Transmisión

Usted se puede enfermar si le entran partículas de rotavirus a la boca.

Esto le puede suceder si usted:

  • se pone las manos contaminadas con caca y sin lavar en la boca,
  • toca superficies y objetos contaminados y luego se lleva los dedos a la boca,
  • come alimentos contaminados.

Las personas que están infectadas por rotavirus excretan el virus en las heces (caca). Esta es la forma en que el virus se libera al medio ambiente y tiene la capacidad de infectar a otras personas. Las personas liberan más rotavirus, y tienen más probabilidades de infectar a otras, cuando tienen síntomas y durante los primeros 3 días después de su recuperación. También pueden infectar a otras personas antes de presentar los síntomas.

Los rotavirus se propagan fácilmente entre los bebés y los niños pequeños.

Ellos, a su vez, pueden transmitirlos a los miembros de su familia y otras personas con quienes tengan contacto cercano. Los niños tienen mayor probabilidad de contraer rotavirus en el invierno y la primavera (de diciembre a junio)

La buena higiene, como el lavado de manos y la limpieza, es importante, pero no es suficiente para controlar la propagación de la enfermedad. La vacuna contra el rotavirus es la mejor manera de proteger a su hijo contra esta enfermedad.

Los niños, incluso aquellos que estén vacunados, pueden infectarse y enfermarse por estos virus más de una vez. Esto se debe a que ni la infección natural por rotavirus ni la vacuna proporcionan protección completa contra las infecciones futuras. Los niños que no están vacunados generalmente presentan síntomas más graves la primera vez que se enferman por rotavirus. Los niños vacunados tienen menos probabilidades de enfermarse por rotavirus.

Esta página fue revisada el: 5 de noviembre de 2019, 12:00 AM