Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

Hagamos más segura la atención médica

Detengamos la propagación de la resistencia a los antibióticos

Información general

Estamos en un momento crítico: una cantidad creciente de bacterias ya no responde a los medicamentos diseñados para matarlas. La prescripción inadecuada de antibióticos y la falta de medidas de control de infecciones pueden contribuir a la resistencia a los antibióticos y poner a los pacientes en riesgo de diarrea que puede ser mortal (causada por C. difficile). Aunque un establecimiento siga las medidas de control de infecciones recomendadas, las bacterias se pueden propagar en el interior de los centros de atención médica y durante el traslado de pacientes entre ellos cuando son trasportados sin que se sigan las medidas adecuadas para evitar su propagación. La falta de coordinación entre los establecimientos puede poner a los pacientes en un riesgo mayor. Ahora más que nunca es el momento para que las autoridades de salud pública y los centros de atención médica colaboren, compartan experiencias y coordinen las actividades de protección de pacientes que se están haciendo en el estado.

Los directivos y los administradores de los centros de atención médica pueden:

  • Implementar sistemas para alertar a los centros que reciben pacientes sobre los que serán trasladados y tienen bacterias resistentes a los antibióticos.
  • Revisar y mejorar las medidas de control de infecciones en su establecimiento.
  • Obtener el compromiso de los líderes para unirse a actividades de prevención de la resistencia a los antibióticos y de infecciones asociadas a la atención médica (HAI, por sus siglas en inglés) en el área.
  • Establecer vínculos con el departamento de salud pública para compartir datos sobre la resistencia a los antibióticos y otras infecciones asociadas a la atención médica.
  • Asegurarse de que el personal médico tenga acceso oportuno a pruebas de laboratorio precisas para detectar las bacterias resistentes a los antibióticos.

 Ir arriba

Descargar hoja informativa

Ilustración médica de unas bacterias resistentes a los antibióticos, las ERC (enterobacterias resistentes a los carbapenemes)

Las bacterias resistentes a los antibióticos causan más de 2 millones de enfermedades y por lo menos 23 000 muertes al año en los EE. UU.

Hasta un 70 % menos de pacientes se infectarían por las ERC en un periodo de 5 años si los establecimientos se coordinaran para proteger a los pacientes.

La prevención de infecciones y las mejoras en la prescripción de antibióticos podrían salvar 37 000 vidas de las infecciones resistentes a los antibióticos en un periodo de 5 años.

Problema

Las bacterias se propagan entre los pacientes y entre los centros de atención médica.

La resistencia a los antibióticos es una amenaza.
  • Las ERC (enterobacterias resistentes a los carbapenemes), también llamadas bacterias pesadilla, pueden causar infecciones mortales y se han vuelto resistentes a todos o a casi todos los antibióticos que tenemos en la actualidad. Las ERC se propagan entre los centros de atención médica como hospitales y asilos de ancianos si no se toman las medidas apropiadas.
  • Las infecciones por SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina o MRSA, por sus siglas en inglés) causan con frecuencia neumonía y septicemia que pueden ser mortales.
  • La bacteria Pseudomonas aeruginosa puede causar infecciones asociadas a la atención médica, incluidas las del torrente sanguíneo. Se han encontrado cepas resistentes a casi todos los antibióticos en pacientes hospitalizados.
  • Estas bacterias son algunos de los microbios resistentes más mortales que se han identificado como amenazas “urgentes” y “graves”.
Las infecciones por C. difficile se están presentando en tasas históricamente altas.
  • Las bacterias C. difficile (Clostridium difficile), que se encuentran con frecuencia en los centros de atención médica, se pueden adquirir de superficies contaminadas o propagar a partir de las manos contaminadas de un proveedor de salud.
  • La mayoría de las bacterias C. difficile no son resistentes a los antibióticos, pero cuando una persona toma antibióticos, algunas bacterias buenas son destruidas. El uso de antibióticos permite que las bacterias C. difficile tomen el control, lo que pone a los pacientes en un riesgo alto de tener diarrea mortal.
La colaboración es vital.
  • Las infecciones y el uso de los antibióticos en un establecimiento afectan a otros centros debido al traslado de pacientes entre ellos.
  • El liderazgo en la salud pública es crucial para que los establecimientos reciban alertas con información sobre infecciones resistentes, las bacterias C. difficile o brotes en el área, con el fin de que puedan implementar estrategias de prevención eficaces.
  • Si los establecimientos reciben alertas sobre mayores niveles de amenazas, pueden mejorar el uso de antibióticos y las medidas de control de infecciones de tal manera que los pacientes estén mejor protegidos.
  • Los esfuerzos a nivel nacional para prevenir infecciones y mejorar la prescripción de antibióticos podrían prevenir 619 000 infecciones resistentes a los antibióticos y por C. difficile en un periodo de 5 años.

Gráfico:¡Tome medidas ahora!

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

Lo que se puede hacer

El gobierno federal hace lo siguiente

  • Implementa actividades a todo nivel gubernamental para abordar el Plan de Acción Nacional para Combatir las Bacterias Resistentes a los Antibióticospdf iconexternal icon.
  • Por ejemplo, los CDC hacen lo siguiente:
    • Protegen a más personas al hacerle seguimiento a los brotes, vigilar el uso de antibióticos y la resistencia a ellos, mejorar la prescripción de medicamentos y prevenir las infecciones a través de inversiones en Programas Estatales de Protección contra la Resistencia a los Antibióticos y HAI, según se describe en el presupuesto propuesto por el presidente para el año fiscal del 2016.
    • Apoyan a los departamentos de salud, los centros de atención médica, las redes de atención médica y las organizaciones profesionales y de mejora de la calidad en el seguimiento de los datos sobre HAI e infecciones resistentes a los antibióticos y en su respuesta.

Los departamentos de salud locales y estatales pueden

  • Identificar los centros de atención médica en el área y la forma en que están vinculados. Conocer las actividades de prevención de infecciones y de los programas de control de antibióticos.
  • Destinar personal para mejorar los vínculos y la coordinación con centros de atención médica en el área.
  • Trabajar con los CDC para usar datos para tomar medidas con el fin de prevenir las infecciones y mejorar el uso de antibióticos en entornos de atención médica.
  • Conocer las amenazas de resistencia a los antibióticos en su área y estado.

Los directivos y los administradores de los centros de atención médica pueden

  • Implementar sistemas para alertar a los centros que reciben pacientes sobre los que serán trasladados y tienen bacterias resistentes a los antibióticos.
  • Revisar y mejorar las medidas de control de infecciones en su establecimiento.
  • Obtener el compromiso de los líderes para empezar actividades de prevención de la resistencia a los antibióticos y HAI en el área o unirse a ellas
  • Establecer vínculos con el departamento de salud pública para compartir datos sobre la resistencia a los antibióticos y otras HAI.
  • Asegurarse de que el personal médico tenga acceso oportuno a pruebas de laboratorio precisas para detectar las bacterias resistentes a los antibióticos.

Las personas que recetan medicamentos y el personal de atención médica pueden

  • Recetar antibióticos en forma adecuada. Obtener cultivos y con base en esto administrar el medicamento adecuado oportunamente, con la dosis y la duración adecuadas. Saber cuándo detener el tratamiento con antibióticos.
  • Estar al tanto de los patrones de resistencia a los antibióticos en su establecimiento y en el área para proteger a los pacientes.
  • Preguntar a los pacientes si han recibido atención médica recientemente en otro establecimiento.
  • Seguir las medidas de higiene de las manos y otras medidas de control de infecciones con cada paciente.

Los pacientes y sus familias pueden

  • Preguntar a los proveedores de atención médica qué hacen ellos y los establecimientos para proteger a los pacientes y a sus familiares de las infecciones resistentes a los antibióticos y por C. difficile.
  • Decirle al médico si han estado hospitalizados en otro centro de atención médica.
  • Insistir en que todas las personas se laven las manos antes de tocarlos y lavarse las manos con frecuencia.

 Ir arriba

Esta página fue revisada el: 4 de agosto de 2015
Fuente del contenido: Fuente del contenido: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM)