La neumonía puede prevenirse: las vacunas pueden ayudar

Algunos pacientes con la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) han tenido neumonía. Infórmese más acerca del COVID-19.

Imagen de una doctora escuchando el sonido de los pulmones de un paciente

La neumonía, una infección de los pulmones, afecta anualmente y sin razón a millones de personas en todo el mundo.

La neumonía con frecuencia se puede prevenir y por lo general se puede tratar.

Disminuya su riesgo de contraer neumonía con vacunas y otras prácticas de vida saludables.

Los datos de los CDC mostraron que durante el 2018 en los Estados Unidos:

  • 1.5 millones de personas recibieron el diagnóstico de neumonía en salas de emergencia.
  • Aproximadamente 44 000 personas murieron de neumonía.

La mayoría de las personas afectadas por la neumonía en los Estados Unidos son adultos. Las vacunas y el tratamiento adecuado (como antibióticos y antivirales) podrían prevenir muchas de estas muertes.

Reduzca su riesgo vacunándose

En los Estados Unidos hay vacunas que pueden ayudar a prevenir las infecciones causadas por algunas de las bacterias y los virus que causan la neumonía:

Estas vacunas son seguras, pero se pueden producir efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son leves y desaparecen solos a los pocos días. Consulte las declaraciones de información sobre las vacunas, para informarse sobre los efectos secundarios. Infórmese más sobre los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19.

Anime a sus amigos y seres queridos a que se aseguren de estar al día con las vacunas.

Día Mundial contra la Neumonía 12 de noviembre #Detén la neumonía #DeténLaNeumonía

El Día Mundial contra la Neumonía se conmemora cada año el 12 de noviembre. A nivel mundial, la neumonía todos los años causa la muerte a más de 670 000 de niños menores de 5 años. Esta cifra es mayor que el número de muertes que causa cualquier otra enfermedad infecciosa, como la infección por el VIH, el paludismo (o malaria) o la tuberculosis.

Proteja su salud con estas prácticas de vida saludables

Mantengase alejado de las personas que estén enfermas. Si está enfermo, manténgase alejado de otras personas tanto como sea posible para evitar contagiarlas.

También puede ayudar a prevenir infecciones respiratorias al hacer lo siguiente:

  • Lavarse las manos
  • Limpiar y desinfectar las superficies que se tocan mucho.
  • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable, o la parte interior del codo o la manga al toser o estornudar.
  • Limitar el contacto con el humo del cigarrillo o dejar de fumar.
  • Controlar las afecciones persistentes (como asma, diabetes o enfermedades cardiacas).
La neumonía afecta a personas de todas las edades

La neumonía es una infección de los pulmones que puede causar una enfermedad de leve a grave en personas de cualquier edad. Los signos comunes de la neumonía pueden incluir tos, fiebre y dificultad para respirar.

Algunas personas son más propensas a contraer neumonía

Ciertas personas son más propensas a contraer neumonía:

  • Los adultos de 65 años o más.
  • Los niños menores de 5 años.
  • Las personas que tienen afecciones persistentes.
  • Las personas que fuman cigarrillos.
Radiografía de tórax de un paciente adulto con neumonía

Radiografía de tórax de un paciente adulto con neumonía.

Causas y tipos de neumonía

La neumonía puede ser causada por virus, bacterias y hongos. En los Estados Unidos, el virus de la influenza y el virus respiratorio sincitial (VRS), y el SARS-CoV-2 (el virus que causes el COVID-19) son causas comunes de la neumonía viral. El Streptococcus pneumoniae (neumococo) es una causa frecuente de la neumonía bacteriana. Estas bacterias pueden causar una gran variedad de infecciones, como la neumonía, que se conocen como enfermedad neumocócica.

Hay varias formas en que las personas pueden enfermarse de neumonía:

  • La neumonía adquirida en la comunidad (no en los entornos de atención médica),
  • La neumonía asociada a la atención médica, y
  • La neumonía asociada a respiradores mecánicos.

Aprenda más sobre las causas de la neumonía.

Recomendaciones sobre las vacunas antineumocócicas para los adultos de más edad
Foto de una pareja de adultos mayores sonriendo

Dos vacunas brindan protección contra la enfermedad neumocócica: la PCV13 y PPSV23.

Hay dos vacunas que ayudan a prevenir la enfermedad neumocócica en adultos de 65 años o más. Ambas vacunas son seguras y eficaces, pero no se pueden administrar al mismo tiempo.

La vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23)

Los CDC recomiendan que todos los adultos de 65 años o mayores se pongan la vacuna PPSV23.

La vacuna antineumocócica conjugada (PCV13)

Los CDC recomiendan que los adultos de 65 años o mayores se pongan la vacuna PCV13 si no se han puesto nunca una dosis y si tienen:

  • Una afección que debilite en sistema inmunitario
  • Filtración del líquido cefalorraquídeo
  • Un implante coclear

Los adultos mayores que no se hayan puesto nunca ninguna dosis y no tengan ninguna de las afecciones que se describen más arriba pueden también hablar con sus proveedores de vacunas para decidir si la PCV13 es adecuada para ellos.

Si se le recomienda, o desea, ponerse ambas vacunas:

  • Póngase primero la PCV13. Pregúntele a su médico cuándo volver para la PPSV23.
  • Si ya se puso la PPSV23, espere que pase al menos un año para ponerse la PCV13.

Nota de pie de página

 Las afecciones que debilitan el sistema inmunitario incluyen insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, inmunodeficiencia, inmunodepresión yatrógena, cáncer generalizado, virus de la inmunodeficiencia humana, linfoma de Hodgkin, leucemia, linfoma maligno, mieloma múltiple, trasplante de órgano sólido, asplenia congénita o adquirida, enfermedad de células falciformes u otras hemoglobinopatías.

Nota: Los enlaces a sitos web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Esta página fue revisada: el 14 de octubre del 2021