¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de cáncer de piel?

Foto de un hombre con sombrero.

Es importante protegerse de la radiación ultravioleta (UV) durante todo el año, no solo durante el verano o cuando se está en la playa.

La mayoría de los cánceres de piel son provocados por la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV). Los rayos UV provienen del sol, las camas bronceadoras y las lámparas solares. Los rayos UV pueden causar daño a las células de la piel.

Para reducir el riesgo de presentar cáncer de piel, usted puede protegerse de los rayos UV del sol y de otras fuentes artificiales, como camas bronceadoras y lámparas solares.

Practique la seguridad frente al sol

Es importante protegerse de los rayos UV todo el año, no solo durante el verano. Los rayos UV lo pueden afectar en días nublados y frescos, y se reflejan desde superficies como el agua, el cemento, la arena y la nieve. En la parte continental de los Estados Unidos, los rayos UV son más fuertes entre las 10 a. m. y las 4 p. m. durante el horario de verano (9 a. m. a 3 p. m. hora estándar).

El índice UV pronostica la intensidad de los rayos UV todos los días. Si el índice UV es de 3 o más en su área, protéjase la piel de una exposición excesiva al sol. Los CDC recomiendan formas fáciles de protegerse la piel cuando el índice UV sea de 3 o más:

  • Quédese en la sombra.
  • Vístase con ropa que le cubra los brazos y las piernas.
  • Use un sombrero de ala ancha para cubrirse la cara, la cabeza, las orejas y el cuello.
  • Use gafas de sol que cubran los lados de la cara y bloqueen tanto los rayos UVA como los UVB.
  • Aplíquese un filtro solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) 15 o más.

Para obtener más información, consulte Seguridad frente al sol.

Evite broncearse en interiores

El bronceado en interiores (mediante el uso de camas bronceadoras, cabinas o lámparas solares para oscurecer la piel) expone a los usuarios a altos niveles de rayos UV. Con el tiempo, exponerse demasiado a los rayos UV puede causar cánceres de piel, cataratas y cánceres de los ojos.

El bronceado no indica buena salud. Cuando los rayos UV llegan a la capa interna de la piel, la piel produce más melanina. La melanina es el pigmento que le da color a la piel. La melanina se desplaza hacia las capas externas de la piel y se hace visible en forma de bronceado. Cualquier cambio en el color de la piel después de una exposición a rayos UV (tanto un bronceado como una quemadura) es una signo de lesión, no de salud.

El bronceado en interiores:

  • Expone a los usuarios a intensos niveles de rayos UV, una causa conocida de cáncer.
  • No protege contra quemaduras solares. Un “bronceado base” es en realidad un signo de daño a la piel.
  • Puede causar lesiones graves. Las quemaduras y los accidentes causados por el bronceado en interiores envían a más de 3000 personas al año a la sala de emergencias.
Esta página fue revisada: el 28 de abril del 2021