la PrEP: Un esfuerzo del estado de Nueva York

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

Lo que se puede hacer

El gobierno federal hace lo siguiente:

  • Aumenta el acceso a la PrEP y otros servicios de prevención y atención médica del VIH, según lo recomendado en la Estrategia Nacional contra el VIH/SIDA para los Estados Unidosexternal icon.
  • Asegura la cobertura de los servicios de prevención recomendados, como las pruebas del VIH, sin compartir costos, en la mayoría de los seguros de salud.
  • Educa sobre la PrEP a los proveedores de atención médica y a las personas en alto riesgo a través de programas de departamentos de salud, campañas de mercadeo social y otros esfuerzos de capacitación y asistencia técnica.
  • Ayuda a vigilar el uso de la PrEP y sus efectos.

Los proveedores de atención médica pueden:

  • Hacerles la prueba del VIH a sus pacientes como parte habitual de la atención médica. Hablar con todos sus pacientes sobre el riesgo de contraer el VIH y sobre usar en forma continua métodos de prevención, como condones.
  • Seguir las Directrices para la Práctica Clínica del 2014 de hacer las pruebas recomendadas y recetar la PrEP a los pacientes que no tengan el VIH y que se podrían beneficiar de la profilaxis.
  • Dar consejo a los pacientes que pueden beneficiarse de la PrEP sobre cómo tomarla todos los días y ayudarlos a inscribirse en seguros médicos u otros programas para el pago de la PrEP.
  • Programar citas cada tres meses con los pacientes que usen la PrEP para hacer seguimiento, que incluya hacerles la prueba del VIH y renovarles las recetas.

Los departamentos de salud locales y estatales, y las organizaciones comunitarias pueden:

  • Aumentar la concientización sobre el uso de la PrEP, capacitar a los proveedores de atención médica, crear políticas y procedimientos que aumenten el acceso a la PrEP.
  • Vigilar el uso de la PrEP entre las personas con mayor riesgo de contraer el VIH.
  • Educar a las personas sobre los comportamientos sexuales y de consumo de drogas riesgosos y las maneras de reducir ese riesgo, como la PrEP, y cómo obtenerla.

Todos pueden:

  • Hacerse la prueba del VIH y saber si están infectados.
  • Informarse sobre cómo se transmite el VIH y cómo se puede prevenir.
  • Hablar con su proveedor de atención médica sobre el riesgo del VIH y las formas de prevenirlo, que incluyen la PrEP, el uso de condones, la abstinencia, el tratamiento para la drogadicción y, en el caso de las personas que tienen el VIH, el tratamiento para el VIH.

Todas las personas que toman la PrEP pueden:

  • Tomarla todos los días para que tenga la mayor oportunidad de ser eficaz.
  • Visitar a su proveedor de atención médica cada 3 meses para hacer seguimiento, que incluya una prueba del VIH y renovar recetas médicas.
  • Tomar otras medidas para reducir aún más el riesgo del VIH y las ETS.

 Ir arriba

Esta página fue revisada el: 24 de noviembre de 2015
Fuente del contenido: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM), traducido por CDC Multilingual Services