Vacunación contra la rubéola

La rubéola es una enfermedad contagiosa causada por un virus. También se la llama “sarampión alemán”, pero es causada por un virus diferente al del sarampión. En algunas personas, especialmente en las mujeres embarazadas y sus bebés en gestación, la rubéola puede ser grave. Asegúrese de que usted y su hijo estén protegidos contra la rubéola vacunándose según el calendario de vacunación.

En los niños pequeños que contraen la rubéola, la enfermedad suele ser leve, con síntomas que pueden incluir fiebre baja, dolor de garganta, y un sarpullido que comienza en la cara y se extiende al resto del cuerpo. Los niños mayores y los adultos tienen más probabilidades de presentar dolor de cabeza, conjuntivitis y malestar general antes de que aparezca el sarpullido.

La rubéola se puede prevenir con la vacuna triple vírica. Esta vacuna protege contra tres enfermedades: el sarampión, las paperas y la rubéola. Los CDC recomiendan que todos los niños reciban dos dosis de la vacuna triple vírica: la primera entre los 12 y 15 meses de edad y la segunda entre los 4 y 6 años. Los adolescentes y los adultos también deben estar al día con la vacuna triple vírica.

La vacuna triple vírica es muy segura y eficaz. Una dosis tiene una eficacia de casi el 97 % para prevenir la rubéola.

La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de las vacunas. Sin embargo, es recomendable que verifique con su proveedor de seguro antes de ir al médico. Sepa cómo pagar por las vacunas.

Si no tiene seguro médico o si su seguro no cubre el costo de las vacunas para sus hijos, el Programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) podría ayudarlo. Este programa ayuda a las familias de los niños que reúnen determinados requisitos y que, de otra manera, no tendrían acceso a las vacunas. Para informarse más, visite el sitio web del VFC o pregúntele al médico de su hijo. También puede comunicarse con el coordinador del VFC de su estado.

Los niños también pueden recibir la vacuna MMRV, la cual los protege contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela. Esta vacuna solo está autorizada para usarse en los niños cuando tienen entre 12 meses y 12 años de edad.

Antes de que las vacunas contra la rubéola estuvieran disponibles en los Estados Unidos, esta era una enfermedad común que ocurría principalmente en los niños pequeños. La última gran epidemia en los Estados Unidos ocurrió entre 1964 y 1965, cuando se estima que hubo 12.5 millones de casos de rubéola en este país. Debido al éxito de los programas de vacunación, la rubéola quedó eliminada desde el 2004 en los Estados Unidos. Sin embargo, esta enfermedad es todavía común en otros lugares del mundo. Las personas sin vacunar pueden contraer la rubéola cuando viajan al extranjero, llevarla a los Estados Unidos y transmitírsela a los demás.

Los CDC recomiendan que los niños reciban dos dosis de la vacuna triple vírica:

  • la primera dosis entre los 12 y los 15 meses de edad, y
  • la segunda dosis entre los 4 y los 6 años de edad.

Los adolescentes y los adultos también deberían estar al día con la vacuna triple vírica.

Esta página fue revisada: el 31 de diciembre del 2020