Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La neumonía se puede prevenir: las vacunas pueden ayudar

Doctor examinando una radiografíaLa neumonía, una infección de los pulmones, afecta anualmente y sin razón a millones de personas en todo el mundo. Las infecciones por neumonía con frecuencia se pueden prevenir y por lo general se pueden tratar.

A nivel mundial, la neumonía mata cada año a casi 1 millón de niños menores de 5 años. Esta cifra es mayor que el número de muertes que causa cualquier otra enfermedad infecciosa, tales como la infección por el VIH, el paludismo o la tuberculosis.

Sin embargo, la neumonía no es solo un problema de salud pública en los países en desarrollo. Por ejemplo, anualmente en los Estados Unidos, cerca de 1 millón de personas son hospitalizadas por neumonía, y cerca de 50 000 mueren a causa de esta enfermedad. La mayoría de las hospitalizaciones y muertes por neumonía en este país se producen en adultos y no en los niños pequeños.

Muchas de estas muertes, tanto a nivel mundial como en los EE. UU., se pueden prevenir con la vacunación y el tratamiento adecuado (como antibióticos y antivirales).

Nuevas recomendaciones sobre la vacuna antineumocócica para el 2014

Los CDC recomiendan ahora 2 vacunas antineumocócicas para los adultos mayores de 65 años.

  • Usted debe recibir primero una dosis de la vacuna antineumocócica conjugada antineumocócica (PCV13), seguida de una dosis de la vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23), idealmente 6 a 12 meses más tarde.
  • Si ya recibió alguna dosis de la PPSV23, la dosis de la PCV13 debe administrarse al menos un año después de la dosis más reciente de la PPSV23.
  • Si ya recibió una dosis de la PCV13 a una edad más temprana, no se recomienda que reciba otra dosis de esta misma vacuna.

Disminuya su riesgo poniéndose la vacuna

En los EE. UU. hay varias vacunas que previenen las infecciones por bacterias o virus que pueden causar la neumonía:

  • Vacuna contra las enfermedades por Haemophilus influenzae tipo b (Hib)
  • Vacuna contra la influenza (gripe)
  • Vacuna contra el sarampión
  • Vacuna contra la tosferina (Pertussis)
  • Vacuna contra las enfermedades neumocócicas
  • Vacuna contra la varicela

Estas vacunas son seguras; sin embargo, se pueden producir efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son leves o moderados, lo que significa que no afectan las actividades diarias. Consulte las declaraciones de información sobre la vacuna para cada una en particular con el fin de informarse sobre los efectos secundarios más comunes.

Proteja su salud siguiendo estas prácticas saludables en su vida diaria

Trate de evitar el contacto cercano con las personas enfermas. Mientras esté enfermo, limite lo más que pueda el contacto con los demás para evitar contagiarlos. Tener buenos hábitos de higiene también puede ayudar a prevenir las infecciones respiratorias. Esto incluye lavarse las manos con frecuencia, limpiar las superficies que se tocan a menudo y cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo desechable o la parte interior del codo o la manga. Usted también puede reducir su riesgo de contraer neumonía al limitar la exposición al humo del cigarrillo, y al tratar y prevenir afecciones como la diabetes.

Rayos x de un paciente con neumonia

Radiografía del tórax de un paciente adulto con neumonía.

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección de los pulmones que puede causar una enfermedad de leve a grave en personas de cualquier edad. Los signos comunes de la neumonía incluyen tos, fiebre y dificultad para respirar.

¿Quién tiene riesgo de contraer neumonía?

Ciertas personas tienen más probabilidad de enfermarse de neumonía:

  • Los adultos mayores de 65 años.
  • Los niños menores de 5 años de edad.
  • Las personas con ciertas afecciones subyacentes como asma, diabetes y enfermedad cardiaca.
  • Las personas que fuman cigarrillos.

Motive a sus amigos y seres queridos que tienen ciertas enfermedades, como la diabetes y el asma, a que se vacunen contra la influenza y la neumonía bacteriana.

Causas y tipos de neumonía

La neumonía puede ser causada por virus, bacterias y hongos. En los Estados Unidos, las causas comunes de la neumonía viral son el virus de la influenza y el virus respiratorio sincicial (VRS), y una causa común de la neumonía bacteriana es el Streptococcus pneumoniae (neumococo).

Cuando una persona contrae neumonía en la comunidad (no en un hospital), se denomina neumonía adquirida en la comunidad. La neumonía que se contrae durante o después de la estadía en un centro de atención médica (como los hospitales, instituciones de cuidados a largo plazo y centros de diálisis) se llama neumonía asociada a los cuidados de la salud, la cual incluye la neumonía adquirida en un hospital y la neumonía asociada a la ventilación mecánica.  Las bacterias y los virus que causan con más frecuencia neumonía en la comunidad son diferentes a los que la causan en entornos de atención médica. Es importante saber la causa específica de la neumonía para tomar la mejor decisión sobre el tratamiento.

Ir Arriba