Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

Prevención de embarazos en adolescentes

Un rol clave para los proveedores de atención médica

Abril 2015

Icono de una niña adolescente

43 %

Cerca de 43 % de las adolescentes de 15 a 19 años ha tenido relaciones sexuales en algún momento.

4 de cada 5

4 de cada 5

Más de 4 de cada 5 (86 %) usaron anticonceptivos la última vez que tuvieron relaciones sexuales.

Icono de un gráfico representando el 5%

5 %

Menos de 5 % de las adolescentes que usan anticonceptivos usan los tipos más eficaces.

Tener bebés en la adolescencia puede implicar costos de salud, así como económicos y sociales para las madres y sus hijos. En los Estados Unidos ha descendido la tasa de nacimientos en adolescentes, sin embargo, en el 2013 nacieron más de 273 000 bebés de madres adolescentes de 15 a 19 años. La buena noticia es que una mayor cantidad de adolescentes está esperando antes de tener relaciones sexuales, y entre aquellas que son sexualmente activas, cerca del 90 % usó anticonceptivos la última vez que tuvo relaciones sexuales. Sin embargo, las adolescentes usan con más frecuencia condones y píldoras anticonceptivas, que cuando no se usan de manera sistemática y correcta, son menos eficaces para prevenir embarazos. Los dispositivos intrauterinos (DIU) y los implantes, que se conocen como anticonceptivos reversibles de larga duración (LARC, por sus siglas en inglés), son los tipos de anticonceptivos más eficaces en adolescentes. El uso de los LARC es seguro, no requiere que se tome una píldora cada día ni que se haga algo antes de cada relación sexual y, según el método que se use, puede prevenir el embarazo durante 3 a 10 años. Menos del 1 % de las mujeres que usan LARC quedan embarazadas dentro del primer año de uso.

Los médicos, enfermeros y otros proveedores de atención médica pueden:

  • Instar a las adolescentes a no tener relaciones sexuales.
  • Reconocer a los LARC como una opción segura y eficaz de anticoncepción para las adolescentes sexualmente activas.
  • Ofrecer a las adolescentes una amplia gama de opciones de anticoncepción, incluidos los LARC, y hablar sobre las ventajas y desventajas de cada una.
  • Hacer capacitación sobre cómo colocar y retirar los LARC, tener suministros de estos dispositivos disponibles y explorar las opciones de financiamiento para cubrir el costo.
  • Recordar a las adolescentes que con solo tener un LARC no están protegidas contra las enfermedades de transmisión sexual y que se debe usar también un condón cada vez que tengan relaciones sexuales.

Problema

Problema: Pocas adolescentes (de 15 a 19 años) que usan anticonceptivos usan los tipos más eficaces.

El uso de anticonceptivos reversibles de larga duración (LARC) es bajo.

  • Menos de 5 % de las adolescentes que usan anticonceptivos usan LARC.
  • La mayoría de las adolescentes usan píldoras anticonceptivas y condones; estos métodos son menos eficaces para prevenir el embarazo cuando no se usan correctamente.
  • Hay varios obstáculos para las adolescentes que podrían considerar usar un LARC:
    • Muchas adolescentes saben muy poco acerca de los LARC.
    • Muchas piensan erróneamente que no pueden usarlos debido a su edad.
  • Las clínicas también reportan obstáculos:
    • Alto costo inicial para abastecerse de suministros.
    • Posible falta de conocimiento de los proveedores sobre la eficacia y seguridad de los LARC en las adolescentes.
    • Los proveedores podrían no tener la capacitación para colocar y retirar estos dispositivos.

Los proveedores pueden tomar medidas para aumentar el conocimiento y la disponibilidad de los LARC.

  • El Título X es un programa federal de subvenciones para apoyar el planeamiento familiar confidencial y servicios preventivos relacionados, cuya prioridad son los clientes de bajos ingresos, incluidos los adolescentes.*
    • Los centros financiados conforme al Título X han usado las pautas clínicas más actuales respecto de los LARC, capacitado a proveedores en la colocación y retiro de estos dispositivos, y procurado opciones de anticoncepción de bajo costo o sin costo.
    • El uso de LARC en adolescentes aumentó de menos de 1 % en el 2005 a 7 % en el 2013.
  • Otros programas estatales y locales han realizado esfuerzos similares.
    • Hay más adolescentes y mujeres jóvenes que eligen usar LARC; esto resulta en menos embarazos no planeados.

*Para obtener más información sobre el Título X, visite www.hhs.gov/opa/title-x-family-planning/external icon

Uso de LARC entre adolescentes de 15 a 19 años que acuden a centros financiados conforme al Título X en busca de anticonceptivos

Gráfica: Uso de LARC entre adolescentes de 15 a 19 años que acuden a centros financiados conforme al Título X en busca de anticonceptivos

FUENTE: Informes anuales sobre el planeamiento familiar conforme al Título X, EE. UU., 2005-2013

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

Infografías

¿Cómo varía por estado el uso de LARC entre las adolescentes de 15 a 19 años que acuden a los centros financiados conforme al Título X en busca de anticonceptivos?

FUENTE: Informe Anual sobre el Planeamiento Familiar Conforme al Título X, EE. UU., 2013

Ver infografía completa y la descripción del texto


FUENTE: Trussell J., Contraception, Mayo de 2011

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

Lo que se puede hacer

El gobierno federal hace lo siguiente:

  • Apoya los esfuerzos para prevenir el embarazo en adolescentes al proporcionar servicios de planeamiento familiar que se puedan pagar.
  • Crea pautas clínicas para el uso seguro y eficaz de anticonceptivos.
  • Crea y evalúa programasexternal icon en las comunidades con las más altas tasas de embarazos en adolescentes.

Los médicos, enfermeros y otros proveedores de atención médica pueden:

  • Instar a las adolescentes a no tener relaciones sexuales.
  • Reconocer los LARC como una opción segura y eficaz de anticoncepción de primera línea para adolescentes, según las pautas clínicas para adolescentes del Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología, y la Academia Americana de Pediatría.
  • Ofrecer a las adolescentes una amplia gama de opciones de anticoncepción, incluidos los LARC, y hablar sobre las ventajas y desventajas de cada una.
  • Hacer capacitación sobre cómo colocar y retirar los LARC, tener suministros de estos dispositivos disponibles y explorar las opciones de financiamiento para cubrir el costo.
  • Recordar a las adolescentes que con solo tener un LARC no están protegidas contra las enfermedades de transmisión sexual y que se debe usar también un condón cada vez que tengan relaciones sexuales.

Los padres, tutores legales y personas a cargo de adolescentes pueden:

  • Consultar con sus planes de seguro de salud acerca de la cobertura de servicios preventivos. Además, es posible que haya servicios de anticoncepción y consejería disponibles para las adolescentes sin que tengan que pagar.
  • Hablar con las adolescentes acerca del sexo, incluido lo siguiente:
    • Instar a las adolescentes a no tener relaciones sexuales.
    • Instarlas a usar métodos eficaces de anticoncepción para prevenir el embarazo, y además usar condones para protegerse contra enfermedades de transmisión sexual.
  • Visitar a un proveedor de atención médica con la adolescente para informarse sobre varios tipos de anticonceptivos, incluidos los LARC.

Las adolescentes pueden:

  • Decidir no tener relaciones sexuales.
  • Hablar abiertamente con sus padres o con otro adulto de confianza y preguntar cómo pueden obtener anticonceptivos si eligen ser sexualmente activas.
  • Hablar con un proveedor de atención médica para aprender sobre los tipos de anticonceptivos más adecuados para ellas, y usar estos y condones correctamente en cada oportunidad.
  • Encuentre una clínica cercanaexternal icon que proporcione anticonceptivos.

 Ir arriba

La ciencia detrás del problema

Esta página fue revisada el: 7 de abril de 2015
Fuente del contenido: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM)