Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Un país sin polio gracias a los esfuerzos de vacunación

Niños saltandoLos Estados Unidos han estado libres de poliomielitis desde 1979 gracias a la eficaz vacuna. Sin embargo, el virus de la poliomielitis sigue siendo una amenaza en algunos países. Sea parte del éxito y vacune a su hijo a tiempo.

La poliomielitis, o polio, es un enfermedad viral infecciosa que puede afectar el sistema nervioso de las personas a cualquier edad. A finales de los años 40 y principios de los 50, la poliomielitis causó incapacidades a más de 35,000 personas en los Estados Unidos al año; fue una de las enfermedades que más temor causó en el siglo veinte. Gracias a la vacuna contra la poliomielitis, a la dedicación de profesionales de atención médica y a padres que vacunaron a sus hijos según el calendario de vacunación, no se han presentado casos de polio en este país por más de 30 años.

Una familia

Por más que se haya vacunado, es posible que tenga que ponerse una inyección de refuerzo antes de viajar a cualquier parte donde podría estar en riesgo de contraer la poliomielitis.

Es importante mantener la tasa exitosa de los esfuerzos de vacunación en los EE. UU. debido a que la enfermedad aún existe en algunas partes del mundo. Las personas con mayores riesgos son las que jamás han recibido la vacuna contra la poliomielitis, quienes jamás recibieron todas las dosis recomendadas de vacunas y aquellas que viajan a áreas que podrían ponerlas en riesgo de contraer esta enfermedad*.

El calendario de vacunación infantil contra la poliomielitis

Para obtener la mejor protección, los niños deben recibir cuatro dosis de la vacuna contra la poliomielitis. Esta vacuna se administra con una inyección en el brazo o en la pierna y es extremadamente segura. Lo ideal es que su hijo reciba una dosis a los 2 meses, 4 meses y entre los 6 a 18 meses, luego una dosis de refuerzo entre los 4 y 6 años.

La vacuna inactivada contra la poliomielitis (IPV, por sus siglas en inglés) puede a veces ser administrada en la misma inyección con otras vacunas (en otras palabras, combinada con otras vacunas), así que hable con el médico de sus hijos sobre esta opción. Recibir las dosis recomendadas de la vacuna contra la poliomielitis es extremadamente importante para que los EE. UU. continúen sin casos de poliomielitis.

Para obtener información sobre adultos que quizás no hayan recibido suficiente protección de la vacuna, vea el calendario de vacunación contra la poliomielitis para adultos*.

El pago de la vacuna

IPV: una vacuna segura

Gracias al dedicado trabajo de profesionales de atención médica, como el Dr. Jonas Salk, quien desarrolló la vacuna inactivada contra la poliomielitis (IPV, por sus siglas en inglés) a principios de los años 50, y el Dr. Albert Sabin, quien desarrolló la vacuna oral contra esta enfermedad (OPV, por sus siglas en inglés) a comienzos de los años 60, no se han presentado casos de poliomielitis en los Estados Unidos por más de 30 años. La vacuna oral contra la poliomielitis ya no se utiliza en los Estados Unidos, pero sí en los programas de vacunación de algunos países del mundo. Desde el 2000, la única vacuna recomendada contra la poliomielitis y que se usa en los EE. UU. es la IPV. Debido a que es una vacuna inactivada o con virus muertos, no puede causar la enfermedad.

La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de las vacunas, pero sería bueno que consultara con su proveedor de seguro antes de ir al pediatra, profesional de atención médica o departamento de salud local para recibir una vacuna. Si no tiene seguro médico o si este no cubre vacunas, el Programa de Vacunas para Niños podría ayudarle. Este programa ayuda a las familias de los niños que reúnen los requisitos y que, de otra manera, no podrían recibir las vacunas. El programa suministra vacunas sin costos a los proveedores de atención médica que atienden a los niños que reúnen los requisitos*.

¿Va a viajar a otro país?

La poliomielitis se ha eliminado en la mayor parte del mundo, pero la enfermedad todavía existe en algunos países de Asia y África. Por más que se haya vacunado, es posible que tenga que ponerse una inyección de refuerzo antes de viajar a cualquier parte donde podría estar en riesgo de contraer la poliomielitis. Un refuerzo es una dosis adicional de vacuna para asegurarse de que la serie original de vacunas siga siendo eficaz.

Vea la página en inglés de los CDC Salud del viajero* para obtener información oportuna sobre salud del viajero.

Poliomielitis: la menor cantidad de casos en la menor cantidad de sitios en el mundo. Aprenda más sobre los esfuerzos para vacunar a todos los niños y lograr que el mundo esté libre de poliomielitis*.

Asegúrese de ponerse las vacunas requeridas para su viaje con anticipación a la fecha de salida para garantizar una completa protección. Para más información, consulte a su profesional de atención médica.

La poliomielitis una vez causó pánico generalizado

Imagen histórica de una mujer con su hijo en silla de ruedasDesde finales de los años 40 hasta principios de los 50, los brotes de poliomielitis en los EE. UU. aumentaron en tamaño y frecuencia. Los padres tenían miedo de dejar salir a sus hijos al aire libre, especialmente durante el verano, cuando el virus parecía alcanzar su pico máximo. En ocasiones, se limitaron los viajes y el comercio entre las ciudades afectadas. Los funcionarios de salud pública impusieron cuarentenas (mantener a las personas infectadas aisladas de las personas sanas) en los hogares y ciudades donde se diagnosticaban casos de poliomielitis.

Arriba