Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Fascitis necrosante: una enfermedad poco frecuente, especialmente en las personas sanas

Foto de médico vendando el brazo de una niñitaSi usted está sano, tiene el sistema inmunitario fuerte, practica buena higiene y le da el cuidado adecuado a las heridas, sus probabilidades de contraer fascitis necrosante son sumamente bajas.

La fascitis necrosante es una infección bacteriana grave de la piel que se propaga rápidamente y destruye los tejidos blandos del cuerpo. (Necrosante significa que “causa la muerte de los tejidos”). Para detener esta infección que puede volverse mortal en muy poco tiempo es importante hacer el diagnóstico correcto, tratarla inmediatamente con antibióticos (medicamentos que matan a las bacterias en el cuerpo) a través de una vena y hacer una operación.

Esta rara enfermedad que los medios comúnmente llaman “infección devoradora de la carne”, puede ser causada por más de un tipo de bacteria. Estas incluyen, entre otras, a las bacterias Streptococcus del grupo A, Klebsiella, Clostridium, E. coli, Staphylococcus aureus y Aeromonas hydrophila. Los estreptococos del grupo A se consideran la causa más común de fascitis necrosante.

Por lo general, las infecciones bacterianas por estreptococos del grupo A son leves y pueden tratarse fácilmente. Pero en los casos de fascitis necrosante, las bacterias se propagan rápidamente cuando entran al cuerpo. Infectan las capas planas de una membrana conocida como fascia, que son bandas conectivas de tejido que rodean los músculos, los nervios, la grasa y los vasos sanguíneos. La infección también daña los tejidos contiguos a la fascia. A veces las toxinas (sustancias tóxicas) producidas por estas bacterias destruyen el tejido que infectan, y causan su muerte. Cuando sucede esto, la infección es muy grave y puede terminar en la pérdida de las extremidades o en la muerte.

El buen cuidado de las heridas es importante

El sentido común y el buen cuidado de las heridas son la mejor manera de prevenir una infección bacteriana de la piel.

  • Mantenga cubiertas con vendajes limpios y secos las heridas abiertas o con secreciones, hasta que sanen.
  • No demore los primeros auxilios, ni siquiera en el caso de heridas leves que no estén infectadas, como ampollas, rasguños o cualquier otro corte en la piel.
  • Si tiene una herida abierta o una infección activa, evite pasar tiempo en bañeras de hidromasaje (frías o calientes), piscinas y cuerpos naturales de agua (por ejemplo, lagos, ríos, océanos) hasta que la infección haya sanado.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón, pero si no es posible, use un limpiador de manos a base de alcohol.

La fascitis necrosante raramente se transmite de persona a persona

La mayoría de los casos de fascitis necrosante ocurren aisladamente y no están vinculados a infecciones similares en otras personas. La manera más común de contraer fascitis necrosante es cuando las bacterias entran al cuerpo a través de una abertura en la piel, como una cortada, un rasguño, una quemadura, una picadura de insecto o una herida punzante.

La mayoría de las personas que contraen fascitis necrosante tienen otros problemas de salud que pueden reducir la capacidad de su cuerpo para luchar contra la infección. Estas enfermedades incluyen diabetes, enfermedad renal, cáncer y otras afecciones crónicas que debilitan el sistema inmunitario del cuerpo. Si usted está sano, tiene el sistema inmunitario fuerte, practica buena higiene y le da el cuidado el adecuado a las heridas, sus probabilidades de contraer fascitis necrosante son sumamente bajas.

Los síntomas con frecuencia pueden ser desconcertantes

Por lo general, los síntomas comienzan a las pocas horas de haberse producido la lesión y pueden parecer síntomas de otra enfermedad o lesión. 20 se extienden rápidamente. Pueden aparecer úlceras, ampollas o puntos negros en la piel. Los pacientes suelen describir el dolor como un dolor intenso y muy desproporcionado al aspecto del área cuando la examina el médico. Después de la herida y el dolor iniciales puede aparecer fiebre, escalofríos, fatiga (cansancio) o vómitos. Estos síntomas desconcertantes pueden hacer que las personas se demoren en buscar atención médica. Si usted cree que tiene estos síntomas después de sufrir una herida, consulte a un médico de inmediato.

La fascitis necrosante se trata con antibióticos (medicamentos que matan las bacterias en el cuerpo) que se dan a través de una aguja en una vena.

Foto de mano de hombre con sonda intravenosaSe necesita dar tratamiento pronto

La primera línea de defensa contra esta enfermedad es la administración de antibióticos fuertes a través de una aguja en una vena. Pero debido a que las toxinas bacterianas pueden destruir los tejidos blandos y reducir la circulación de la sangre, los antibióticos podrían no llegar a todas las áreas infectadas que están muriendo. Por esa razón, la exploración y eliminación quirúrgica de los tejidos muertos, además de la administración de antibióticos, es a menudo crítica para detener la infección.

Los CDC hacen seguimiento de los casos de fascitis necrosante debida a la causa más común

Los CDC hacen seguimiento de ciertas infecciones en los EE. UU. con un sistema especial llamado Sistema Central de Vigilancia Bacteriana Activa (ABCs, por sus siglas en inglés). Entre las infecciones que vigilan se encuentra la fascitis necrosante causada por estreptococos del grupo A.

El sistema ABCs es una parte importante de la red de Programas contra las Infecciones Emergentes (EIP, por sus siglas en inglés), que son una colaboración entre los CDC, departamentos de salud estatales y universidades. Al compartir este tipo de información de manera oportuna, los profesionales de salud pública pueden mantenerse en contacto y analizar las tendencias en los aumentos de casos. Desde el 2010, en los Estados Unidos se producen aproximadamente entre 700 y 1100 casos de fascitis necrosante causada por estreptococos del grupo A; estas cifras probablemente sean una subestimación debido a que muchos casos podrían no notificarse. De acuerdo con datos del sistema ABCs, el número de infecciones anuales no parece estar aumentando.

Arriba