La enfermedad de manos, pies y boca (HFMD)

Children sitting on classroom floor playing with blocks
Común en los niños pequeños

La enfermedad de manos, pies y boca es común en los niños menores de cinco años, pero cualquier persona puede contraerla.

Por lo general, la enfermedad no es grave, pero es muy contagiosa. Se propaga rápidamente en las escuelas y guarderías infantiles.

Síntomas a los cuales hay que prestar atención
Una madre sostiene el pie de su hijo y muestra el sarpullido

Los síntomas pueden incluir:

  • Llagas en la boca
  • Sarpullido de puntos rojos y planos que podrían convertirse en ampollas
  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Pérdida del apetito
Trate los síntomas
Una madre consuela a su hijo después de tomarle la temperatura

La mayoría de las personas no necesita ir al médico debido a la enfermedad de manos, pies y boca.

Trate la enfermedad en casa aliviando los síntomas y asegurándose de que la persona enferma beba suficientes líquidos para mantenerse hidratada.

Detenga la propagación
Persona lavándose cuidadosamente las manos con agua y jabón

Tome medidas para evitar enfermarse:

  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Limpie y desinfecte las superficies y los objetos sucios.
  • Evite el contacto cercano con las personas enfermas, como los abrazos o los besos.
Se confunde frecuentemente con la fiebre aftosa

La enfermedad de manos, pies y boca a menudo se confunde con la fiebre aftosa (que en inglés se llama de forma similar: foot-and-mouth disease o hoof-and-mouth disease) y que afecta al ganado vacuno, las ovejas y los cerdos.

Los seres humanos no contraen la enfermedad que afecta a los animales y los animales no contraen la que afecta a los seres humanos.

Si desea saber más, consulte la página sobre la fiebre aftosaexternal icon (en inglés) en la Biblioteca Agrícola Nacional del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Esta página fue revisada el: 2 de octubre de 2020, 12:00 AM