La vacuna contra el VPH es segura y eficaz

La vacunación contra el VPH provee protección de forma segura, eficaz y duradera contra los cánceres causados por el VPH.

La vacunación contra el VPH es muy segura

Cada vacuna contra el VPH —vacuna 9-valente contra el VPH (Gardasil® 9), vacuna cuadrivalente contra el VPH (Gardasil®) y vacuna bivalente contra el VPH (Cervarix®)— pasó por pruebas estrictas de seguridad antes de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) le otorgara la licencia. Por más de 15 años de vigilancia e investigaciones durante el programa de vacunación se ha seguido mostrando que la vacunación contra el VPH es segura.

HPV-Parent-Pages-Icons_15k_250_250.png

Gardasil® 9 se analizó en estudios clínicos con más de 15 000 niñas/mujeres y varones.

HPV-Parent-Pages-Icons_29k_250_250

Gardasil® se analizó en estudios clínicos con más de 29 000 niñas/mujeres y varones.

HPV-Parent-Pages-Icons_30k_250_250

Cervarix® se analizó en estudios clínicos con más de 30 000 niñas/mujeres.

En los estudios clínicos se encontró que cada vacuna es segura y eficaz. Desde finales del 2016, Gardasil® 9 ha sido la única vacuna contra el VPH disponible para el uso en los Estados Unidos.

Al igual que con todas las vacunas aprobadas, los CDC y la FDA vigilan de cerca la seguridad de las vacunas contra el VPH. Cualquier preocupación acerca de la seguridad que se detecte se notifica a los funcionarios de salud, los profesionales de la atención médica y el público.

Desde que recibieron la licencia, se han distribuido más de 135 millones de dosis de la vacuna contra el VPH. Los datos continúan mostrando que las vacunas contra el VPH son seguras y eficaces.

Efectos secundarios posibles

Madre e hijo sonriendo y abrazándose

Al igual que cualquier medicamento, las vacunas pueden causar efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes causados por las vacunas contra el VPH son leves y mejoran en un día o dos. Estos incluyen:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección
  • Fiebre
  • Mareos o desmayos (desmayarse después de recibir una vacuna, incluida la vacuna contra el VPH, es más común entre los adolescentes que en otras personas)
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza o sensación de cansancio
  • Dolor muscular o de las articulaciones

Para prevenir los desmayos y las lesiones relacionadas con los desmayos, los adolescentes deberían estar sentados o acostados durante la vacunación y permanecer en esa posición durante 15 minutos después de recibir la vacuna.

Dígale al médico o enfermero si su hijo tiene alguna alergia grave, como alergia al látex o a la levadura.

medical icon

Las vacunas contra el VPH se elaboran con una parte del virus. No son infecciosas. Esto significa que no pueden causar infección por el VPH ni cáncer.

El VPH y la fertilidad

La vacuna contra el VPH no causa problemas de fertilidad.

No vacunarse contra el VPH deja a las personas en riesgo de presentar cánceres y precánceres (células anormales que pueden causar cáncer) relacionados con el VPH.

  • Las personas que presentan un cáncer causado por el VPH necesitarán un tratamiento que a veces puede limitar su capacidad de tener hijos, como una histerectomía (en las mujeres), quimioterapia o radiación.
  • El tratamiento del precáncer de cuello uterino también podría poner a la mujer en riesgo de presentar problemas en el cuello uterino, lo cual a veces puede causar partos prematuros.

La vacunación contra el VPH previene las infecciones y los precánceres que causan cáncer

Las infecciones y los precánceres de cuello uterino causados por el VPH han disminuido desde el 2006, cuando se comenzaron a usar las vacunas contra el VPH en los Estados Unidos.

  • Entre las adolescentes, las infecciones por los tipos del VPH que causan la mayoría de los cánceres y las verrugas genitales relacionados con este virus han caído un 88 por ciento.
  • Entre las adultas jóvenes, las infecciones por los tipos del VPH que causan la mayoría de los cánceres y las verrugas genitales relacionados con este virus han caído un 81 por ciento.
  • Entre las mujeres vacunadas, el porcentaje de precánceres de cuello uterino causados por los tipos de VPH que con mayor frecuencia se vinculan a este cáncer han disminuido un 40 por ciento.

Protección duradera

La protección que proveen las vacunas contra el VPH dura mucho tiempo. Se hizo el seguimiento de las personas que recibieron las vacunas contra el VPH por al menos cerca de 12 años y la protección contra el VPH se ha mantenido alta, sin evidencia de que disminuya con el tiempo.

Lea más: Resúmenes, informes y preguntas frecuentes sobre la seguridad de las vacunas contra el VPH.

Páginas relacionadas