Preparación para huracanes o tormentas tropicales

Huracán visto desde el espacio

Usted no puede detener una tormenta tropical o un huracán, pero puede tomar medidas ahora para su protección y la de su familia.

Si usted vive en un área de riesgo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan que esté preparado para la temporada de huracanes. La temporada de huracanes en el Atlántico es del 1.o de junio al 30 de noviembre de cada año. Siempre es importante estar preparado para un huracán.

Planificar para la temporada de huracanes y otros desastres potenciales puede ser estresante, especialmente durante la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Su planificación este año podría ser diferente debido a la necesidad de protegerse y proteger a los demás del COVID-19.

Para obtener consejos que lo ayuden a prepararse para las tormentas severas, evacuar y refugiarse de manera segura, y a la vez protegerse y proteger a los demás del COVID-19, consulte la página: Preparación para huracanes durante la pandemia del COVID-19.

Cómo prepararse para un huracán 

Siga estos importantes consejos de preparación para huracanes de los CDC:

  • Prepárese para los huracanes. Tome medidas básicas ahora para garantizar que esté seguro si se produce una tormenta.
  • Vacúnese contra el COVID-19 en cuanto pueda. Las vacunas contra el COVID-19 ayudan a evitar que contraiga esta enfermedad o que se enferme gravemente debido a ella, y también pueden ayudar a proteger a las personas a su alrededor.
  • Obtenga suministros de emergencia. Abastezca su casa y su auto con suministros. Dese más tiempo del habitual para preparar sus suministros de alimentos, agua y medicamentos de emergencia. Para comprar suministros para desastres, lo más seguro es usar el servicio de entrega a domicilio; sin embargo, puede que no todos tengan esta opción. Si comprarlos en persona es su única opción, tome medidas para proteger su salud y la de los demás cuando haga sus diligencias esenciales.
  • Elabore un plan. Cree un plan familiar para casos de desastre.
  • Prepárese para las evacuaciones. Nunca ignore las órdenes de evacuación. Preste atención a las directrices locales sobre los planes actualizados para evacuaciones y refugios, incluidos los refugios para las mascotas.
  • Proteja a las personas mayores*. Sepa sobre la salud y los problemas médicos de las personas mayores.
  • Proteja a sus mascotas*. Haga planes para garantizar la seguridad de sus mascotas antes, durante y después de un huracán.
  • Cuando vaya a ver cómo están sus vecinos y sus amigos, asegúrese de seguir las recomendaciones de distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies o 2 metros de los demás) y otras recomendaciones de los CDC para protegerse y proteger a los demás.

Los CDC recomiendan que imprima los documentos importantes (p. ej., números de teléfono de emergencia, información del seguro) antes de que llegue un huracán. Puede haber cortes de luz durante y después de un huracán que le impidan llegar a información en línea cuando más la necesite.

Prepararse ahora puede ayudar a que usted y su familia se mantengan seguros.

Si es necesario evacuar, tome medidas para protegerse usted y proteger a su familia del COVID-19. Prepare un “kit para llevar” con los artículos personales de los que no pueda prescindir durante una emergencia. Incluya artículos que puedan ayudarlo a protegerse y a proteger a los demás del COVID-19, como desinfectante de manos con al menos 60 % de alcohol, jabón en barra o líquido, toallitas desinfectantes (si están disponibles), y varias mascarillas que se ajusten bien para cada persona. Las mascarillas deben tener dos o más capas y ajustarse bien a la cara. No deben ser usadas por personas que tengan dificultad para respirar, estén inconscientes o incapacitadas, o que no se las puedan quitar sin ayuda. Infórmese sobre cómo mantenerse seguro del COVID-19 mientras se esté quedando con amigos o familiares o en un refugio.

Cómo mantenerse seguro después de un huracán

Además de prepararse para los huracanes, es importante que tome medidas para mantenerse seguro después de que terminen; por ejemplo:

  • Evite las áreas inundadas. Tome medidas de precaución antes, durante y después de una inundación. Nunca conduzca por aguas de inundación.
  • Prevenga las intoxicaciones por monóxido de carbono (CO) después de una tormenta. Asegúrese de que su detector de monóxido de carbono (CO) tenga pilas que funcionen. Coloque afuera los generadores eléctricos y a por lo menos 20 pies de cualquier puerta, ventana o conducto de ventilación.
  • Continúe tomando las medidas preventivas para protegerse a sí mismo y a los demás del COVID-19.
  • Hacer frente a desastres puede causar estrés y emociones fuertes, particularmente durante la pandemia de COVID-19. Es natural sentir ansiedad, tristeza y preocupación. Sobrellevar estos sentimientos y buscar ayuda cuando la necesiten los ayudarán a usted, a su familia y a su comunidad a recuperarse.

Visite la página Manténgase seguro después de un huracán u otra tormenta tropical para obtener más consejos sobre cómo mantenerse seguro después de un huracán.

Después de leer estos consejos, puede consultar los otros recursos disponibles en el sitio web de los CDC sobre los huracanes.

* Los enlaces a sitios web llevan a páginas en inglés.

Esta página fue revisada: el 16 de agosto del 2021
Fuente del contenido: Centro Nacional de Salud Ambiental, Traducido por CDC Multilingual Services # MLS-325263