Este sitio web está archivado con fines históricos y ya no se le hace mantenimiento ni actualizaciones.

Epidemia de heroína

Más personas en riesgo, se abusa de múltiples drogas

Información general

El consumo de heroína ha aumentado en los EE. UU. entre hombres y mujeres, en la mayoría de los grupos de edad y en todos los niveles de ingresos. Algunos de los mayores aumentos ocurrieron en grupos demográficos con tasas históricamente bajas de consumo de heroína: las mujeres, las personas con seguro médico privado y las que tienen ingresos más altos. Las personas no solo consumen heroína, sino que también abusan de muchas otras sustancias, especialmente de la cocaína y los analgésicos opioides recetados. Al aumentar el consumo de heroína, también han aumentado las muertes por sobredosis relacionadas con esta droga. Entre el 2002 y el 2013, la tasa de muertes por sobredosis relacionadas con la heroína casi se cuadriplicó y más de 8200 personas murieron en el 2013. Los estados cumplen un papel central en la prevención, el tratamiento y los esfuerzos de recuperación en esta creciente epidemia.

Los estados pueden:

  • Abordar el factor de riesgo principal de la adicción a la heroína: la adicción a los analgésicos opioides recetados.
  • Aumentar el acceso a los servicios de tratamiento para el abuso de sustancias, incluido el tratamiento con ayuda de medicamentos (MAT, por sus siglas en inglés) para la adicción a los opioides.
  • Ampliar el acceso y la capacitación para la administración de naloxona para reducir las muertes por sobredosis de opioides.
  • Garantizar el acceso de las personas a servicios de prevención integrados, incluido el acceso a equipos de inyección estériles provenientes de una fuente confiable, según lo permitan las leyes locales.
  • Ayudar a las jurisdicciones locales a poner en práctica estas medidas eficaces en comunidades donde la adicción a las drogas sea común.

 Ir arriba

Descargar hoja informativa

Epidemia de heroína

El consumo de heroína aumentó en más del doble entre los adultos jóvenes de 18 a 25 años en la última década.

Más de 9 de cada 10 personas que consumieron heroína también consumieron al menos otra droga.

El 45 % de las personas que consumieron heroína también eran adictas a los analgésicos opioides recetados.

Problema

El consumo de heroína está aumentando y también las muertes por sobredosis relacionadas con la heroína.

¿De qué manera hace daño la heroína?
  • La heroína es una droga opioide ilícita altamente adictiva.
  • Una sobredosis de heroína puede causar respiración superficial y lenta, un coma y la muerte.
  • Las personas a menudo consumen heroína junto con otras drogas y alcohol. Esta práctica es particularmente peligrosa porque aumenta el riesgo de sobredosis.
  • La heroína por lo general se inyecta, pero también se puede fumar o inhalar. Cuando las personas se inyectan heroína, tienen riesgo de infecciones virales graves y a largo plazo como el VIH, la hepatitis C y la hepatitis B, así como de infecciones bacterianas de la piel, el torrente sanguíneo y el corazón.
¿Quiénes corren el mayor riesgo de adicción a la heroína?
  • Las personas adictas a los analgésicos opioides recetados.
  • Las personas adictas a la cocaína.
  • Las personas sin seguro médico o que tienen Medicaid.
  • Las personas blancas no hispanas.
  • Los hombres.
  • Las personas adictas a la marihuana y al alcohol.
  • Las personas que viven en áreas metropolitanas grandes.
  • Las personas de 18 a 25 años de edad.

Gráfico: El consumo de heroína ha aumentado en la mayoría de los grupos demográficos

Ver infografía completa y la descripción del texto

 Ir arriba

Lo que se puede hacer

El gobierno federal hace lo siguiente

  • Proporcionar capacitación y recursos a los proveedores de atención médica para que puedan tomar decisiones informadas y garantizar la prescripción adecuada de analgésicos opioides. Esto incluye lo siguiente:
    • Crear directrices para la receta de medicamentos para el dolor crónico.
    • Apoyar el uso de programas de vigilancia de la prescripción de medicamentos (bases de datos electrónicas que hagan seguimiento al surtido de ciertos medicamentos) como parte rutinaria de la práctica clínica.
  • Aumentar el acceso a servicios de tratamiento contra el abuso de sustancias a través de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.
  • Ampliar el uso de tratamientos con ayuda de medicamentos (MAT).
  • Apoyar la creación de nuevos productos de la naloxona y la distribución de este medicamento que salva vidas para reducir las muertes por sobredosis de heroína y analgésicos opioides recetados.
  • Apoyar las investigaciones, el desarrollo y la aprobación de analgésicos con menos tendencia a su abuso.
  • Mejorar la vigilancia para hacerle un buen seguimiento a las tendencias, para identificar a las comunidades en riesgo y dirigir las estrategias de prevención.

Los estados pueden

  • Abordar el factor de riesgo principal de la adicción a la heroína: la adicción a los analgésicos opioides recetados.
    • Crear programas de vigilancia de la prescripción de medicamentos oportunos y fáciles de usar. Los proveedores pueden analizar los antecedentes de prescripción de medicamentos del paciente y tomar decisiones informadas antes de recetar analgésicos opioides.
    • Analizar los datos y las prácticas de Medicaid y los programas de compensación a trabajadores de los estados para identificar y reducir la prescripción de medicamentos inadecuada.
  • Aumentar el acceso a los servicios de tratamiento para el abuso de sustancias, incluso del MAT para la adicción a los opioides.
    • Trabajar con Medicaid y otras compañías de seguro para ofrecer cobertura para el MAT.
    • Apoyar la adopción del MAT en entornos comunitarios.
  • Ampliar el acceso y la capacitación para la administración de naloxona con el fin de reducir las muertes por sobredosis de opioides.
  • Garantizar el acceso de las personas a servicios de prevención integrados, incluido el acceso a equipos de inyección estériles provenientes de una fuente confiable, según lo permitan las leyes locales.
  • Ayudar a las jurisdicciones locales a poner en práctica estas medidas eficaces en comunidades donde la adicción a las drogas sea común.

Los proveedores de atención médica pueden

  • Seguir las mejores prácticas para la prescripción responsable de analgésicos con el fin de reducir la adicción a los analgésicos opioides, el factor de riesgo principal para la adicción a la heroína:
    • Usar programas de vigilancia de la prescripción de medicamentos y preguntar a los pacientes sobre el consumo actual y pasado de drogas y alcohol antes de considerar el tratamiento con opioides.
    • Recetar la dosis eficaz más baja y solamente la cantidad que necesite cada paciente.
    • Vincular a los pacientes con trastornos de consumo de sustancias a servicios de tratamiento eficaces para el abuso de sustancias.
  • Apoyar el uso de opciones del MAT (metadona, buprenorfina o naltrexona) aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos en pacientes adictos a la heroína o los analgésicos opioides recetados.

Todos pueden

  • Informarse más sobre los riesgos de consumir heroína y otras drogas.
  • Aprender a reconocer las sobredosis de opioides y a saber cómo actuar en esos casos.
  • Buscar ayuda para los problemas con el abuso de sustancias: 1-800-662-HELP.

Para más información sobre el MAT y la naloxona, visite SAMHSA en: www.samhsa.govexternal icon.

 Ir arriba

Recursos adicionales

Esta página fue revisada el: 7 de julio de 2015
Fuente del contenido: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM), traducido por CDC Multilingual Services