Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

El VIH y el consumo de drogas inyectables

Programas de servicios de jeringas para la prevención del VIH

Información general

Compartir agujas, jeringas y otros suministros para inyección pone a las personas que se inyectan drogas (PID) en alto riesgo de contraer el VIH y otras infecciones, incluida la hepatitis. La cifra de diagnósticos anuales de infección por el VIH entre las PID de raza negra e hispanas o latinas se redujo a la mitad entre el 2008 y el 2014, pero solo disminuyó un 28 % entre las PID de raza blanca. Una razón puede ser que menos personas de raza negra e hispanas o latinas comparten agujas y jeringas, mientras que las de raza blanca tienen más probabilidades de hacerlo. Los programas de servicios de jeringas (SSP, por sus siglas en inglés) pueden jugar un papel en la prevención del VIH y otros problemas de salud entre las PID. Estos programas proporcionan acceso a jeringas estériles y también deberían proporcionar servicios integrales, tales como ayuda para dejar el consumo inadecuado de sustancias; pruebas de detección del VIH, la hepatitis B y hepatitis C y vinculación al tratamiento; educación acerca de qué hacer en caso de sobredosis; y otros servicios de prevención. Los departamentos de salud estatales y locales pueden trabajar con sus legisladores y agentes del orden público para hacer los SSP más accesibles para las PID.

Los departamentos de salud locales y estatales pueden:

  • Usar los datos de VIH, hepatitis, consumo de sustancias y sobredosis para determinar dónde se necesitan servicios.
  • Trabajar con agentes del orden público y líderes locales para expandir el acceso a SSP, si la ley permite.
  • Proporcionar pruebas de detección y servicios de prevención del VIH y de la hepatitis para las PID.
  • Garantizar que haya tratamiento para las sobredosis, la infección por el VIH, la hepatitis y el trastorno de consumo de sustancias e informar al personal de emergencias sobre los recursos disponibles.

 Ir arriba

Foto: Mujer que se sienta en las escaleras con la cabeza en su regazo

1 de cada 10 diagnósticos de infección por el VIH es en personas que se inyectan drogas (PID).

Más de la mitad de las PID usó un programa de servicios de jeringas en el 2015.

Solo 1 de cada 4 PID obtuvo todas sus jeringas de fuentes estériles en el 2015.

Problema

Han disminuido los diagnósticos de infección por el VIH entre las PID, pero el progreso ha sido disparejo.

El número de PID que contraen el VIH se ha reducido a la mitad en los EE. UU.
  • El número de diagnósticos anuales de infección por el VIH entre las PID disminuyó un 48 % en general (2008-2014).
  • El número de diagnósticos anuales de infección por el VIH disminuyó aproximadamente un 50 % entre las PID de raza negra y las hispanas o latinas, tanto en las áreas urbanas como en las no urbanas (2008-2014).
  • El número de diagnósticos anuales de infección por el VIH se redujo un 28 % entre las PID de raza blanca en zonas urbanas entre el 2008 y el 2012, pero no disminuyó entre el 2012 y el 2014. Las tendencias entre las personas de raza blanca de áreas no urbanas fueron similares.
Ha habido cambios en cuanto a quienes están comenzando a inyectarse drogas.*
  • En el 2005, los grupos de personas de raza negra y de raza blanca representaron en conjunto un 38 % de las nuevas PID (aquellas que se han estado inyectando por 5 años o menos).
  • En el 2015, las personas de raza negra representaron un 19 % de las nuevas PID y las personas de raza blanca un 54 %.
  • El porcentaje de las nuevas PID hispanas o latinas se mantuvo más o menos igual en aproximadamente el 21 %.
Algunas PID están en mayor riesgo de contraer el VIH por compartir jeringas.*
  • Alrededor del 46 % de las nuevas PID de raza blanca compartían las jeringas, en comparación con el 32 % de las hispanas o latinas y el 28 % de las de raza negra.
  • Las PID de raza blanca comenzaban a inyectarse a menores edades que las de otras razas o grupos étnicos y las personas más jóvenes tendían más a compartir las jeringas.
  • Las tasas de PID que compartían jeringas eran bajas (13 %) entre las que obtenían todas las jeringas de fuentes estériles como los SSP, pero eran altas (41 %) entre las que no las obtenían de esa manera.

*En 22 ciudades con un alto número de casos de infección por el VIH

Infografía: Cambios en cuanto a quienes están comenzando a inyectarse drogas.

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

¿Qué se puede hacer?

El gobierno federal hace lo siguiente:

  • Permite que ciertos programas locales de prevención usen sus fondos federales para SSP (no para comprar agujas, jeringas ni otros suministros para inyección). Para obtener más información, visite http://bit.ly/2eVU8ab.
  • Proporciona apoyo y acceso a servicios de prevención y tratamiento del VIH, la hepatitis y el trastorno de consumo de sustancias, incluido el tratamiento con ayuda de medicamentos y servicios de salud mental.
  • Proporciona directrices a los proveedores de atención médica sobre las prácticas de receta adecuadas para reducir el abuso y las sobredosis de opioides.
  • Monitorea las tendencias nacionales del VIH, la hepatitis y las sobredosis de drogas.

Los departamentos de salud locales y estatales pueden:

  • Usar los datos de VIH, hepatitis, consumo de sustancias y sobredosis para determinar dónde se necesitan servicios.
  • Trabajar con agentes del orden público y líderes locales para expandir el acceso a SSP, si la ley permite.
  • Proporcionar pruebas de detección y servicios de prevención del VIH y de la hepatitis para las PID.
  • Garantizar que haya tratamiento para las sobredosis, la infección por el VIH, la hepatitis y el trastorno de consumo de sustancias e informar al personal de emergencias sobre los recursos disponibles.

Los proveedores de atención médica pueden:

  • Evaluar a sus pacientes para determinar si tienen el trastorno de consumo de sustancias, incluso si consumen de manera inadecuada opioides recetados. Proporcionar  tratamiento con ayuda de medicamentos a las PID o vincularlas para que lo reciban, y si fuera necesario, vincularlas a servicios de salud mental. Usar las directrices de los CDC sobre la receta de opioides, http://bit.ly/1jTLLej.
  • Hacerles pruebas a las PID para detectar el VIH y la hepatitis, y brindarles tratamiento si estuvieran infectadas. Vacunar a los pacientes contra la hepatitis A y B, si es lo apropiado.
  • Recetarles jeringas estériles a las PID o remitirlas a SSP o farmacias que proporcionen jeringas estériles, si la ley permite.
  • Proporcionar o remitir a las PID a consejería de reducción del riesgo de contraer el VIH. Considerar recetar profilaxis prexposición (PrEP) a las PID con riesgo muy alto de contraer el VIH.
  • Prevenir muertes por sobredosis al proporcionarles naloxone a las PID, o remitirlas a farmacias o programas comunitarios que lo suministren, donde la ley lo permita.

Los legisladores, jueces, policías y otros funcionarios de la justicia penal pueden:

  • Abordar las barreras legales y del orden público que evitan o desalientan el uso de los SSP y del tratamiento para el trastorno de consumo de sustancias, incluido el tratamiento con ayuda de medicamentos.
  • Remitir a las PID al tratamiento para el trastorno de consumo de sustancias y a servicios de prevención del VIH y la hepatitis.
  • Apoyar la realización de pruebas de detección, y la provisión de atención médica para el VIH y la hepatitis, así como la vacunación contra la hepatitis en las prisiones y cárceles.

Quienes se inyectan drogas pueden:

  • Obtener ayuda para dejar de inyectarse drogas. SAMHSA.gov o 1-800-662-HELP (4357).
  • Usar solo jeringas nuevas y estériles, desechar las usadas de manera segura y no compartir implementos para la inyección de drogas. Comunicarse con el departamento de salud local o NASEN.org para encontrar un SSP.
  • Hacerse la prueba del VIH y de la hepatitis C por lo menos una vez al año. Vacunarse contra la hepatitis A y B si no están infectadas. Las personas que tienen el VIH o hepatitis deben obtener atención médica y tomarse los medicamentos según lo indicado.

 Ir arriba

  • Esta página fue revisada el: 29 de noviembre de 2016
  • Esta página fue modificada el: 29 de noviembre de 2016
  • Fuente del contenido:
    • Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM), traducido por CDC Multilingual Services
TOP