Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

¿Cuáles son las pruebas de detección?

Doctor with patient laying on a CT scan

Detección significa hacer pruebas para detectar una enfermedad cuando no hay síntomas ni antecedentes de esa enfermedad. Los médicos recomiendan una prueba de detección para poder encontrar una enfermedad de manera temprana, cuando el tratamiento puede ser más eficaz.

La única prueba de detección recomendada para el cáncer de pulmón es la tomografía computarizada con dosis bajas (también llamada TC con dosis bajas) En esta prueba una máquina de rayos X explora el cuerpo y usa bajas dosis de radiación para generar fotos detalladas de los pulmones.

¿Quién debe hacerse la prueba de detección?

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda las pruebas de detección del cáncer de pulmón de manera anual con TC con dosis bajas a las siguientes personas:

  • Aquellas con un antecedente de tabaquismo excesivo, y
  • que fuman ahora o han abandonado el hábito en los últimos 15 años, y
  • tienen entre 55 y 80 años de edad.

El tabaquismo excesivo significa un antecedente de consumo de cigarrillo de 30 años-paquete o más. Un año-paquete es fumar como promedio un paquete de cigarrillos al día durante un año. Por ejemplo, una persona puede tener un antecedente de 30 años-paquete por fumar un paquete al día durante 30 años o dos paquetes al día durante 15 años.

Riesgos de la detección

Las pruebas de detección del cáncer de pulmón tienen por lo menos tres riesgos:

  • Una prueba de detección de cáncer de pulmón puede sugerir que una persona tiene cáncer de pulmón cuando no hay cáncer presente. A esto se lo llama resultado falso positivo. Los resultados falsos positivos pueden llevar a pruebas de seguimiento y cirugías innecesarias y podrían presentar más riesgos.
  • Una prueba de detección de cáncer de pulmón puede identificar casos de cáncer en que posiblemente el cáncer jamás hubiera causado un problema en el paciente. Esto se denomina sobrediagnóstico. El sobrediagnóstico puede llevar a tratamientos que no son necesarios.
  • La radiación de repetidas pruebas de TC con dosis bajas puede causar cáncer en personas sanas.

Es por esto que la prueba de detección del cáncer de pulmón se recomienda solo a los adultos que no presentan síntomas, pero que tienen un riesgo alto de tener la enfermedad debido a sus antecedentes de tabaquismo y a la edad.

Si está pensando en hacerse la prueba de detección, hable con su médico. Si la prueba de detección del cáncer de pulmón es adecuada para usted, su médico puede remitirlo a un centro de tratamiento de alta calidad.

La mejor manera de reducir su riesgo de cáncer de pulmón es no fumar y evitar el humo de segunda mano. La prueba de detección del cáncer no debe usarse como un sustituto de dejar de fumar.

¿Cuándo se debe dejar de hacer pruebas de detección?

El Grupo de Trabajo recomienda que las personas se dejen de realizar las pruebas de detección anuales del cáncer de pulmón cuando:

  • cumplan 81 años, o
  • no hayan fumado en 15 años, o
  • si presentan un problema de salud que no les permita someterse a una operación o que no tengan la voluntad de hacerlo en caso de que se encontrara cáncer.

Más información

  • Esta página fue revisada el: 18 de febrero de 2014
  • Esta página fue modificada el: 28 de febrero de 2018
  • Fuente del contenido:
TOP