Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Citomegalovirus: proteja a su bebé

padre y madre con su bebéAproximadamente el 80 % de los bebés nacidos con la infección por el CMV nunca tienen problemas. Sin embargo, algunos bebé nacidos con el CMV tienen graves defectos de nacimiento, como pérdida auditiva y discapacidades del desarrollo. Tome medidas para evitar el CMV.

El CMV es un virus común

Aunque muchas personas nunca hayan oído hablar de este virus, el citomegalovirus o CMV es un virus común que puede contraerse mediante el contacto con la saliva o la orina de los niños. La mayoría de las infecciones por el CMV son “silenciosas”, lo que significa que la mayoría de las personas infectadas por este virus no presentan signos ni síntomas. Sin embargo, las mujeres embarazadas infectadas pueden transmitir el CMV a sus bebés y así causar una infección congénita por el CMV. Una infección "congénita" es una infección que se transmite de madre a bebé durante el embarazo.  La infección congénita por el CMV puede causar pérdida auditiva, convulsiones y discapacidades del desarrollo. 

El citomegalovirus y los defectos congénitos

En los Estados Unidos, cada año más de 5,000 niños sufren discapacidades permanentes causadas por la infección congénita por el CMV. Los niños afectados por el CMV congénito pueden tener:

  • Discapacidades del desarrollo.
  • Pérdida auditiva o de la visión.
  • Convulsiones.
  • Tamaño pequeño al nacer.
  • Problemas de hígado, bazo o pulmones.

En casos poco frecuentes, la infección congénita por citomegalovirus causa la muerte.

El embarazo y el citomegalovirus

En las mujeres embarazadas, los dos medios más comunes de exposición al CMV son a través del contacto con la saliva y la orina de los niños pequeños o mediante el contacto sexual. Los niños pequeños generalmente pueden transmitir el CMV durante meses después infectarse. Aun así, el CMV no se transmite fácilmente. 1 de cada 5 padres de niños que tienen infecciones por el CMV activas se infecta en el transcurso de un año.

La infección congénita por el CMV puede ser dañina para los bebés

En los Estados Unidos, cada año más de 5,000 niños sufren enfermedades y discapacidades permanentes causadas por la infección congénita por el CMV, aunque muchos bebés –unos 80 de cada 100– con esta infección nunca presentan síntomas ni discapacidades. Los niños con infección congénita por el CMV tienen más probabilidades de sufrir discapacidades permanentes si presentaron síntomas de la infección cuando nacieron. Sin embargo, algunos niños con infección congénita por el CMV que parecen sanos al nacer pueden presentar, con el tiempo, pérdida de la audición o de la vista debido a la enfermedad.

El CMV se transmite mediante líquidos corporales

Las personas que están infectadas por el CMV pueden transmitirlo a través de sus líquidos corporales, como la orina, la saliva, la sangre, la leche materna y el semen). Por lo general, las personas infectadas transmiten el virus a otras mediante el contacto directo con los líquidos corporales. El CMV puede transmitirse sexualmente o puede propagarse de la madre al feto mediante la placenta. También se puede propagar a través de trasplantes de órganos y transfusiones de sangre.

Reduzca su riesgo de CMV

madre con su bebéLas mujeres embarazadas pueden tomar medidas para reducir su riesgo de exposición al CMV y disminuir así el riesgo de infectar a su bebé. (Lea la página sobre Transmisión para saber acerca de la posible propagación de infecciones por el CMV durante el embarazo).

Dado que la infección por el CMV es común en las personas sanas y generalmente no produce síntomas, en la mayoría de los casos no es necesario realizar esfuerzos para prevenir la transmisión en la mayoría de los grupos de personas.

Para evitar la exposición a los líquidos corporales de los niños que puedan contener el CMV:

  • Lávese las manos a menudo con agua y jabón durante 15-20 segundos, especialmente después de:
    • Cambiar pañales.
    • Dar de comer a niños pequeños.
    • Limpiar la nariz o la saliva de los niños pequeños.
    • Tocar los juguetes de los niños.
  • No comparta alimentos ni bebidas con niños pequeños, y no use los mismos cubiertos.
  • No se lave los dientes con el mismo cepillo que usó un niño pequeño.
  • Evite el contacto con la saliva cuando le dé besos al niño.
  • No se ponga en la boca el chupete del bebé
Arriba