Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

El cáncer, la influenza y usted

Una enfermera vacunando a su paciente

Todas las personas de 6 meses de edad o más deberían vacunarse contra la influenza cada temporada.

Tener cáncer aumenta el riesgo de sufrir complicaciones por la influenza. Si usted tiene cáncer ahora o ha tenido la enfermedad en el pasado, tiene un riesgo más alto de sufrir complicaciones por la influenza estacional que pueden llevar a hospitalizaciones o causar la muerte.

¡Vacúnese contra la influenza!

Las personas con antecedentes de cáncer, y personas que viven con o cuidan a los pacientes y sobrevivientes de cáncer, deben recibir la vacuna inyectable contra la influenza estacional. Las personas con cáncer NO deben recibir la vacuna en atomizador nasal. La vacuna inyectable contra la influenza está hecha con virus inactivados (muertos) y las vacunas en atomizador nasal con virus vivos. La vacuna inyectable contra la influenza es más segura para las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Muchas personas que tienen mayor riesgo de contraer la influenza también tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica. Las infecciones neumocócicas pueden variar desde infecciones de los oídos y sinusitis hasta neumonía e infecciones del torrente sanguíneo. Las personas con cáncer y otras enfermedades que debilitan el sistema inmunitario deben preguntar a sus médicos si necesitan vacunas antineumocócicas.

Lo que se debe hacer en caso de enfermarse

Haga un plan con anticipación con su médico sobre qué hacer si se enferma. Los síntomas similares a los de la influenza pueden ser signo de una infección muy grave diferente a la influenza, que podría requerir hospitalización y hasta causar la muerte. El plan debe incluir cuándo llamar al médico y cómo obtener rápido una receta de medicamentos antivirales en caso de necesitarlos.

Si usted tiene síntomas de la influenza, quédese en la casa hasta que por lo menos hayan pasado 24 horas desde que se le fue la fiebre excepto para obtener atención médica o para otras necesidades. La fiebre debe haber desaparecido sin usar medicamentos para reducir la fiebre. Manténgase alejada de otras personas tanto como sea posible para evitar contagiarlas. Es importante que las personas con cáncer le digan inmediatamente al médico si tienen fiebre.

Tratamiento para la influenza a familias y personas que cuidan de pacientes y sobrevivientes de cáncer

Los CDC recomiendan los medicamentos antivirales para tratar y prevenir la infección. Los medicamentos antivirales son medicamentos recetados para evitar que los virus de la influenza se reproduzcan en el cuerpo. Si usted se enferma, los medicamentos antivirales pueden hacer que su enfermedad sea más leve y que usted se sienta mejor en forma más rápida. También pueden prevenir complicaciones graves de la influenza.

Si en el último mes ha recibido tratamiento para el cáncer como quimioterapia o radiación, o si tiene cáncer de la sangre o linfático, llame a su médico inmediatamente si ha estado a una distancia de seis pies (1.8m) de una persona que tiene influenza o que se sospecha que la tiene. Su médico puede darle medicamentos antivirales para ayudar a prevenir la influenza.

Si usted tiene cáncer y no ha recibido tratamiento en el último mes (o si ha tenido cáncer en el pasado y ya no lo tiene) y estuvo en contacto cercano con alguien que tiene influenza, o se sospecha que la tiene, llame a su médico para preguntarle si necesita tomar medicamentos antivirales.

Cómo prevenir la propagación de la influenza

Los buenos hábitos de salud pueden ayudar a evitar que se propague esta enfermedad. Por ejemplo, cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar y lávese las manos frecuentemente.

  • Esta página fue revisada el: 16 de diciembre de 2015
  • Esta página fue modificada el: 16 de diciembre de 2015
  • Fuente del contenido:
Arriba