Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

Hagamos más segura la atención médica

Proteja a los pacientes contra la resistencia a los antibióticos

Información general

Las personas que reciben atención médica pueden contraer infecciones graves, llamadas infecciones asociadas a la atención médica (HAI, por sus siglas en inglés), que pueden causar septicemia o la muerte. Los hospitales notifican a los CDC los casos de HAI comunes, e incluyen los casos de infecciones causadas por C. difficile y las infecciones posteriores a una operación o a la colocación de un tubo en la vejiga o en una vena grande (sonda o catéter). Estas infecciones pueden ser causadas por bacterias que son resistentes a los antibióticos, lo cual las hace difíciles de tratar. En ciertos tipos de hospital, una de cada cuatro de estas infecciones (no se incluyen las infecciones por C. difficile) son causadas por bacterias resistentes a los antibióticos, que los CDC han identificado como amenazas urgentes o graves para la salud.* Aunque se han logrado avances, se necesita hacer mucho más. Tres medidas críticas para la prevención de las HAI son 1) prevenir las infecciones relacionadas con las operaciones o con la colocación de catéteres y sondas, 2) prevenir la propagación de bacterias entre pacientes y 3) mejorar el uso de antibióticos. Es importante que los proveedores de atención médica tomen estas medidas con cada paciente, cada vez, a fin de prevenir las HAI y detener la propagación de la resistencia a los antibióticos.

Los proveedores de atención médica necesitan hacer lo siguiente:

  • Seguir las recomendaciones para la prevención de las infecciones por C. difficile y las infecciones que se pueden producir después de una operación o las que se relacionan con el uso de catéteres o sondas de un solo uso que se colocan en el cuerpo. Tomar las medidas recomendadas con cada paciente, cada vez. Aislar a los pacientes cuando corresponda, y conocer los patrones de resistencia a los antibióticos en su centro médico o área.
  • Recetar antibióticos correctamente. Obtener cultivos, comenzar los antibióticos prontamente y hacer una reevaluación después de 24 a 48 horas. Saber cuándo interrumpir el tratamiento con antibióticos.

*Hospitales de atención médica aguda a largo plazo que proporcionan atención médica compleja, como respiradores o cuidado de heridas, durante periodos prolongados.

 Ir arriba

Descargar hoja informativa

estetoscopio

6 bacterias resistentes a los antibióticos consideradas amenazas urgentes o graves, más el Clostridium difficile, pueden causar HAI.

En la actualidad se está previniendo el 50 % de casos de una HAI mortal común.

1 de cada 4 HAI relacionadas con una operación o con el uso de catéteres o sondas es causada por seis tipos bacterias resistentes en ciertas clases de hospital.

Problema

Las HAI resistentes a los antibióticos son una amenaza para todos los pacientes.  

  • Las HAI son frecuentemente causadas por bacterias resistentes a los antibióticos, y pueden llevar a la septicemia o a la muerte. Una de cada siete HAI relacionadas con operaciones o con el uso de catéteres o sondas en hospitales de atención médica aguda, y una de cada cuatro en los de atención médica aguda a largo plazo son causadas por cualquiera de las seis bacterias resistentes (no se incluye el C. difficile). 
  • Estas seis bacterias están entre las bacterias resistentes a los antibióticos más mortales, que los CDC han identificado como amenazas urgentes o graves: ERC (enterobacterias resistentes a los carbapenemes), SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina), enterobacterias productoras de BLEE (betalactamasas de espectro extendido), ERV (enterococos resistentes a la vancomicina), pseudomonas multirresistentes y acinetobacterias multirresistentes.
  • Se han logrado avances en la prevención de las HAI, que incluyen un descenso del 50 % en las infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con el uso de vías centrales, entre el 2008 y el 2014, pero se necesita hacer mucho más.  
  • El C. difficile es el tipo de bacteria más común causante de infecciones en hospitales. La mayoría de los casos de C. difficile no son resistentes a los antibióticos que se usan para su tratamiento, pero el uso de los antibióticos pone a los pacientes en alto riesgo de diarrea mortal.

Gráfico: Proteja a los pacientes contra las infecciones resistentes a los antibióticos.

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

Lo que se puede hacer

El gobierno federal está trabajando en lo siguiente:

  • Prevenir infecciones y su propagación. Hace vigilancia de las HAI y de la resistencia a los antibióticos, hace uso de datos para lograr la prevención y promueve la implementación de las recomendaciones. Identifica las amenazas resistentes emergentes. Responde y controla los brotes con prontitud.
  • Mejorar el uso de antibióticos. Promueve su uso adecuado y proporciona orientación o evaluación sobre la implementación de programas de vigilancia en distintos entornos de atención médica.
  • Promover el uso de datos. Previene las HAI y mejora el uso de antibióticos para proteger mejor a los pacientes. Colabora con socios con el fin de implementar estrategias de prevención y vigilancia, incluso en instalaciones federales. www.cdc.gov/hai/surveillance/ar-patient-safety-atlas.html

Los proveedores de atención médica necesitan hacer lo siguiente:

  • Prevenir las infecciones y su propagación. Seguir las recomendaciones para la prevención de infecciones por C. difficile y de las infecciones que se pueden producir después de una operación o las asociadas al uso de catéteres o sondas de un solo uso que se colocan en el cuerpo. Tomar las medidas recomendadas con cada paciente, cada vez. Aislar a los pacientes cuando corresponda y conocer los patrones de resistencia a los antibióticos en su centro médico o área.
  • Mejorar el uso de antibióticos. Recetar antibióticos correctamente. Obtener cultivos, comenzar los antibióticos prontamente y hacer una reevaluación después de 24 a 48 horas. Saber cuándo interrumpir el tratamiento con antibióticos.

Los directivos y los administradores de los centros de atención médica pueden:

  • Prevenir las infecciones y su propagación. Seguir las directrices de los CDC de prevención de infecciones y promover el uso de datos con el objetivo de lograr la prevención y obtener mejoras. Asegurarse de que los miembros del personal sigan las prácticas de higiene de las manos, aislamiento y limpieza del ambiente y de los equipos. www.cdc.gov/hai/prevent/tap.html
  • Mejorar el uso de antibióticos. Implementar un programa de vigilancia e inscribir al hospital en el envío de datos al Módulo de Resistencia y Uso de Antibióticos (AUR, por sus siglas en inglés) de los CDC con el objetivo de obtener mejoras. https://www.cdc.gov/nhsn/acute-care-hospital/aur/index.html
  • Priorizar. Hacer de la prevención de infecciones, de la prevención de septicemias y de los programas de vigilancia una prioridad, y participar en una red de innovación para la calidad.

Los departamentos de salud locales y estatales pueden:

  • Prevenir las infecciones y su propagación. Fijar metas, vigilar el progreso del estado en la prevención de infecciones, promover la acción y lograr la prevención a nivel regional. Apoyar a instituciones a fin de alcanzar las metas. www.cdc.gov/hai/progress-report
  • Mejorar el uso de antibióticos. Apoyar los esfuerzos de vigilancia y conocer los patrones de resistencia a los antibióticos en su área.

Los pacientes y sus familias pueden:

  • Prevenir las infecciones y su propagación. En caso de tener un catéter, preguntar todos los días si es necesario. Si le van a hacer una operación, preguntarle al médico cómo previene las infecciones. Insistir en que todos se limpien las manos antes de tocarlo. Lavarse las manos con frecuencia. Explorar la herramienta de comparación de hospitales para obtener información sobre las HAI. https://www.medicare.gov/hospitalcompare/search.htmlexternal icon
  • Mejorar el uso de antibióticos. Preguntar si es necesario el antibiótico, y qué se está haciendo para mejorar el uso de antibióticos y proteger a los pacientes.

 Ir arriba

Esta página fue revisada el: 3 de marzo de 2016
Fuente del contenido: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM), traducido por CDC Multilingual Services